Abrir menú principal

Infantería motorizada

infantería transportada en vehículos sin blindaje
Infanería motorizada de Estonia.
Un Snow Trac patrullando en Noruega durante la Guerra Fría (1975).

En los países miembros de la OTAN y la mayoría de países occidentales, la infantería motorizada es aquella infantería que es transportada en camiones u otros vehículos sin blindaje. Se distingue de la infantería mecanizada, que es transportada en transportes blindados de personal (TBP) o vehículos de combate de infantería (VCI).

En Rusia y la ex Unión Soviética, la palabra motostrelki (Мотострелки en ruso) es empleada para describir a la infantería mecanizada; durante la Guerra de Corea, este uso prevaleció en todos los países del Pacto de Varsovia.

CaracterísticasEditar

La motorización de la infantería es el primer paso hacia la mecanización de un ejército. Los camiones civiles se adaptan rápidamente para transportar soldados, remolcar cañones o transportar equipos y suministros. Esto es un gran incremento de la movilidad estratégica de las unidades de infantería, que de lo contrario tendrían que marchar o utilizar ferrocarriles. En la práctica, los ejércitos encontraron que es ventajoso desarrollar camiones según especificaciones militares, tales como los de tracción a todas las ruedas, para tener vehículos que funcionen fiablemente en todo tipo de clima y terreno.

La motorización no ofrece una ventaja táctica directa en los enfrentamientos de pequeñas unidades, porque los camiones y vehículos todoterreno son vulnerables a los disparos de artillería y armas ligeras. Sin embargo, en grandes batallas, la infantería motorizada tiene la ventaja de su movilidad, permitiéndole dirigirse rápidamente a los sectores críticos del campo de batalla y tener una mejor respuesta a los movimientos del enemigo, así como la habilidad de rodearlo.

La desventaja de la motorización es que la formación necesita muchos vehículos y suministros de combustible para ser eficaz.

HistoriaEditar

En el período de entreguerras, los británicos crearon la Fuerza Mecanizada Experimental para probar las capacidades de las unidades mecanizadas de todas las ramas de las Fuerzas Armadas, incluyendo a la infantería motorizada ("Batallones Motorizados").

La ventaja de la velocidad de la infantería motorizada fue importante en la Segunda Guerra Mundial para el Blitzkrieg alemán. Aunque no era más robusta que la infantería marchando, su incrementada velocidad fue decisiva en la estategia del Blitzkrieg porque le permitía seguir a las formaciones Panzer y defender sus flancos. No obstante, la economía alemana no tenía la verdadera capacidad como para motorizar debidamente a las unidades alemanas que lo ocupaban (la economía alemana, además de ser bloqueada, sufría de una enorme burocracia y de que solo fue realmente revitalizada hasta la llegada de Albert Speer, pero para ese entonces el ejército alemán solo se encontraba retrocediendo). A pesar de las obvias ventajas de la motorización, la mayoría de países solamente optaron por una motorización parcial de su infantería debido a los costos e implicaciones logísticas de desplegar tantos vehículos.[cita requerida] Incluso los grandes ejércitos eran afectados por aquellos factores. El grueso de la infantería alemana y soviética seguía marchando, mientras que las divisiones estadounidenses de infantería podían, en caso de necesidad, redirigir las actividades de suficientes camiones para motorizar un regimiento de infantería. Igualmente, las divisiones de infantería del Reino Unido y sus colonias podían motorizar unidades subordinadas elegidas, pero la infantería avanzaba a pie en la mayoría de casos.

Actualmente en el mundo de la posGuerra Fría, la motorización de la infantería se está volviendo más popular desde que las operaciones para mantener la paz son más frecuentes y los soldados actúan casi como unidades policiales. Además hay una tendencia en la infantería motorizada de emplear vehículos blindados MRAP, debido a la guerrilla y al terrorismo en Irak.[cita requerida]

Véase tambiénEditar