Diferencia entre revisiones de «José Calvo Sotelo»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 9 años
La creación de un sistema bancario de tipo público especializado fue otro de los objetivos perseguidos por Calvo Sotelo durante su permanencia en el Ministerio de Hacienda. Dentro de las iniciativas desarrolladas en este aspecto, sin duda la más importante fue el [[Banco Exterior de España]] ("Una de las obras de que más me ufano", como escribiría posteriormente), aunque también hay que citar el [[Banco de Crédito Local]], surgido antes de esta etapa, en 1925, o las reformas efectuadas en el [[Banco Hipotecario]] y el [[Banco de Crédito Industrial]]. También a él se debe la implantación del seguro contra las pérdidas que pudiera ocasionar la [[exportación]] de mercancías españolas, para lo que se armonizó la acción de las compañías de seguros, el Banco Exterior y el Estado.
 
Más polémica que estas medidas fue el intento de Calvo Sotelo de mantener la cotización de la [[peseta]], que tras haber incrementado notablemente su valor durante los primeros años de la Dictadura, inició un rápido descenso tan pronto como ésta pareció empezar a tener problemas políticos, pues uno de los grandes problemas de la Dictadura fue su falta de consolidación institucional. Primo de Rivera había presentado el régimen como una forma de gobierno provisional, "una letra a noventa días”, que había ido renovándose, pero que no había dado lugar a una nueva configuración del Estado. La [[Constitución Española de 1876|Constitución de 1876]] no había sido derogada —tan sólo suspendida—, y los intentos del régimen de dotarse de una nueva carta constitucional fueron estériles ante la oposición que encontró dentro del mismo ministerio el proyecto elaborado por la [[Asamblea Nacional (España)|Asamblea Nacional]]. La fórmula en que debía hallarse una salida política que permitiera la consolidación y continuación de la obra de la Dictadura dio lugar en diciembre de 19301929 a duros enfrentamientos entre Miguel Primo de Rivera y José Calvo Sotelo, que creía que todo lo que se hiciera debía hacerse conforme a los mecanismos políticos de la Constitución de 1876. El resultado de estas disensiones, y del desgaste sufrido por Calvo Sotelo ante la opinión pública como consecuencia de la depreciación de la peseta, un 60% durante su ministerio, fue que el 20 de enero de 1930 el dictador admitió su renuncia. El régimen tan sólo le sobrevivió una semana, pues el 28 de enero Primo de Rivera presentaba su renuncia al rey [[Alfonso XIII]].
 
== El último año de la Monarquía ==
Usuario anónimo