Figura etimológica

En retórica, la figura etimológica, dentro de las figuras literarias, es una de las de repetición. Es una de las manifestaciones de la annominatio[1]​ y consiste en utilizar dentro de una misma frase, y en posiciones sintácticas diferentes, formas derivadas de un mismo lexema.[2]

Ejemplo: «dos caballeros que vivían con el infante don Enrique eran entramos muy amigos e posaban siempre en una posada». (Don Juan Manuel, El conde Lucanor).

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Iglesias Ovejero, Ángel (1993). «La figura etimológica en la paremiología clásica». En Manuel García Martín, ed. Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro: actas del II Congreso Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro. Volumen252 de Acta Salmanticensia / Estudios filologicos Acta Salmanticensia: Estudios filológicos. Universidad de Salamanca. p. 520. ISBN 9788474817393. 
  2. García Barrientos, José Luis (1998). El lenguaje literario: Las figuras retóricas. Edició ilustrada, reimpresa. Arco Libros. p. 22. ISBN 9788476352960.