Abrir menú principal

Ernesto Albán Mosquera es uno de los principales actores ecuatorianos del siglo XX, que entrega al medio artístico su legado más importante al iniciar en el teatro la crítica humorística y comedia acerca de la realidad del país, con elevados componentes de cotidianeidad, urbanismo y política.

Ernesto Albán Mosquera
Don Evaristo.jpg
Escultura de Don Evaristo en la Plaza del Teatro de Quito.
Información personal
Otros nombres Evaristo Corral y Chancleta
Nacimiento 19 de febrero de 1912
Ambato, Tungurahua, Ecuador
Fallecimiento 22 de julio de 1984
(72 años)
Quito, Ecuador
Nacionalidad Ecuatoriano
Información profesional
Ocupación Actor Ver y modificar los datos en Wikidata
Rol debut compañías de teatro Vásconez-Merízalde
Año de debut 1934
Premios artísticos
Premios Óscar 1 en 2019 y ortro en el 2020

Empezó como músico, cantante de tangos, y su obra que se basó en el empirismo y la necesidad se vio reforzada por las presentaciones que lograron elevados niveles de aceptación en todo el país.

Ernesto Albán se confunde con su álter ego, el personaje más carismático y recordado por los ecuatorianos, el famoso Evaristo Corral y Chancleta y con el da paso a las obras fundamentales para entender el alcance de este personaje, esto es las Estampas Quiteñas ideadas por Alfonso García Muñoz quien sería el inventor de este subgénero literario.[1]

Ernesto Albán fue muchas cosas, relacionadas con las artes escénicas, antes fue músico y de ahí en más, el creador del personaje más original y más apreciado en nuestro medio y, en su época de apogeo, por varias décadas, en toda América: Evaristo Corral y Chancleta representó la sal quiteña, la irreverencia de una clase social en formación contra el statu quo, y esa condición del habitante andino, dicharachero, locuaz, no falto de tristeza y nostalgia, ambicioso y lleno de esperanza que se extiende al ser ecuatoriano.[2]

Índice

ObraEditar

Ernesto Albán surge del teatro quiteño a principios de la década de los treinta, realizando papeles pequeños en varias compañías de entonces Vásconez-Merizalde, Moncayo-Barahona y otras similares

Pone en escena obras como: "En un burro tres baturros" del argentino Alberto Novión; "A Campo Atraviesa" del peruano Felipe Sassone; "Argentino en Madrid", además de los vaudevilles franceses y comedias de los españoles Carlos Arniches, Navarro y Torrado, Linares Rivas, Joaquín Dicenta, Jacinto Benavente y otros.

Con estas obras recorre íntegramente Ecuador, logrando amplia aceptación.

Pero el mayor hecho en la vida del actor fue aprovechar la influencia que ejercía en esa época el cómico, Charles Chaplin y las creaciones originales del escritor de teatro ecuatoriano Alfonso García Muñoz y su obra más importante "Estampas de mi Ciudad" , quien caricaturizaba las costumbres de la época. Así Albán fija su actuación en el personaje principal de las obras de García Muñoz "Evaristo Corral y Chancleta", que lo acompañaría el resto de vida de actor.

Con este impulso y éxito recorre una vez más el país ofreciendo el deleite jocoso de sus tradicionales Estampas Quiteñas que, en la casi totalidad de sus versiones, que sirvieron no solamente para exaltar las virtudes de los ecuatorianos, sino fundamentalmente para censurar con valentía y precisión los errores de los gobernantes de turno.

Gracias a los elevados niveles de aceptación de sus representación y a las cualidades hisitriónicas de Ernesto Albán, y también a la decadencia del teatro respecto a las nacientes emisiones de cine parlante, el actor se aventura y con éxito en este campo y fue coproductor de algunos filmes mexicanos, en los que actuó con otros artistas ecuatorianos. Murió el 22 de julio de 1984.

Evaristo Corral y ChancletaEditar

Evaristo Corral y Chancleta o simplemente Don Evaristo es el personaje principal de las obras "Estampas de mi ciudad". y se convirtió en la imagen representativa del actor Ernesto Albán. Este personaje cómico utilizaba una vestimenta raída, un saco viejo que los años habían carcomido, un pantalón que debió ser de "fantasía", con rayas que debieron ser blancas ahora sucias y lustroso por la manteca, y unos bigotes que le otorgaban cierta personalidad.[3]

La figura de Evaristo Corral y Chancleta. Albán de esta manera rompió con un teatro de élite y se volcó hacia los barrios, y pronto su diminuta figura llenó los espectáculos.

El personaje simbolizaba a un hombre de la clase media, empleado público y sufrido contribuyente, que trataba de aparentar una vida ficticia sin miedo a los bolsillos, deudor permanente, bohemio y tenorio.

El personaje de Don Evaristo fue animado para varias campañas cívicas y de valores para el municipio de Quito en la Alcaldía de Rodrigo Paz Delgado, este personaje se basó en la actuación de Ernesto Álban.

Cuando, en 1988, llegó a la Alcaldía Rodrigo Paz, planteó la necesidad de una campaña cívica; así lo narra el jefe de comunicación del Municipio de ese entonces, Enrique Proaño, quien ideó toda la campaña institucional. Entonces se buscó el apoyo creativo de Edgar Cevallos y su equipo. El recordó a este personaje con el que además había tenido mucho contacto y, luego de pintarlo en un huevo, lo plasmó como "interlocutor entre la ciudadanía y el Gobierno local". "Un crítico del Municipio y un fanático de las buenas costumbres",...[4]

ReferenciasEditar

  1. García Muñoz y sus estampas, Artículo de Francisco Proaño Arandi, para Diario Hoy[1]
  2. "Ernesto Albán y su doble", Articulo de la revista El Apuntador Nº32 - Enero 2008 [2] (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  3. Ecuador, Hombres Notables, Ernesto Albán Mosquera, [3]
  4. "El Despelote", artículo [4]

Enlaces externosEditar