Abrir menú principal

Hurling

deporte de equipo
Slither (pelota) y hurl (palo).
Áth an Mhuileann v. Tobar Phádraig, Limerick, 28/8/2004.

El hurling (en irlandés, iomáint o iománaíocht) es un deporte de equipo de origen celta. Está regido por la Asociación Atlética Gaélica. Se juega con palos ("hurl/camáin") con los que se golpea una pelota ("slither"). Este juego se practica principalmente en Irlanda y se parece al shinty, que se juega en Escocia. De él existe una versión femenina llamada camogie.

La All-Ireland Championship es la principal competición de este deporte, que disputan equipos de los diferentes condados de la República de Irlanda y los condados de Irlanda del Norte, así como un equipo representativo de Londres (Reino Unido) y otro de Nueva York (Estados Unidos). La final del campeonato se disputa en el estadio Croke Park de Dublín, aunque en 2012 se jugó en un estadio tradicional en Tullamore. El campeón vigente es el Limerick.

Historia del Hurling en Argentina[1]Editar

Los inmigrantes irlandeses llegados a Argentina, trajeron este deporte por amor, tradición y costumbre desde su tierra natal, Irlanda. A partir de 1887/88 los primeros irlandeses y descendientes de irlandeses comenzaron a practicarlo de manera organizada. Los primeros registros se encuentran en la localidad de Mercedes y en el monasterio San Pablo en Capitán Sarmiento, provincia de Buenos Aires.

El primer partido que se considera como “oficial” se jugó el 5 de agosto de 1900 en la Capital Federal. En esta exhibición se constituye el primer equipo con el nombre de “Buenos Aires Hurling Club”. La afición y el entusiasmo entre la colectividad hizo que fueran naciendo otros equipos, como los llamados Barracas, Palermo y Porteño. La Primera Guerra Mundial, a partir de 1914, provocó que la actividad decayera, principalmente por la imposibilidad de importar los palos (hurleys).

En 1920 un entusiasta grupo de jóvenes retomó la actividad y se creó el primer campeonato que, ya en 1921, se comenzó a jugar en el club Singer, ubicado en la esquina de las calles Beauchef y J.B. Alberdi, a solo cuatro cuadras del actual parque Rivadavia en Caballito, en la Capital Federal. Debido a la cantidad de equipos y público asistente, el 11 de agosto de 1922 fue necesario mudar la cancha y se alquiló un terreno al Banco de la Nación Argentina en la calle Carrasco al 400 en el barrio Vélez Sarsfield de Capital Federal.

Un 27 de agosto, en una asamblea de delegados de los distintos equipos se decidió fundar la Federación Argentina de Hurling, haciendo el 15 de octubre del mismo año, la inauguración. Ese año el equipo “Wanderers salió campeón, siendo segundos los “Capilla Boys”. Dos años después, nuevamente debían mudarse. El 13 de julio de 1924 se inauguro una nueva sede en la calle Santo Tomé al 4100, en la intersección con Sanabria en el barrio de Villa Devoto. El partido inaugural fue entre los Capilla Boys y Saint Patrick’s Alumni.

Algunos de los Clubes que practicaban hurling durante estos años en la federación fueron: Buenos Aires hurling Club, Mercedes, Wanderers, Bearna Baoghail, La Plata Gaels, Almirante Brown, Capilla Boys, Saint Patrick’s Alumni, Saint Patrick’s Mercedes, Fahy Boys, St. Pauls, Irish Argentines, Juniors, New Lads, Santos Lugares, Club Nacional y Belgrano.

Toda la década siguiente fue muy intensa, con muchos partidos y muchos adeptos, pero con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, se hizo imposible importar palos. En esta segunda ocasión, el hurling desapareció completamente. Muchos se retiraron, pero un grupo siguió trabajando por la institución. Así que el 30 de mayo de 1946, se decidió abandonar la denominación de Federación Argentina de Hurling para llamarse Hurling Club. Muchos de los ex jugadores de hurling, comenzaron a jugar al hockey sobre césped. La práctica del hurling les brindó a estos jugadores destrezas pocas veces superadas en el ámbito del hockey sobre césped. Los años siguientes, el Hurling Club logró una trayectoria muy destacada dentro de los equipos nacionales. En 1949, Hurling logró ganar el Campeonato Nacional de manera invicta. Lo mismo sucedió en 1951, cuando volvió a ser campeón. La mayoría de estos jugadores se iniciaron en el hurling como deporte.

El Hurling Club, compró a fines de 1945 unos terrenos en Hurlingham, y el 25 de mayo de 1948 se hizo la gran inauguración de esta nueva sede. En 1960, se jugaron algunos partidos amistosos con los Christian Brothers y descendientes de irlandeses del club. En los 80, recibieron la visita del equipo de Hurling de Aer Lingus. En enero de 2002 los All Stars, realizaron ante muchos espectadores un partido de exhibición. Los All Stars están conformados por los mejores jugadores de hurling de la actual temporada y los mejores de la temporada anterior. En enero del 2002 los All Stars hicieron un maravilloso partido, destacándose las figuras de los dos arqueros: Brendan Cummins y Damien Fitzgerald.

Llegando a nuestros días, en febrero de 2009, se realizó un Summer Camps, coordinado y supervisado directamente por la GAA (Gaelic Athletic Association), contando con la presencia de George O´Connor (Wexford) y de Jame Devine (Waterford). En la semana que duró el Summer Camp los entrenadores fueron capacitados y participaron de la actividad más de 120 chicas y chicos entre 8 y 14 años. Durante todo el 2009 se programaron encuentros en donde se enseñó, se entrenó y se jugó al hurling. Para los meses de verano estuvieron previstos encuentros de este tipo casi todos los fines de semana, incluyendo la práctica del Gaelic Football.

Con motivo del XXXVIII Encuentro argentino-irlandés que tuvo lugar en el monasterio de San Pablo de Capitán Sarmiento, los equipos del Hurling Club celebraron un partido exhibición, realizando un "entrenamiento abierto" para toda la comunidad. Por último, en el mes de diciembre, volvieron los All Stars, para hacer un partido exhibición, donde se pudo ver en Argentina el mejor hurling del mundo. El 12 de diciembre, previo al partido de los All Stars, también hubo actividades y partidos para los infantiles y los juveniles del Hurling Club.

Tras casi 70 años, el Hurling Club vuelve a practicar este deporte. No siendo competitivo, de momento, se orienta a la promoción y formación de nuevos jóvenes participantes. Mediante el Hurling Club, Argentina busca desarrollar este deporte con los mismos valores, principios y objetivos didácticos y formativos como lo tienen el Rugby y el hockey sobre césped en Argentina.

  1. «La pasión en Irlanda y la curiosidad en Argentina».