Abrir menú principal

Gran Pirámide de Cholula

Gran Pirámide de Cholula
Vista de la Pirámide con el santuario
Vista norte de la Pirámide de Cholula con el Santuario de la Virgen de los Remedios
Maqueta.

La Gran Pirámide de Cholula o Tlachihualtépetl (del náhuatl "cerro hecho a mano") es el basamento piramidal más grande del mundo con 400 metros por lado.[1]​ Es también la pirámide más grande en volumen con 4.500.000 m³, aunque no en altura: tiene 65 m de alto (similar a la del Sol en Teotihuacan que tiene 64 m y superada por la del Templo IV de Tikal que tiene 70 m y la Pirámide de la Danta con 76 m, ambas ubicadas en Guatemala) mientras que la Gran Pirámide de Giza en Egipto tiene una altura de 146 m.

La construcción forma parte de la zona arqueológica de Cholula, en el centro del estado mexicano de Puebla.


Índice

HistoriaEditar

No se sabe con exactitud cuándo se empezó a construir la pirámide pero los arqueólogos creen que fue en el 300 antes de Cristo o al comienzo de la era cristiana. Se estima que duró entre 500 y 1000 años hasta que la pirámide fue acabada.

La construcción del templo de Chiconaquiahuitl (dios de las nueve lluvias) se realizó a lo largo de varias generaciones. Dio inicio en el siglo II antes de nuestra era, y concluyó a la caída de Teotihuacán, que fue la última cultura prehispánica que imprimió su sello en el gran basamento (900 d. C. - 1100 d. C.), antes de la llegada de los españoles. Una de las prácticas constructivas de los mesoamericanos era la remodelación de antiguos edificios, remodelaciones que tenían como objetivo la ampliación y mantenimiento de las construcciones originales, por lo que el dilatado período de construcción de este templo debe ser entendido en ese contexto.

El fin del Clásico en el Altiplano mexicano fue un momento de gran violencia que en el registro arqueológico se expresa en la profanación de los símbolos y monumentos icónicos del poder establecido. En Cholula, la saña se centró en el Patio de los Altares, que era la sede del ceremonial político-religioso de la ciudad sagrada.

Para el 1300 d.C, Cholula fue abandonada por los toltecas y a la llegada de los españoles en el año 1519, los cholultecas eran tributarios privilegiados de tenochtitlan y enemigos de los tlaxcaltecas. En ese momento, el templo de quetzalcoatl se ubicaba al lado poniente de la gran pirámide, el cual fue destruido y con sus piedras se edificaron los principales monumentos coloniales. Cholula, además, posee notables ejemplos de pintura mural, como el llamado "Mural de los Bebedores".


Historia de las exploracionesEditar

·      La primera temporada

La gran pirámide de Cholula se empieza a explorar en septiembre de 1931, el proyecto arqueológico estuvo dirigido por el arquitecto Ignacio Marquina y un grupo de colaboradores, quienes se van a dar la tarea de investigar las distintas épocas constructivas que pudiera guardar en su interior.

Para ello y retomando la existencia de Teotihuacán, decidieron excavar dos largos túneles orientados de norte a sur y de esta a oeste (el primero de ellos corresponde a la actual entrada a la pirámide), en los cuales permitieron, comprobar que “el cerrito” como mucha gente le llama, es un monumento arqueológico con una prolongada ocupación que se refleja en la cantidad de estructuras y adosamientos que se encuentran en su interior.

Esta primera temporada continuo hasta mediados de los años 50s contando en ese momento con 8km de túneles y los datos suficientes para elaborar una maqueta bastantemente desarrollada de la gran pirámide y sus subestructuras.


·      Segunda temporada

Concluido los trabajos de la primera temporada en 1956, viene una larga interrupción hasta que, en 1965 se inicia en Cholula un proyecto de investigación interdisciplinarios que se ocupó no tan solo de la exploración arqueológica, sino que también contemplo otras series de estudios arqueológicos que abarcaron hasta la población actual, en un intento por integrar el pasado y entender el presente.

La segunda temporada estuvo a cargo, en principio del arquitecto Miguel Messmacher y posteriormente del arquitecto Marquina. Se iniciaron las exploraciones en el lado sur de la gran pirámide excavando posos estratigráficos de 2 por 2 metros en lugar de los túneles de la primera temporada; para ello se trazó una retícula que cubrió toda la parte sur, permitiendo liberar y ubicar espacialmente los restos de estructuras habitacionales de la última época prehispánica, así como los desplantes de diversas plataformas que posterior mente fueron puestas al descubierto al continuarse las exploraciones.

