La fonación es el trabajo muscular realizado para emitir sonidos inteligibles, es decir, para que exista la comunicación oral. El objetivo último de la fonación es la articulación de palabras, a través del proceso por el cual se modifica la corriente de aire procedente de los pulmones y la laringe en las cavidades supraglóticas como consecuencia de los cambios de volumen y de forma de estas cavidades.

El conjunto de las cavidades supraglóticas puede dividirse en tres partes: la faringe, la cavidad bucal y la cavidad nasal.

El sistema fonatorio se vincula con otros sistemas. La interacción de éstos es parte activa en la función fonatoria, que se regula por el sistema nervioso central y periférico.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar