Abrir menú principal

Cambios

1037 bytes eliminados ,  hace 6 años
Deshecha la edición 69513661 de 186.68.183.38 (disc.)
Estas doncellas, que tienen el don de la eterna juventud y están dotadas de toda suerte de encantos, simbolizan para algunos musulmanes la eterna bienaventuranza. Las mujeres encontrarán a los [[Ghulam|ghilman]].<ref>Corán, sura 52:24</ref>
 
Según [[Mahoma]], en el [[Paraiso (mitología)|Paraíso]] prometido a los [[Musulmán|creyentes]] existen unas bellísimas vírgenes, de las cuales gozarán después de su muerte. Según el [[Corán]], hay hurís blancas, verdes, amarillas y rojas; sus cuerpos son de [[azafrán]], [[almizcle]], [[ámbar]] e [[incienso]] despidiendo un olor sumamente aromático y llevan sobre la cara descubierta un letrero de oro con expresiones consoladoras. Los que cumplen la ley del Profeta y especialmente los ayunos del [[ramadán]] gozarán de las hurís de cejas negras en tiendas de [[perla]]s blancas en las cuales hay setenta planchas de [[rubí]], sobre cada una de estas, setenta [[colchón|colchones]] y sobre cada colchón setenta esclavas, cada una de las cuales está servida por otra esclava. Las huris visten ropas magníficas tan ligeras y diáfanas que se ve al través de ellas la médula de los huesos. A cada elegido presenta un [[ángel]] una pera o naranja en una bandeja de plata. El feliz musulmán abre el fruto y de él sale la hurí que le está destinada, en los brazos de la cual permanece mil años, sin que ella pierda nunca su [[virginidad]].<ref>''Enciclopedia moderna: diccionario universal. Tomo III.'' Francisco de P. Mellado. 1851</ref>
la primera Hurí que se conoció se llamó [[Alduléya]] y fue ella quien le dio las estrategias a Mahoma, lo acompañó secretamente, y en los textos se refiere a ella como las conversaciones donde recibía la iluminación, la cual llegaba a través del Sexo Sagrado.
[[Alduléya]] es la maestra de las Huríes, las instruye en las doctrinas secretas del Sexo Sagrado, se conoce a esta antigua secta como [[ Alduléya | El camino Azul]] o [[ Alduléya | El Pueblo de las Aguas]] .
Las mujeres que entran a ser parte de las Huríes cumplen fielmente sus funciones de servir a la humanidad, las que consisten en ser facilitadoras, para sanar las emociones partiendo de la forma sagrada en que los hombres deben de ser amados.
Solo cuando todos los hombres del planeta tierra se dejen amar plenamente por una Hurí y que las mujeres en su totalidad admitan que su pareja debe de ser amado como al mismo Dios para que este devuelva el amor que recibe a su amada, podrán ser ascendidas a los planos espirituales y volver al paraíso.
 
== Citas ==