Impuesto de utilidades

El Impuesto de utilidades (oficialmente llamado Contribución sobre las utilidades de la riqueza mobiliaria) fue un impuesto existente en España entre 1900 y 1957 que gravaba los rendimientos del capital y del trabajo. Fue creado por la Ley de Presupuesto de 1900.[1]

Existían tres tipos:

  • Tarifa 1ª: Utilidades procedentes del trabajo personal.
  • Tarifa 2ª: Utilidades procedentes del capital (intereses, dividendos...)
  • Tarifa 3ª: Utilidades procedentes del trabajo juntamente con el capital en el ejercicio de industrial.[2]

ReferenciasEditar

  1. García Ruipérez, Mariano (2008). Manual de hacienda para archiveros municipales. Ediciones Tres Fronteras. p. 32. 
  2. Pelaz López, José-Vidal (2000). «Registradores, recaudadores y notarios. Fuentes para la historia de la empresa periodística en España» (pdf). Investigaciones históricas: Época moderna y contemporánea (20): 169-182. Consultado el 4 de junio de 2013.