Hoz (herramienta)

herramienta agrícola

Una hoz, segadera, echona o ichona[a]​ es una herramienta agrícola hecha de hierro en aleación con cobre (que la hace resistente a la humedad) y que tiene como principal uso el corte de tallos de gramíneas, sobre todo de cereales. Consiste en una cuchilla metálica en forma de media luna y un mango para poder dirigirla. Tiene cierta semejanza de forma y función con una guadaña, pero su hoja es más curva y mucho más pequeña, lo que permite emplearla con una sola mano, liberando la otra para agarrar lo segado. En algunos lugares, los dedos de la mano que sostiene la gavilla se protegen con una zoqueta.

Hoz

Historia y mitologíaEditar

Es una herramienta que comenzó a usarse durante el Neolítico, cuando era fabricada en piedra o hueso, y hasta la invención de la cosechadora mecánica, el uso de hoces y guadañas estaba muy extendido en toda la población agrícola, por lo que frecuentemente era empleada también como arma de defensa o de ataque en los ejércitos europeos reclutados durante la Edad Media.

En la mitología griega se dice que Cronos castró a Urano con una hoz de pedernal. La diosa Deméter también porta una hoz a manera de símbolo.

EtimologíaEditar

 
Mujer con una hoz

La palabra española «hoz» proviene del latín falcem /ˈfalkem/, caso acusativo de falx /falks/.

En falcem, el fonema /l/ se convirtió en la vocal [u], como sucede en la pronunciación de la L antes de una consonante en el idioma portugués (por ejemplo, palma se pronuncia [ˈpauma]). Ese proceso de vocalización sucedió en algunas palabras latinas:

  • álterum > áuterum > óterum > otro
  • cálice > cáuice > cauce
  • altarium > autarium > otarium > otero

Nótese que es usual que el diptongo au se monoptongue en o (Latín paucu(s) > poco). En falcem, el fonema /f/ se perdió, como sucedió por ejemplo con el latín facere, que se convirtió en hacer.[1]

  • falcem /ˈfalkem/ > falce /ˈfalke/ > fauce /ˈfauke/ > foke > foze > foz > hoz /oθ/~/os/

El término latino falx proviene de una antiquísima palabra indoeuropea desconocida (de antes del I milenio a. C.), que más tarde produjo también:[2]

  • el sánscrito parshu (‘cuchillo curvo, hoz’), que aparece por primera vez en el texto indio Átharva-veda (del 1000 a. C. aprox.) y que en otro lugar del mismo texto significa ‘costilla’.
    • el sánscrito parashú, que en el Rig-veda (del 1500 a. C. aprox.) significaba ‘rayo’ y en un texto del gramático Iaska (500 a. C.) ya significaba ‘hacha’.
  • el avéstico pérezu (‘costilla’), en el Zend-avesta persa.
  • el griego fálkees (‘hoz’).

En Chile se llama «echona» o «ichona», un término procedente del mapuche ichuna, que a su vez viene del quechua ich'una, por ich'u, una hierba usada como forraje[3]​ y el sufijo instrumental -na.

ClasificaciónEditar

 
Diversos tipos de hoces según su uso. Exposición permanente del Museo Valenciano de Etnología, sala Horta i Marjal

Cortador de plantones: especie de hoz con la hoja grande y robusta que tiene el corte en la parte exterior y que sirve para cortar porciones de tierra con el plantón.[4]

Hoz de segar: en esta herramienta, el mango y la hoja semicircular están en planos paralelos, conectados por dos codos. Así la hoja puede cortar más pegada al suelo que la de la hoz ordinaria, y la mano queda más protegida. Se utiliza para cultivos como la alfalfa; llamándose también hoz de alfalfa.[5][6]

Hoz de podar: el mango presenta una pequeña moldura en el extremo inferior. La hoja sale en el mismo plano del mango. Se diferencian dos variedades, una más grande para podar olivos y otra más pequeña para viñedos. También pueden utilizarse para hacer leña de ramas finas. La técnica consiste en coger la rama o sarmiento que se quiere cortar con una mano mientras se golpea con la hoz a la otra.

Hoz de limpiar: el mango tiene una longitud de dos manos y la hoja curvada es estrecha. La técnica consiste en meter la herramienta entre los zarzas los ribazos y estirar hacia fuera con las dos manos.[5]

Corquete: es similar a la hoz, pero de dimensiones más reducidas. Sirve para vendimiar, cortando el pedúnculo de la uva.[5]

Hoz canemera: sigue el diseño general de las hoces pero el cuerpo es más grande y ancho. Normalmente el corte no está dentado pero, como se trata de una herramienta con muchas variantes para hacerla más polivalente, puede encontrarse con hoja dentada y con o sin codos cerca del mango. Una versión de esta hoz es el hoz de hilo de Elche, que se utiliza para segar trigo.[7]

SimbologíaEditar

 
Estrella comunista roja y amarilla con la hoz y martillo

Dada su importancia en el mundo agrícola, la hoz ha pasado a ser un símbolo del trabajo, apareciendo frecuentemente en escudos de armas, simbología masónica y en el símbolo comunista de la hoz y el martillo.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Estas dos últimas denominaciones corresponden a Chile.

ReferenciasEditar

  1. Etimologias.DeChile.net (etimología de hoz).
  2. Véase la entrada pārśu, que se encuentra 13 renglones antes del final de la segunda columna de la pág. 609 en el Sanskrit-English Dictionary del sanscritólogo británico Monier Monier-Williams (1819-1899).
  3. Lenz, Rodolfo (1904). «ECHONA». Diccionario etimolójico de las voces chilenas derivadas de lenguas indígenas americanas. Santiago de Chile: Cervantes. pp. 339-340. Consultado el 20 de septiembre de 2017. 
  4. Museu Valencià d'etnologia, ed. (2011). «Etnologia de l'utillatge agrícola de l'horta». Museu Valencià d'Etnologia. Catàleg (en valenciano). Valencia. p. 170. ISBN 9878493834760 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  5. a b c La memòria d’abans. Benafigos: un estudi de l’utillatge agrícola preindustrial. Joan J. Gregori. Pàg 33
  6. MARTÍNEZ, Frederic.; PALANCA, Floreal. Utillatge agrícola i ramaderia. València: Edicions Alfons el Magnànim, 1991. (Temes d'etnografia valenciana ; 2) Página 134
  7. MARTÍNEZ, Frederic.; PALANCA, Floreal. Utillatge agrícola i ramaderia. València: Edicions Alfons el Magnànim, 1991. (Temes d'etnografia valenciana ; 2) Página 91

Enlaces externosEditar