Abrir menú principal

Gobierno Provisional de la Región Septentrional

El Gobierno Provisional de la Región Septentrional fue el segundo y último Gobierno antisoviético con sede en Arjángelsk, formado el 7 de octubre de 1918.[1]

FormaciónEditar

Tras el fallido intento de golpe de Estado contra su Gobierno formado exclusivamente por socialistas, el presidente de la Administración Suprema de la Región Norte, Nikolái Chaikovski, formó un nuevo Gobierno, más cercano a los Aliados el 7 de octubre de 1918 en el que asumió la presidencia y la cartera de Exteriores, siendo el único ministro socialista del gabinete.[1]​ El resto de ministros pertenecían a partidos burgueses.[1]

DesarrolloEditar

 
El general Evgueni Miller, a cargo del Gobierno en Arjángelsk tras la partida de Nikolái Chaikovski a la Conferencia de Paz de París.

El cambio del Gobierno coincidió con el relevo del general Frederick Poole por el más conciliador Ironside, que trató de mejorar las relaciones políticas con las autoridades rusas, maltrechas por las acciones de Poole.[2]​ Hasta poco antes de su relevo Poole, muy impopular,[3]​ había detentado el poder real, manteniendo al Gobierno de Chaikovski como mera fachada.[2]​ Chaikovski apreció el cambio en el mando Aliado, describiendo a Ironside como «un hombre con valentía y entendimiento».[3]

 
El general británico Edmund Ironside, comandante de las fuerzas Aliadas en Arjángelsk.

Ironside trató de entregar el mando de las tropas rusas, en la práctica meros auxiliares de los Aliados y escasos en número ante el poco entusiasmo de la población local por la guerra civil, a los oficiales menos reaccionarios, consciente de la impopularidad de la mayoría de ellos, partidarios de la restauración monárquica, entre la población.[4]​ El general Marushevski, que había mandado tropas rusas en el frente occidental y, aunque duro, no era un reaccionario, tuvo que enfrentarse a comienzos de diciembre de 1918, tres semanas después de su llegada al Norte, a una revuelta.[4]

EL motín no hizo peligrar el control Aliado de Arjángelsk, pero mostró las simpatías por los bolcheviques de parte de la población y la efectiva propaganda de los numerosos agentes enviados por Moscú.[5]​ Esta afectó incluso a las tropas Aliadas, consideradas de escasa calidad por Ironside.[5]

A finales de diciembre los británicos trataron de estabilizar la moneda con el acuerdo del Gobierno, concediendo en la práctica un crédito de doscientos millones de rublos con el aval de la producción maderera local.[6]​ El cambio con la libra, a pesar de ser más favorables que el del mercado negro, era menor que el anterior, causando disgusto entre parte de la población, que acusó a los Aliados de devaluar la moneda.[6]

A comienzos de 1919 Chaikovsky partió a París para tratar de participar en la conferencia de paz, quedando el general E. L. K. Miller al frente del Gobierno en su ausencia.[7]​ Este rechazó, junto con Antón Denikin y Aleksandr Kolchak, la idea Aliada de celebrar una conferencia entre los distintos bandos de la Guerra Civil Rusa en las islas otomana de Prinkipo.[7]

En mayo y junio de 1919 hubo serios motines y deserciones entre las crecidas tropas rusas, que hicieron cambiar de idea a los Aliados sobre la conveniencia de entregar el armamento y material que no iba a ser evacuado al Gobierno ruso.[8]​ Ironside se convenció de que, una vez retiradas sus unidades, los rusos serían incapaces de rechazar a los soviéticos.[8]

Retirada AliadaEditar

A finales de febrero, los estadounidenses anunciaron al resto de Aliados su intención de retirar sus tropas del norte tan pronto como comenzase el buen tiempo, empezando en junio de 1919.[9]​ En marzo los británicos decidieron seguir sus pasos, aunque permitieron que Winston Churchill, ministro de Defensa, enviase refuerzos para facilitar la retirada, concesión que utilizó para desencadenar una última ofensiva.[10]​ Al comienzo Ironside no comunicó la decisión Aliada al Gobierno, que la ignoró hasta la comunicación oficial del 27 de julio.[11]​ Aunque el plan indicaba que la evacuación acabaría el 1 de octubre, Ironside dio a entender que sus unidades permanecerían en la región hasta noviembre, para evitar que la fecha real llegase a oídos de los soviéticos.[11]

El 10 de agosto, Ironside comenzó su última ofensiva, que debía asegurar su retaguardia durante la retirada, tomando temporalmente localidades a medio camino de Kotlas y capturando numerosos prisioneros antes de evacuar la zona y minarla para estorbar un posible avance soviético.[12]

Poco después los representantes británicos trataron de convencer a Miller de trasladar sus tropas a Múrmansk, pero este se negó, argumentando que sus hombres defendían sus hogares y Kolchak había ordenado que permaneciese en Arjángelsk.[12]​ La destrucción de las reservas británicas de armamentos y abastos empeoró notablemente las relaciones entre el Gobierno y los Aliados.[12]​ Los intentos desesperados de Miller de lograr la entrega de aquellas resultaron vanos.[12]

El 27 de septiembre, las últimas tropas británicas habían abandonado Arjángelsk y el 12 de octubre evacuaban Múrmansk.[13]

FinEditar

En febrero de 1920 las unidades de Miller fueron derrotadas por las soviéticas y este solicitó la mediación británica.[14]​ Los británicos enviaron una nota solicitando la protección para las tropas antisoviéticas y la población, a la que el Gobierno soviético accedió, lo que no evitó que Miller y algunos de sus compañeros huyesen en un rompehielos de Arjángelsk antes de la entrada de las tropas soviéticas.[15]​ Una revuelta en Múrmansk dio por las mismas fechas el control del puerto a los soviéticos.[15]

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. a b c Ullman (1961), p. 255
  2. a b Ullman (1968), p. 19
  3. a b Ullman (1968), p. 20
  4. a b Ullman (1968), p. 22
  5. a b Ullman (1968), p. 23
  6. a b Ullman (1968), p. 25
  7. a b Ullman (1968), p. 116
  8. a b Ullman (1968), p. 193
  9. Ullman (1968), p. 134
  10. Ullman (1968), p. 135
  11. a b Ullman (1968), p. 194
  12. a b c d Ullman (1968), p. 197
  13. Ullman (1968), p. 198
  14. Ullman (1968), p. 200
  15. a b Ullman (1968), p. 201

BibliografíaEditar

  • Ullman, Richard H. (1961). Intervention and the War. Anglo-Soviet relations, 1917-1921, Vol. I (en inglés). Princeton University Press. p. 360. OCLC OL20921545M. 
  • Ullman, Richard H. (1968). Intervention and the War. Britain and the Russian Civil War, Vol. II (en inglés). Princeton University Press. p. 395. OCLC OL20921546M.