Asimismo, se retoman los estudios cerámicos anteriores y se incrementan con los nuevos materiales, logrando con ella una clasificación cerámica más completa.

Al concluir este proyecto, a mediados de la década de los 70s los trabajos que prosiguen en las zonas son propiamente de mantenimiento: limpieza, deshierbe y consolidación de estructuras; aunque eventualmente y gracias a ellos, se han logrado rescatar algunos entierros con ofrendas y los arranques de varias estructuras.

información obtenida por museo de la región.

Arqueologia de cholulaEditar

Cholula se inició como una pequeña aldea ubicada en los márgenes de una antigua laguneta que, según los investigadores, estaría ubicada exactamente debajo de la gran pirámide.

Este primer asentamiento aldeano tendría su origen allá por el año 500 a.C. Se cree que fue invadiendo las aguas de poco fondo de la laguna al construir diversos templos religiosos, de tal forma que con el tiempo llego a secarla, ganando espacio horizontalmente hasta culminar con la gran pirámide que ahora conocemos.

El sistema constructivoEditar

Como se observa en el interior de los túneles y algunos de los núcleos de las estructuras de las zonas arqueológicas, los edificios cholultecas fueron construidos utilizando adobes para formalizar el núcleo y piedra caliza para los recubrimientos de áreas de mayor carga finalmente se aplicaba una capa de estruco y sobre ella la decoración pintada o grabada que hacía resaltar los templos y plataformas.

El adobe era fabricado utilizando arcilla de los alrededores; la piedra caliza debió ser traída de la región de Tepeaca, Tecali o Izucar de matamoros, ya que el área de Cholula no existe. Para el estruco se utilizaba arena volcánica de la región de San Buenaventura Nealtican, próxima a los volcanes.

La arquitecturaEditar

Como se observa la zona principalmente en el patio de los altares los edificios más antiguos fueron construidos en una forma simple, es decir constan únicamente de grandes basamentos en forma de talud.

Posteriormente se nota la presencia teotihuacana en los edificios construidos con talud y tablero al estilo de esa gran urbe, y finalmente, sobre todo en las últimas etapas construidas del patio de los altares, vemos como Cholula imprime un sello propio al construir sus edificios con un talud inclinado, grabado en relieve con una especie de escapulario o “T” invertida y al agregar, además, un doble marco al tablero.


El Patio de los AltaresEditar

 
Patio.

Ubicado sobre el costado sur de la Gran Pirámide de Cholula, este conjunto es contemporáneo de las diversas estructuras que se encuentran en el interior del gran basamento y, al igual que éstas muestra por lo menos seis etapas constructivas. Su piso original se localiza aproximadamente 9 metros abajo del nivel actual. Se trata de un gran patio abierto en su extremo sur que originalmente debió tener más de 80 metros de ancho y que aparece limitado en sus extremos oriente y poniente por largos edificios rectangulares ; en éstos es común encontrar pinturas en sus tableros. Debe su nombre a tres altares colocados simétricamente : uno al norte, otro al oriente y otro al poniente. Pese al gran número de sobreposiciones que se pueden observar en varios extremos del patio, su construcción queda comprendida dentro de las fases Cholula II y III (años 200 a 450)[2]

Altar ceremonialEditar

 
Altar Uno.

Relatan los cronistas que cuando en Cholula había escasez de agua, y esto era muy grave dado que la mayoría de la población se dedicaba al cultivo de la tierra, los campesinos acudían a los sacerdotes para solicitar ayuda; éstos subían en romerías a la parte superior del cerro en donde sacrificaban niños de entre seis y siete años, ya que, según las costumbres, los niños son los mensajeros de Tláloc y al sacrificarlos irían a pedir agua. En el altar ceremonial, construido después del abandono de la Gran Pirámide y Patio de los Altares, tenía, a manera de ofrenda frente a su escalinata del lado poniente, dos cráneos de niños decapitados, en lo que además era posible distinguir una fuerte deformación craneal. [2]

Mural de los bebedoresEditar

 
Muralla con la iglesia del fondo.

El mural tiene como tema central una ceremonia de embriaguez. Hombres que aparecen en el mural son esbeltos, sostienen grandes recipientes con líquido, que se ha interpretado como la bebida que se consumía en ese tiempo llamada pulque. El mural de los bebedores muestra a 110 personas bebiendo, este mural es considerado una obra extraordinaria de gran formato en Mesoamérica.

