Diferencia entre revisiones de «Izquierda caviar»

281 bytes añadidos ,  hace 9 años
sin resumen de edición
En ocasiones se ha utilizado de forma diferente esta expresión para referirse a la [[burguesía]] de izquierdas o a la izquierda [[socialdemócrata]] no extrema y [[políticamente correcta]]. En este sentido se ha asociado este término a la expresión ''[[burguesía bohemia]]''<ref>Combalía, V. [http://www.elpais.com/articulo/cataluna/fenomeno/bobo/elpepuespcat/20010106elpcat_10/Tes El fenómeno 'bobo'] [[El País]] (España). Publicado el 06/01/2001.</ref> (apocopada despectivamente como ''Bobo'' o ''BoBo''), que se puso de moda en París el verano de 2000 para referirse principalmente a los jóvenes que mezclan en sus compras artículos baratos y caros.<ref>Remeseira, Claudio Iván. [http://www.lanacion.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=210701&origen=relacionadas Los nuevos ricos de la era global] La Nación (Argentina). Publicado el 08/07/2001.</ref>
 
En [[Chile]] se usa el término ''red set'' para referirse a lo que, en otras partes, se denomina con ''izquierda caviar''.
Esta expresión hace referencia directa a políticos de la izquierda, que a pesar de su origen socioeconómico alto, profesan políticas de izquierda radicales e incluso sus críticas más ácidas son dirigidas a gente de su mismo origen socioeconómico.
 
Común en [[Perú]], usada por todos los sectores de la sociedad que no comulgan con el contenido de las [[Marxismo-leninismo|teorías marxistas leninistas]], [[Castrismo|castristas]], [[Maoísmo|maoístas]] o de popular-democráticas que aquellos profesan encubiertamente.
 
En el Perú, la izquierda caviar, la conforman aquellos [[Distrito de Miraflores (Lima)|miraflorinos]] y ex estudiantes y profesores de la [[Pontificia Universidad Católica del Perú|Universidad Católica]] que participaron en [[Izquierda Unida (Perú)|Izquierda Unida]] y que, en su mayoría le dieron la espalda a don [[Alfonso Barrantes Lingán]], ya sea disputándole el liderazgo (caso de [[Henry Pease]]) o criticándole a mansalva, destruyendo su legitimidad (caso del PUM), o practicando el oportunismo, tratando de "terciar" entre corrientes (caso de los cristianos de izquierda como Rolando Ames). Al final a Izquierda Unida la destruyeron [[Sendero Luminoso]] y el [[MRTA]] que pusieron en evidencia sus contradicciones, la caída[[Caída del Muro de Berlín]] y la derrota del [[sandinismo]], que destruyeron sus mitos movilizadores, la crisis del primer[[Primer Gobierno de Alan García Pérez|Primer gobiernoGobierno aprista]], al cual dejaron solo cuando se enfrentó a la burguesía bancaria e industrial transnacional, negándole los apoyos necesarios y jugando suicidamente al antiaprismo, sin reparar que parte importante del discurso sociológico radical de [[Alan García]] provenía de sus teóricos y sin considerar que el hundimiento del [[APRA]] abría las puertas a proyectos fascistoides como el ultra neoliberalismo de la alianza de centro derecha [[Fredemo]] y el nuevo poder cansado de los políticos traidicionales que se encarnó en [[Fujimori]].
 
