Diferencia entre revisiones de «Gran Oriente de Francia»

El respeto de la tradición es lo que hace de la francmasonería, y del Gran Oriente de Francia en particular, una '''sociedad iniciática'''. En las logias masónicas se utilizan rituales y símbolos tanto durante el desarrollo de las reuniones como en el progreso personal de los francmasones en el seno de la asociación. El significado filosófico y moral de los símbolos masónicos no puede, según los masones, ser revelado sin alterar su profundidad; éste es el sentido del '''secreto masónico'''.
 
El Gran Oriente de Francia ocupa una posición referencial en la francmasonería mundial desde que en [[1877]] suprimiera de su constitución la frase ''La francmasonería tiene por principio la existencia de Dios y la inmortalidad del alma'', siguiendo los pasos marcados ya en 1872 por el GOB ([[Gran Oriente de Bélgica]])que había sido introducida pocos años antes en su Constitución, en un momento de gran influencia clerical, manifestando así su defensa estricta del principio de '''libertad absoluta de conciencia''' y distanciándose de la deriva deísta que había afectado a la masonería durante la primera mitad del siglo. Así todo, la inensainmensa mayoría de las organizaciones masóncasmasónicas, de corte tradicional o regular, continúa con la tradición iniciática de aceptar la idea de Dios, al que denomina Gran Arquitecto del Universo, así como la inmortalidad del alma.
 
El Gran Oriente de Francia, asumiendo la soberanía y la [[Masonería regular|regularidad]]{{Cita requerida}} que le confiere su origen y reconocimiento internacional, hace una interpretación particular sobre los principios fundamentales de la Masonería caracterizada por:
Usuario anónimo