Abrir menú principal

Un informe comercial, también conocido como «informe crediticio», «informe de riesgo comercial», «informe de antecedentes comerciales» «informe de riesgo crediticio» o «investigación de crédito», es un reporte sobre una persona física o jurídica referido a su desempeño comercial y financiero y al cumplimiento de sus obligaciones en estas áreas, junto con la información necesaria para la correcta identificación de la persona o entidad en cuestión.

Los informes comerciales son solicitados regularmente por bancos y empresas y personas dadoras de crédito en general, como elemento que les ayuda en la decisión de denegar u otorgar crédito y, en este último caso, definir las garantías a exigir y los límites del mismo. No obstante, esta función tradicional del informe comercial como paso previo a la evaluación de un negocio crediticio se ha ampliado considerablemente, pudiendo actualmente mencionarse numerosas utilidades para las que se requieren estos informes, como por ejemplo:

  • La localización de deudores, de activos o situaciones jurídicas que éstos pudieran poseer, de interés para el acreedor a fin de ejercer sus derechos como causas judiciales, concursos o quiebras, o ejecuciones en su contra.
  • Obtener información de una persona o empresa en el marco de un concurso de antecedentes, ya sea para un puesto académico, posición laboral, licitación o proceso similar en el que es legítimo interés de quien lo convoca conocer los antecedentes de los postulantes.
  • Refiriéndose a la República Argentina, Pablo Palazzi escribe que “En tribunales se los suele usar como fuente de recursos de investigación, para corroborar la veracidad de otros datos, sobre todo en procesos penales.” (PALAZZI, PABLO, Astrea, 2007, “Informes Comerciales”, nota al pié de pag. 68).
  • Celebración de un contrato, no necesariamente de crédito, como por ejemplo un arrendamiento, o el establecimiento de una relación comercial (proveedores, socios, distribuidores, etcétera).

La capacidad de un informe comercial para analizar la solvencia económica real de una persona o compañía depende directamente de la información proporcionada y es generalmente reconocido que no pueden actuar como únicos predictores del comportamiento crediticio.

Fuentes de la informaciónEditar

Bajo la denominación de informe comercial existe una amplia variedad de reportes con diversos alcances, pudiendo distinguirse a grandes rasgos, por un lado, aquellos que se limitan a identificar eventualmente aspectos negativos (quiebras, cheques rechazados), y por el otro, los que adicionalmente incluyen información de signo positivo, como ser, la titularidad de bienes inmuebles, automotores o participaciones en compañías. La información contenida en un informe comercial es obtenida de distintos bancos de datos compilados o accedidos por las empresas que los proveen. Puede distinguirse aquella información proveniente de fuentes de acceso público, de aquella que se origina en los registros privados de empresas o Bancos adheridos a centrales de información crediticia. Dentro de las fuentes de acceso público, suelen comprenderse los diarios oficiales de publicaciones legales y judiciales y la información de causas judiciales o administrativas. Como parte de la información privada que Bancos y empresas proveen a centrales de información crediticia, se hallan los antecedentes de cumplimiento en el pago de tarjetas de crédito, créditos otorgados por Bancos, historial de pago en empresas de servicios públicos, y otros.

Legislación sobre informes comercialesEditar

La mayoría de los países occidentales han dictado leyes que regulan la provisión de informes comerciales, en general como parte de la legislación sobre protección de información personal. Puede interpretarse que el objetivo de esta legislación es compatibilizar el derecho a la libre circulación de la información y la necesidad de información para el tráfico económico, por un lado, con las legítimas expectativas de privacidad de las personas, por el otro. Como regla general, las leyes que regulan la materia reconocen el derecho de las personas de acceder a la información que se mantiene sobre ellas, exigir la modificación de los errores que hubiere y solicitar su actualización en caso de ser necesario. Asimismo, se establecen límites al tiempo durante el cual pueden mantenerse las informaciones negativas.

En la República Argentina, se aplica la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales.

En Chile, rige la Ley 19.628 de Protección de la Vida Privada.

En España rige la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal de España (LOPD - Ley Orgánica 15/1999), en especial su artículo 29 que regula la prestación de servicios de información sobre solvencia patrimonial y crédito.

En los Estados Unidos se encuentra vigente la Fair Credit Reporting Act (traducida al español como Ley de Informe Imparcial de Crédito). Según está, los consumidores tienen derecho a un informe gratuito por año sobre su propia persona, el que puede solicitarse en el sitio AnnualCreditReport.com. Las tres grandes compañías que proveen estos informes por un precio (“credit reporting agencies”) son Equifax, Experian y TransUnion.

En Uruguay rige la Ley 18.331 de Protección de Datos Personales y acción de "Habeas Data."

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar

Proveedores de informes comerciales en el mundo