Abrir menú principal

Henriette d'Angeville

espeleóloga francesa

Henriette de Angeville (Semur-en-Auxois, 10 de marzo de 1794Lausana, 13 de enero de 1871) fue la segunda mujer en coronar el Mont Blanc.[1]

Henriette d'Angeville
Henriette d'Angeville.jpg
Información personal
Nacimiento 10 de marzo de 1794 Ver y modificar los datos en Wikidata
Semur-en-Brionnais, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 13 de enero de 1871 Ver y modificar los datos en Wikidata (76 años)
Lausana, Suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Francés Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Espeléologa Ver y modificar los datos en Wikidata

Índice

BiografíaEditar

Henriette de Angeville era hija de una familia de aristócratas franceses que se instalaron en Bugey, en la región del Ródano-Alpes, después de la Revolución francesa, cuando su padre fue encarcelado y su abuelo fue ejecutado.[2]​ Después de la muerte de su padre, de Angeville se instaló a Ginebra.[3]​ Gran forofa de andar, durante mucho tiempo había deseado escalar el Mont Blanc, gesta que consiguió en 1838 y que la convirtió en la primera mujer en coronar la cumbre más alta de Europa occidental desde que Marie Paradis hizo el mismo exactamente 30 años antes.

De Angeville continuó escalando durante veinticinco años, repitiendo la cumbre de Mont Blanc y coronando 21 cumbres más. Llevó a cabo su última expedición alpina cuando tenía 65 años, en el Oldenhorn (macizo de los Diablerets).[4]​ En sus últimos años también se interesó por la espeleología, y fundó un museo de mineralogía en Lausana, donde murió en 1871.

La expedición a Mont BlancoEditar

De Ageville participó en una expedición que coronó el Mont Blanc el 3 de septiembre de 1838, acompañada por Joseph-Marie Couttet, cinco guías y seis portadores. Durante la expedición, de Angeville se mostró fuerte y ágil,[5]​ sobre todo en la escalada en roca, donde progresaba al mismo ritmo que el resto de compañeros,[4]​ a pesar de sufrir palpitaciones y acusar los efectos de la altura.[6]​ Una vez coronada la cumbre, se brindó con champán y se liberaron palomas para anunciar la gesta. El regreso del grupo a Chamonix causó gran sensación. Su llegada fue anunciada con salvas de cañón e incluso fue recibida en los Grands Mulets por una expedición inglesa y por un noble polaco, quién le envió una nota a su tienda.[2]

Las celebraciones del día siguiente incluyeron un invitado especial en petición de Angeville: Marie Paradis, que entonces contaba 60 años.[5]

El Carné VertEditar

De Angeville relató su experiècia en un cuaderno de viaje, el Carné Vert, escrito por ella misma en 1839 e ilustrado por artistas contemporáneos como Jule Hébert (1812-1897), Henri Deville o Sain, a partir de sus esbozos e indicaciones. El libro nunca se editó, y la cuadragésima de dibujos que lo ilustraban se dispersaron. Los únicos datos que se tienen de esta obra son las que provienen de antiguos testigos de su familia. El documento se publicó a la Revue Alpine de los meses de marzo-abril de 1900 y se hizo una tirada de unos 40 ejemplares, titulados Le Carné Vert de Melle d'Angeville.

En el año 2007, el Consejo General del alta Saboya compró 18 de estos dibujos, hechos a lápiz, a sepia o a acuarela, que ilustran varias etapas de la expedición. Tienen un gran valor histórico y etnográfico, tanto por la historia de la conquista de las cumbres como por la de la emancipación de la mujer en cuanto al deporte y la escritura. Uno de estos dibujos muestra Henriette de Angeville vistiendo un abrigo de cuadros y un gran sombrero.

ReconocimientoEditar

En cuanto que Marie Paradis, según su propia narración, fue parcialmente ayudada por los guías en su ascenso, a menudo se dice que de Angeville fue la primera mujer en coronar Mont Blanc por méritos propios.[7]​ De Angeville da nombre en una calle de Hauteville-Lompnès, cerca del castillo de Angeville, que la familia adquirió en 1657 y que fue heredado por el hermano de Henriette.[8]Harriet Beecher Stowe —que había viajado fuerza por los Alpes y había conocido tanto a Paradis como a de Angeville— la menciona a sus Sunny memories of foreign lands.[9]

ReferenciasEditar

  1. Arxius de la Côte-d'Or, état civil 1758-an V, vue 62/652
  2. a b Brown, Rebecca A. Women on High: Pioneers of Mountaineering. Appalachian Mountain Club Books, 2002. ISBN 1-929173-13-X. Pág 13-25
  3. Mazel, David. Mountaineering women: stories by early climbers. Texas A&M UP, 1994. ISBN 978-0-89096-617-4. Pág. 4-5
  4. a b Brown, Rebecca A. Women on High: Pioneers of Mountaineering. Appalachian Mountain Club Books, 2002. ISBN 1-929173-13-X. Pág 29
  5. a b Brown, Rebecca A. Women on High: Pioneers of Mountaineering. Appalachian Mountain Club Books, 2002. ISBN 1-929173-13-X. Pág. 26-28
  6. Riley, Glenda. Women and nature: saving the "Wild" West. U of Nebraska P, 1999. ISBN 978-0-8032-8975-8. Pág. 33
  7. Der Berg ist eine Frau. Grabne,Martin. Der Standard, 30 de julio de 2010
  8. Hauteville-Lompnes: La Rue Centrale, un condensé de l'histoire de la station. Domain, Guy. Le Progrès, 29 de julio de 2010
  9. Stowe, Harriet Beecher. Sunny memories of foreign lands, Vol. 2. Phillips, Sampson, 1854. Pág.237

BibliografíaEditar

  • D'Angeville, Henriette. Mon excursion au Mont-Blanc. Arthaud, 1987. ISBN 978-2-7003-0664-4.
  • Brown, Rebecca A. Women on High: Pioneers of Mountaineering. Appalachian Mountain Club Books, 2002. ISBN 1-929173-13-X.
  • Mazel, David. Mountaineering women: stories by early climbers. Texas A&M UP, 1994. ISBN 978-0-89096-617-4.
  • Riley, Glenda. Women and nature: saving the "Wild" West. U of Nebraska P, 1999. ISBN 978-0-8032-8975-8.
  • Smith, Albert «Ascent of Mont Blanc». The eclectic magazine of foreign literature, science, and art, març 1852, pàg. 391–408.
  • Stowe, Harriet Beecher. Sunny memories of foreign lands, Vol. 2. Phillips, Sampson, 1854.