Abrir menú principal

Hipólita Bolívar

Esclava y madre de crianza de Simón Bolívar.

Hipólita Bolívar (San Mateo, 1763 - Caracas, 25 de junio de 1835), también conocida como Negra Hipólita fue una de las esclavizadas de la familia Bolívar Palacios.

Hipólita Bolívar
Negra Hipólita.jpg
Estatua en el parque Negra Hipólita, Valencia.
Información personal
Nacimiento 1763 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 25 de junio de 1835 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad venezolana

Cuando nació Simón Bolívar en 1783 su madre se vio en la necesidad, por quebrantos de salud, de buscarle una nodriza. Recurrió a Hipólita, esclava de la hacienda "El Ingenio", en San Mateo, propiedad de la familia. Este hecho fue recordado por el propio Bolívar en diversas oportunidades, mostrando en cartas (1825) y gestos (1827) el cariño que siempre sintió por Hipólita, a quien llegó a considerar "su madre y su padre".

Hipólita se casó con Mateo Bolívar, también siervo de la familia Bolívar, pero de la hacienda "Santo Domingo de Macaire", en Caucagua, estado Miranda. Tuvo un hijo de nombre Dionisio, de la misma edad de Simón. Dionisio llegó a ser Sargento del ejército Libertador. Bolívar les concedió la libertad a los esclavos que le quedaban, entre ellos a Hipólita, en 1821, después de la batalla de Carabobo. Hipólita contaba con veinte años de edad cuando nació Simón Bolívar y no es la misma persona a quien también en la historia de la familia Bolívar se conoció como Matea Bolívar o como la Negra Matea, quien contaba con la edad de catorce años cuando nace el Libertador y quien hiciera tarea de compañera de juego del niño Simón y nodriza. Hipólita y Matea fueron en la prácticas compañeras y amigas inseparables.

Tras la emigración a Oriente, en 1814, Simón Bolívar, encarga el cuidado de su hermana menor, Juana María Bolívar, a Hipólita, mientras que Matea se queda con María Antonia Bolívar. No obstante, después de la batalla de Carabobo en 1821, Hipólita se irá a vivir con María Antonia.[1]

Sus restos simbólicos reposaron en la cripta de los Bolívar en la catedral de Caracas hasta el 8 de marzo de 2017 cuando junto a Matea Bolívar y la Jefa Apacuana fueron elevadas al Panteón Nacional[2]​, fruto de una larga campaña que encabezó, entre otras personas, el internacionalista y profesor Reinaldo Bolívar, uno de los principales biógrafos de Matea e Hipólita Bolívar.[3]

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar

Importancia de la Negra Hipólita Bolívar en la formación del Libertador

Cartas de Bolívar a su hermana María Antonia