La izquierda caviar, ha demostrado ser oportunista, ser arrogante, cuenta con un mercado de financiamiento propio a través de las ONG´S, fundaciones norteamericanas y también recibieron fondos del fujimorismo ([[Diego García -Sayán]], Enrique Bernales). Se consideran a sí mismos los oráculos de la sociedad peruana, aunque sólo produzcan lugares comunes ([[Julio Cotler]]) y en su mayoría han transitado del marxismo-leninismo y el mariateguismo al neoliberalismo con zapato y todo ([[Fernando Rospigliosi]]). Algunos han sustituido el [[Trotskismo|troskismo]] y el marxismo apocalíptico por el multiculturalismo ([[Eliane Karp]] y Rodrigo Montoya). Otros dejaron el maoísmo y recalaron en la expresión más frívola de la socialdemocracia (Carlos Iván Degregori, Nicolás Lynch). Y otros han tenido una trayectoria sinuosa moviéndose entre el ejército y lo que fue la izquierda (Carlos Tapia). Transitan de un país a otro, monopolizando los intercambios académicos usando el financiamiento transnacional y fantaseando con un discurso que exhibe al Perú en todas sus miserias. Han convertido al estado nacional de objeto turístico-revolucionario a objeto turístico-académico y viven de eso. Ahora quieren su partido, o mejor dicho desean su partido propio. Susana Villarán por ejemplo pontifica contra la corrupción y emplaza constantemente al APRA, pero salvo el espacio que le conceden un par de periódicos, no se le conoce obras en favor de los sectores populares peruanos, tratando ahora de dar vida a un pequeño partido de nombre Democracia Social, cuyos mayores mentores viven en el extranjero. El caso de Enrique Bernales es patético. Dice que nunca fue marxista (pero usaba las categorías del marxismo en sus clases y libros) y aunque eso no lo descalifica, pues algunas categorías del marxismo son válidas, como por ejemplo el conflicto entre clases, lo cierto es que ha sido velasquista, barrantista, sanromanista, perezcuellerista, paniaguista y ahora suponemos será lernista o dieguista. Ha transitado de capilla en capilla siempre buscando acomodarse, no para defender los derechos humanos o la democracia, sino para mover contactos para sus proyectos vía ONG. Bernales dice que no fue marxista, pero defendió a los países del socialismo real, viajó cuantas veces quiso a conocer dichos regímenes, los elogió y al igual que muchos izquierdistas -que ahora reniegan- disfrutaron del apapacho y buenos vinos de las nomenclaturas. ¿Ya se olvidó Bernales de su folleto editado por la agencia Novosti titulado Revolución en la Revolución, donde hace la defensa del sistema soviético bajo la perestroika? Ese panfletito era el obligado obsequio personal, tras un largo viaje por tierras soviéticas bien turisteado por la agencia de prensa propagandísta del régimen comunista de la URSS. La izquierda caviar no tiene nada que ver con los luchadores sociales que formaron el cuerpo histórico de Izquierda Unida, con los sindicalistas como Pedro Huillca y Saúl Cantoral. La izquierda caviar no está a la altura de los dirigentes izquierdaunidistas de los barrios urbano-marginales que fueron asesinados por Sendero Luminoso, a los dirigentes campesinos y agrarios que sufrieron persecución y arresto bajo los gobiernos militares y el fujimorismo. A profesionales que pusieron su inteligencia al servicio de los trabajadores mineros o campesinos como Ricardo Díaz Chávez, Daniel Estrada Pérez, Laura Caller. Alguien, con un mínimo de decoro, no puede más que expresar respeto por la figura de Jorge del Prado -y el fallecido Guillermo Herrera-, que en sus últimos años se reafirmaba en sus ideas comunistas cuando la izquierda caviar iniciaba su reconversión liberal y neoliberal? Mientras el yelsinismo reaccionario y autoritario en Rusia declaraba ilegal al Partido Comunista y aplastaba incluso a Gorbachov, ¿dónde estaba la izquierda caviar con Bernales a la cabeza que aprovechó de los rusos comunistas para sus viajes, sus escritos y multitud de congresos turísticos? Cuando la Cuba de Fidel se hundía con el período especial ¿qué hizo la izquierda caviar? ¿dónde estuvo su solidaridad? Traicionaron a la revolución y a los cubanos que durante años cobijaron sus visitas. Los cubanos pusieron a su disposición lo mejor de la revolución, los auparon como la vanguardia progresista sudamericana, sus editoriales publicaron sus libros (especialmente de poetas) o reprodujeron sus ensayos. Al primer atisbo de crisis la izquierda caviar denunció a Fidel y la revolución cubana como una dictadura y una tiranía más. ¿Pensaban lo mismo cuando los cubanos los hospedaban en los hoteles de cinco estrellas, cuando los paseaban por La Habana y el Vedado, cuando les obsequiaban los placeres de los cabarets, mientras los cubanos de a pie vivían en la austeridad, buscaban dólares y algunos creían que todo era soportable por la solidaridad? La forma cómo la izquierda caviar aprovechó de los cubanos para luego abandonarlos y denunciarlos cuando las papas quemaban, ha sido una verdadera infamia digna de aparecer en la Memoria del Fuego de Eduardo Galeano.
 
 
Usuario anónimo