Diferencia entre revisiones de «Thalaba ibn Salama al-Amili»

sin resumen de edición
m (Bot: sintaxis de los enlaces y cambios menores)
Sin resumen de edición
Thalaba ibn Salama era del "estocaje tribal [[Yamení]]", como la mayoría de los árabes de Andalucía, en lugar del habitual "estocaje [[Qaysid]]" de los sirios.<ref>P. Crone (1980) ''Slaves on Horses: The Evolution of the Islamic Polity'', p.171</ref>
 
La autoridad de Thalaba no se extendía mucho más allá de Córdoba, donde los regimientos sirios se habían resguardado. En algún momento, a finales de 642 o principios del 643, Thalaba fue hacia [[Mérida (España)|Mérida]], área de actividad de los rebeldes, pero pronto se encontró atrapado con su pequeño ejército en la fortaleza por los andalusíes. Calculando que no había escapatoria, los andalusíes llevaban el asedio de Mérida de manera pausada. El campamento de asedio pronto tomó el carácter de una feria, que atrajo a numerosos espectadores y sus familias.<ref>al-Maqqari, ''The History of the Mohammedan dynasties in Spain'', v.2, p.45</ref> Sin embargo, una mañana temprano, cuando los asaltantes se estaban preparando para una fiesta muy esperada, Thalaba lanzó una salida inesperada a Mérida y rápidamente inundó el campamento con diez mil prisioneros, entre ellos muchas mujeres y niños. Thalaba marchó con sus prisioneros a Córdoba, donde se dice vendió muchos de los cautivos andaluces de alto rango como esclavos con descuento de precios.<ref>Levi-Provencal, ''Histoire de l'Espagne musulmane'', Vol. 1, p.46</ref>
 
Pero para entonces, los partidarios de la paz en ambos bandos habían hecho llamamientos a [[Handhala ibn Safwan al-Kalbi]], el nuevo gobernador de [[Ifriqiya]], para resolver el asunto. A principios de 743, Handhala envió a su adjunto, [[Abu al-Khattar al-Husam Darar ibn al-Kalbi]] para resolver la disputa. Siendo de la misma población tribal árabe que los andalusíes, pero con un fondo de los círculos nobles de [[Damasco]], se esperaba que Abu al-Khattar desempeñara un papel equitativo en el conflicto sirio-andalusí. Abu al-Khattar llegó a Córdoba en marzo de 743, poco después de la batalla de Mérida y tomó posesión del gobierno, con poca oposición.