Escuela chilota de arquitectura religiosa en madera

La Escuela chilota de arquitectura religiosa en madera es una tipología artístico-arquitectónica que combina de manera original tanto la tradición centroeuropea de la torre-fachada como la latina de la planta basilical, y que se desarrolla principalmente en el archipiélago de Chiloé a partir del siglo XVII alcanzando su forma madura a mediados del siglo XIX con la consolidación de su elemento característico: la torre fachada con variaciones relativas a la dimensión, composición y ornamentación,[1]​ teniendo dentro de sus principales exponentes a las 16 iglesias declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.[2]

Escuela chilota de arquitectura religiosa en madera
08. Achao, Isla de Quinchao (48).JPG
Nave central de la Iglesia de Achao que dataría de 1740, referente más antiguo que se conserva.
Localización Archipiélago de Chiloé,
Bandera de Chile Chile
Tradición arquitectónica Arquitectura vernácula
Estilo Ecléctico
Período histórico Siglo XVII hasta mediados siglo XIX
Número de exponentes Aproximadamente 60 iglesias
Exponentes más señeros
Material Madera como elemento característico.
[editar datos en Wikidata]

Índice

OrigenEditar

Esta escuela representa un estilo artístico-arquitectónico de tipo ecléctico[3]​ que comienza a configurarse con la instauración del sistema de misiones circulares por parte de los jesuitas en el siglo XVII, y que dan pie a la formación de pequeños puntos de apoyo (costeros principalmente) donde se habrían de construir capillas,[4]​ la base sobre la que se asentaría la tradición arquitectónica desarrollada posteriormente,[5]​ otorgándoles una especifidad artístico-religiosa complementada con diversos ornamentos, muchos de los cuales configurarían posteriormente la llamada Escuela chilota de imaginería.[6]

Durante el siglo XVIII, muchas de las construcciones existentes son transformadas y/o reconstruidas con la llegada a las islas de misioneros provenientes de lugares como Baviera, Hungría y Transilvania, con el fin de alzarlas como construcciones perdurables, basándose no sólo en la arquitectura y técnicas constructivas de sus países, sino que también en los modos de vinculación a la arquitectura preexistente insular de la población indígena, y las técnicas propias del archipiélago.[7]

Se observa en esta escuela un esfuerzo por trasladar formas, estructuras y ornamentación desde modelos dignos de imitación (construidos originalmente con otros materiales) para poder traducirlos en una versión en madera;[4][8]​ testificándose en sus construcciones tanto las habilidades de los constructores, como su capacidad para moldear y maximizar el uso de los recursos naturales disponibles, siendo el ciprés y el alerce las materias primas fundamentales. Por ejemplo, para el caso de la Iglesia de Achao, el exponente más antiguo, algunos autores indican que se aprecia un estilo arquitectónico derivado del rococó germánico utilizado en algunas iglesias y capillas presentes en Múnich, Tirol y Einsiedeln (Suiza).[9]

Debido a su vinculación histórica con el archipiélago de Chiloé, esta escuela también cuenta con construcciones en las comunas costeras de la Provincia de Llanquihue,[10]​ entre las que destaca la Iglesia de Carelmapu.[11]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Consejo de Monumentos Nacionales (2003). Postulación de las iglesias de Chiloé para su inclusión en la lista del patrimonio mundial ante la UNESCO. Santiago de Chile: Consejo de Monumentos Nacionales. ISBN 956-7953-00-7. 
  2. UNESCO (16 de enero de 2001). «Convention concerning the protection of the world cultura and natural heritage» (PDF). World Heritage Committee, Twenty-fourth session, Cairns, Australia (en inglés). Consultado el 9 de octubre de 2011. 
  3. Gutiérrez Viñuales, Rodrigo (2005). Arte latinoamericano del siglo XX: otras historias de la historia. Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza. p. 378. ISBN 978-84-7733-792-8. 
  4. a b Gutiérrez, Ramón (2007). «Las misiones circulares de los jesuitas en Chiloé. Apuntes para una historia singular de la evangelización». Apuntes: Revista de Estudios sobre Patrimonio Cultural 20 (1): 50-69. ISSN 1657-9763. 
  5. Benavides Rodríguez, Alfredo (1988). La arquitectura en el Virreinato del Perú y en la Capitanía General de Chile. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. p. 287. 
  6. Luis, Valencia Vivanco (2004). «Fernando Prats: Una propuesta para el restablecimiento del diálogo entre arte y fe, de un artista chileno contemporáneo». Tesis para optar al grado de Magíster en Teoría e Historia del Arte. Santiago de Chile: Facultad de Artes, Universidad de Chile. p. 199. 
  7. Berg Costa, Lorenzo (2007). «Restauración en Chiloé (Chile): la Iglesia de Castro». Apuntes:Revista de estudios sobre patrimonio cultural 20 (1): 126-141. ISSN 2011-9003. 
  8. De la Sotta Lazzerini, Paola; Duran Díaz, Gian Carlo (2007). «Identidad, diseño y patrimonio: El caso de Chiloé». Actas de Diseño 3 (6): 120-122. ISSN 1850-2032. 
  9. Bailey, Gauvin Alexander (2006). «Cultural Convergence in the Chiloé Archipiélago». En O'Malley, John W.; Bailey, Gauvin Alexander; Harris, Steven J. et al.. The Jesuits II: cultures, sciences, and the arts, 1540-1773, Volume 2 (en inglés). Toronto: University of Toronto Press. p. 905. ISBN 978-0-8020-3861-6. 
  10. «Minga para salvar una joya arquitectónica». El Llanquihue. 2 de julio de 2007. Consultado el 5 de enero de 2017. 
  11. Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé. «Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria de Carelmapu». Consultado el 5 de enero de 2017. 

Enlaces externosEditar