Hemorragia

Una hemorragia es la salida de sangre provocada por la ruptura de vasos sanguíneos como venas, arterias o capilares. Puede consistir en un simple sangrado de poca cantidad como el caso de una pequeña herida en la piel o de una gran pérdida de sangre que amenace la vida. [1]​Es una lesión que desencadena una pérdida de sangre, de carácter interno o externo, y dependiendo de su volumen puede originar diversas complicaciones (anemia, choque hipovolémico, etc.). Usualmente, cuando usted sangra, su sangre forma coágulos para detener la hemorragia. Un sangrado profuso o severo puede necesitar primeros auxilios o acudir a la sala de emergencias. Si usted tiene un problema de coagulación, su sangre no forma coágulos normalmente.

Hemorragia
(nombre de signo clínico)
Bleeding finger.jpg
Hemorragia en un dedo humano.
Especialidad medicina de emergencia
Sinónimos
  • Sangrado
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

ClasificaciónEditar

Los diferentes tipos de hemorragias se clasifican según su origen anatómico, el tipo de vaso sanguíneo afectado, o la causa que lo originó.

Según su origenEditar

 
Hemorragia en un ojo.

Según el tipo de vaso sanguíneo rotoEditar

  • Hemorragia capilar: Es la más frecuente y la menos grave, pues los capilares sanguíneos son los vasos más abundantes y con poca presión de sangre, ocurre en los raspones o excoriaciones. La sangre fluye en sábana: no se puede visualizar vasos sangrantes.
  • Hemorragia venosa: El sangrado procede de pequeñas venas lesionadas y la sangre sale de forma continua, pero sin fuerza: la sangre es de color rojo oscuro.
  • Hemorragia arterial: Es la más grave. El sangrado procede de arterias lesionadas y la sangre sale en forma de chorro intermitente cuando las arterias son de mayor calibre: la sangre es de color rojo rutilante. Cuando se trata de arterias de gran calibre como la arteria humeral, femoral o la aorta si no se trata a tiempo puede llegar a la muerte.

Según su etiología[4][5]Editar

Según la causa que la provoque, puede ser por:[cita requerida]

  • rexis: solución de continuidad o rotura de un vaso, puede ser por una lesión por arma blanca.
  • diabrosis: por corrosión de la pared vascular por tumores tiene los bordes mal definidos.
  • diéresis: Es la hemorragia controlada producida por la incisión quirúrgica, no implica una mala praxis.
  • diapédesis: Es el aumento de la permeabilidad de los vasos sin perder su integridad anatómica con la consiguiente salida de elementos hemáticos. La puede ocasionar una hipoxia y tóxicos. También es la causa de las livideces cadavéricas fijas (Livor mortis).

ConsecuenciasEditar

 
Hemorragia arterial.

Cuando el sangrado es agudo e implica una pérdida de volumen de sangre mayor de un 15 %,[6]​ suele ocurrir un "choque hipovolémico" o "shock hemorrágico". La sobrevida es poco probable cuando el sangrado es superior a un 35-45% de la volemia La gravedad de una hemorragia depende de:

  1. La velocidad con que se pierde la sangre.
  2. La pérdida del volumen de sangre o volemia.
  3. Edad de la persona.
  4. Estado Psíquico.

TratamientoEditar

La principal medida a realizar ante una hemorragia externa es la presión directa para cohibir el sangrado, con posterior vendaje y desinfección de la herida. El empleo de torniquetes debe estar restringido a hemorragias masivas, por el riesgo de necrosis del miembro. En el caso de pérdida de un volumen cuantioso de sangre se suple la pérdida con una transfusión de sangre.[7]

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar