Un individuo gregario es aquel que tiende a vivir agrupado con otros congéneres formando manadas, cardúmenes, colonias o, en el caso del ser humano, grupos sociales. Etimológicamente, el término proviene del latín gregarĭus.[1]

Filosóficamente se dice que el ser humano no es ni completamente gregario, como las hormigas o las abejas, ni totalmente solitario, como los tigres o los leopardos, sino que es más complejo y tiende a ser semigregario, es decir, algunos de sus impulsos y necesidades son sociales y otras son solitarias.

El gregarismo es una relación intraespecífica que se da cuando los individuos de una población se asocian y trabajan juntos para conseguir un objetivo en común.

La ciencia que tiene por objeto el estudio de las sociedades animales es la etología y la que analiza y caracteriza a las sociedades humanas es la sociología. Por otro lado la sociobiología es la rama de la sociología que estudia los fundamentos biológicos de los hechos sociales y establece un diálogo entre sociología y biología.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. RAE-ASALE. «gregario, gregaria». Consultado el 10 de enero de 2020. 

BibliografíaEditar