Dice Sahagún (1969, p. 325) que:

También hacían fiesta a todos los dioses del vino, y poníanles… una tinaja… llena de vino, con unas cañas con que bebían el vino los que venían a la fiesta, y aquellos eran viejos y viejas, y hombres valientes y soldados y hombres de guerra, bebían vino de aquella tinaja, por razón que algún día serían cautivos de los enemigos…; y así andaban holgándose, bebiendo vino, y el vino que bebían nunca se acababa, porque los taberneros cada rato echaban vino en la tinaja.

Fray Bernandido de Sahagún

Las fiestas en el s. XVI cuando se festejaba el Dios del Pulque, era permitido la embriaguez en la sociedad. Fray Bernardino de Sahagún, jamás pensó que su interpretación encajaría tan bien en escenas de 1400 años atrás. Para Fray Bernardino fue contrastante que las bebidas alcohólicas estaban concedidas únicamente para ancianos y guerreros, mientras que en Cholla el consumo de bebidas embriagantes provenían de tradiciones ancestrales que permitían un consumo mayor al pueblo en general. El mural fue descubierto por el arqueólogo Ponciano Salazar en el año 1969 a 6 niveles del patio de los altares, la pintura tiene una longitud de 56 m por 2,5 m de altura. El mural se encuentra delimitando un espacio palaciego y su temática desinhibida le ha dado importancia como una obra pictórica sobresaliente en Mesoamérica.


La iglesiaEditar

·      Santuario de nuestra Señora de los Remedios – San Andrés Cholula, Puebla


Fue construido en el basamento de la gran pirámide de Cholula, vestigio arqueológico conformado por varios pisos superpuestos.

La edificación pasó por diferentes fases desde 1594, hasta la última construcción que data 1864.

Dedicado a la Virgen de los Remedios, el templo presenta en su portada un arco sencillo, tiene dos torres idénticas y en el interior cuenta con un vistoso altar de estilo neoclásico.

En días despejados, desde el atrio de la iglesia se puede observar una bella vista panorámica de los cuatro puntos cardinales.

información obtenida por el museo regional de Cholula.  

·      Iglesia de nuestra Señora de los Remedios

Esta iglesia se construyó en 1594 sobre la cúspide de la pirámide de Cholula, templo dedicado a la Virgen de los Remedios.

Su fachada tiene un estilo barroco republicano que adorna, en sus dos torres, cúpulas de talavera orgullosamente poblanas. En su interior cuenta con un vistoso altar, la imagen de la Virgen y pinturas alegóricas, todas ellos son estilo neoclásico.

La Virgen de los Remedios porta al niño Jesús en el brazo izquierdo, tiene un rostro lleno y los ojos almendrados, se presenta con corona y con una túnica de oro que cambia de acuerdo con la festividad. Luce un rosario que cuelga de sus manos, así mismo porta anillos y ricas joyas. La corona tanto de la Virgen como del niño es de plata, bañada en oro y piedras preciosas.


·      Paseo cenital del sol

El paseo cenital del sol es un fenómeno natural que ocurre cuando la posición de los astros completamente verticales ocupando el lugar más alto en el cielo. Esto sucede únicamente dos días al año, durante los cuales no se proyectan sombra lateral alguna al medio día. El fenómeno sólo es perceptible en las regiones situadas al sur del Trópico de Cáncer y al norte del Trópico de Capricornio; más al norte y más al sur, el sol nunca llega al cenit. La fecha en que sucede este fenómeno difiere según la latitud geográfica de cada lugar. En Cholula ocurre los días 15 de mayo y 27 de julio.

información obtenida por el museo regional de Cholula.    


Los murales de Cholula

En general podemos observar que la pintura mural en Cholula presenta dos estilos: el estilo realista, que comprende las representaciones de mayor antigüedad (mural de los chapulines, los bebedores y el jaguar); y el estilo geométrico, que incluye murales posteriores, pero aun dentro del horizonte clásico; este estilo está plasmado sobre todo en los edificios que delimitan al patio de los altares en sus extremos oriente y poniente.

El estilo geométrico consiste básicamente en diseños de franjas diagonales o trenzadas a manera de petatillo de diferentes colores, en los que aparecen a menudo representaciones de estrellas de mar o caracoles cortados.

información obtenida por museo de la región.

