Diferencia entre revisiones de «Hilario Rodríguez Malpica»

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/3400/Hilariomarinosdistinguidos.pdf
Sin resumen de edición
(https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/3400/Hilariomarinosdistinguidos.pdf)
| empleos =
}}
'''Hilario Rodríguez Malpica Sáliva''' ([[Coatzacoalcos]], [[Veracruz]], [[1889]]-[[Topolobampo]], [[Sinaloa]], [[16 de junio]] de [[1914]]) fue un marino y militar mexicano que participó en la [[Revolución Mexicana]]; alcanzando el grado de Capitán de Fragata. Era hijo del Contralmirante [[Hilario Rodríguez Malpica (padre)]]Segovia, quién fuera Jefe de Estado Mayor del presidente Francisco I. Madero y de la señora Margarita Sáliva O´Neill.
 
El Capitán Rodríguez Malpica, con su decidida oposición a la usurpación de Victoriano Huerta a la presidencia y su heroica acción al mando de su buque, es uno de los principales héroes navales mexicanos, aunque no tenga el reconocimiento que merece.
}}
 
Para evitar ser atacados por las fuerzas
constitucionalistas, en el transcurso de la noche el cadáver de
Malpica fue trasladado al puerto de Mazatlán. La tripulación
hizo con las tablas de las cajas un ataúd, para depositar el
cuerpo sin vida del marino revolucionario. El cajón fue forrado
con lienzos negros y, sobre él, los tripulantes del Guerrero
pintaron una alegoría marina fúnebre, con una leyenda al pie:
Armada Nacional-R.I.P. Como parte de la solidaridad, respeto y caballerosidad ante un compañero, un colega, un marino caído,
el Comandante del Guerrero, Capitán de Navío Ignacio
Arenas, y su tripulación adquirieron una fosa a perpetuidad
en el cementerio de la ciudad, para depositar los restos
mortales de Hilario Rodríguez Malpica Sáliva, quien durante los últimos días de su vida, tuvo que tomar decisiones muy
importantes, extremas y severas que terminaron con su vida
el 16 de junio de 1914. La hazaña del distinguido marino ha sido recordada durante los años posteriores a su muerte. Algunos diarios
publicaron artículos en donde se reconoció su aportación durante la revolución; también se le dedicaron algunas poesías y, ya establecidos los gobiernos emanados de la Revolución,
durante el sexenio de Adolfo López Mateos, el 1 de junio
de 1965 se develó una placa conmemorativa con una efigie
de mármol cuya leyenda dice: “Hilario Rodríguez Malpica,
el Marino de la Revolución”. Esta placa en la actualidad se
encuentra entre las calles de Arcos de Belén y el Eje Central
Lázaro Cárdenas, en la plaza que lleva su nombre, frente al
Registro Civil de la Ciudad de México. Desgraciadamente
la leyenda ya no se conserva por el deterioro y la falta de
mantenimiento.
== Referencias ==
{{listaref}}
Usuario anónimo