Mural de los murales de los chapulinesEditar

Uno de los murales más antiguos de Cholula es el de los “Chapulines”; pintura que aparece a manera de decoración en el tablero de una estructura adosada al primer edificio que se construyó y que como podemos notar en la maqueta, se encuentra en el interior de la gran pirámide; en su extremo poniente. Este mural fue realizado durante la fase Cholula II (Siglo II d.C).

Se trata de chapulines o mariposas representando de tal manera que al encontrarse frente a frente forman cráneos humanos; los colores empleados para su elaboración fueron: rojo, amarillo y negro.

El mural de los Chapulines no ha sido descubrimiento en su totalidad, sin embargo, en los tramos liberados podemos apreciar el colorido y fidelidad de los insectos allí representados, así como la gran creatividad e ingenio de los artistas cholultecas.

A esta fase debe corresponder el edificio F, localizado a manera de adosamiento en la parte poniente de la gran pirámide, en el que podemos apreciar además el talud y tablero con doble moldura decorado con diseños entrelazados, y en su lado sur algunos insectos (chapulines) dibujando de manera que forman humanos.

ArqueoastronomíaEditar

Cholula resonaba en el ámbito espiritual del Altiplano desde el siglo XII d.C. como la residencia de Quetzalcóatl donde el dios se manifestaba como centro cósmico. De ser así, es razonable suponer que la ubicación y la traza urbana de Cholula mantiene una relación con los cielos, desde una perspectiva astronómica, y que el tiempo y el espacio fue fijado a través de un calendario de horizonte que tuviera como referencia las salidas y puestas de sol para fechas significativas, sobre los perfiles relevantes de los grandes volcanes.

Estudios arqueológicos recientes sustentan esta hipótesis, pues se ha demostrado que la traza de Cholula obedece a una alineación con el solsticio de invierno al amanecer, con el paso cenital del sol y la diversión del año en trecenas.

El sol parece moverse como un péndulo en el curso de un año sobre el horizonte al amanecer y al ocaso, sigue un recorrido semestral que vade norte sur, y regresa por el mismo trayecto en otros seis meses, completando así un ciclo. Así que el sol toca un punto en el horizonte de dos días al año en fechas diferentes como sucede con la cima del Popocatépetl el 9 de mayo y el 4 de octubre.

Para las culturas ancestrales, la posición del sol sirvió para elaborar un complejo calendario que era más exacto que su contemporáneo europeo, el calendario juliano.

Un calendario de horizonte es como un reloj, los números son el horizonte y el sol la manecilla que se mueve para determinar la hora, aunque en este caso no se indica un ahora si no una fecha. Por cierto, este reloj aún funciona y nos permite entender la erudición de los sabios de antaño.

información obtenida por el museo regional de Cholula.    

Características técnicasEditar

El Tlachihualtepetl fue producto de siete pirámides superpuestas, cada una de las cuales cubría la totalidad de la pirámide anterior. Ello motivó el agrandamiento paulatino de la base, que llegó hasta los cuatrocientos cincuenta metros de lado, alcanzando una altura de sesenta y seis metros.

La apariencia actual de la gran pirámide es la de un cerro en cuya cima se encuentra una iglesia católica, dedicada a la Virgen de los Remedios. Ésta fue construida en 1594, después de tres intentos de los españoles por destruirla en su totalidad durante décadas previas. El templo católico en la actualidad es un importante destino de las peregrinaciones de los creyentes católicos de la región, y también es empleado para la celebración de ritos indígenas. Debido a que el templo católico ha sido declarado patrimonio histórico de la nación mexicana, la pirámide prehispánica no ha podido ser excavada en su totalidad, ya que dicha pirámide fue hecha de tierra. Lo que se puede observar es el núcleo central de lo que fue la gran pirámide de la última cultura, solo existen adosamientos aislados de piedra caliza, el restó fue deteriorándose por el abandono de más de 200 años. Sin embargo, los arqueólogos han excavado en la construcción cerca de ocho kilómetros de túneles que permiten la observación de las diferentes fases constructivas de la pirámide y que pertenecen a otras culturas distintas a la Teotihuacana, siendo relevante los murales de los bebedores de pulque, el de los chapulines y el dedicado a Chiconaquiahuitl.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Luz Cortés Padilla (20 de mayo de 2009). «Zona Arqueológica de Cholula». Gobierno del Estado de Puebla. Archivado desde el original el 27 de noviembre de 2010. Consultado el 19 de septiembre de 2010. 
  2. a b Susana Torres Ávila, enero 2015, monumentos ubicados en la Zona Arqueológica de Cholula

GaleríaEditar

Enlaces externosEditar