Isabel Picenardi

beata servita italiana

Isabel Picenardi (Mantua, c. 1428-19 de febrero de 1468), también conocida como Isabel de Mantua, fue una terciaria italiana miembro de la orden de los Siervos de María venerada como beata en la Iglesia católica. El papa Pío VII aprobó su culto, como culto inmemorial, el 20 de noviembre de 1804.[1]

Beata Isabel Picenardi
Información personal
Nacimiento c. 1428
Mantua, Italia
Fallecimiento 19 de febrero de 1468
Mantua, Italia
Orden religiosa Orden de los Servitas Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Leonardo Picenardi y Paola Nuvoloni
Información profesional
Información religiosa
Beatificación Reconocimiento del culto inmemorial por Pío VII, 20 de noviembre de 1804
Canonización venerable Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 19 de noviembre
Atributos Se la representa vestida con el hábito servita y con lirios en las manos.[1]
Venerada en Iglesia católica
Santuario Iglesia parroquial de Torre de' Picenardi

BiografíaEditar

Isabel Picenardi nació en Mantua entre el 1428 y el 1430, en el seno de una familia de la nobleza. Sus padres eran Leonardo Picenardi y Paola Nuvoloni. Esta murió cuando Isabel era aún muy joven. Influenciada por el testimonio de los Siervos de María, quienes vivían cerca de su casa, en el convento de San Bernabé de Mantua, la muchacha se hizo terciaria servita (o mantelada, como eran conocidos),[2]​ a los 20 años de edad. viviendo como una consagrada pero desde las realidades seculares.[3]

Al morir su padre, Isabel se dedicó a una vida de soledad en la casa de su hermana, Orsina Picenardi, en una celda reservada solo para ella. Solo salía para recibir la Eucaristía a la iglesia de San Bernabé. Entre los aspectos más sobresalientes de su personalidad se encontraban su devoción a la Virgen María y su entrega a la oración y a la penitencia. Su estilo de vida llamaba la atención de muchos mantuanos que acudían a ella para que orara por sus necesidades.[3]

Isabel murió el 19 de febrero de 1468; al preparar el cuerpo se vio que llevaba cilicio y una rugosa faja penitencial. Fue sepultada en la tumba de la familia en San Bernabé.[3]

CultoEditar

Luego de la muerte de Isabel, eran muchos los que acudían a su tumba por su fama de santidad. Sus devotos la hacen artífice de la salvación de una niña caída en el lago y que había permanecido media hora bajo el agua. Sus restos fueron trasladados a la iglesia del noble oratorio del castillo de Torre de' Picenardi, en la región de Cremona. Más tarde fueron depositados en la iglesia parroquial del lugar, donde su fama de santa se extendió, al punto de que el papa Pío VII, el 20 de noviembre de 1804, aprobó su culto inmemorial.[3]

La Orden de los Siervos de María y las diócesis de Mantua y Cremona, celebran su fiesta con el rango de memoria obligatoria el día 19 de febrero.[4][5]

ReferenciasEditar

  1. a b Borelli, Antonio. «Beata Elisabetta di Mantova (Bartolomea Picenardi) Vergine». Santi e beati (en italiano). Consultado el 19 de febrero de 2016. 
  2. «Beata Isabel Picenardi, virgen». El testigo fiel. Archivado desde el original el 2 de marzo de 2016. Consultado el 19 de febrero de 2016. 
  3. a b c d «Beata Isabel Picenardi». Aleteia. Consultado el 19 de febrero de 2016. 
  4. «Beata Isabel Picenardi. virgen». Servi di Maria. Archivado desde el original el 25 de febrero de 2016. Consultado el 19 de febrero de 2016. 
  5. «19 de Fevereiro - Bem-aventurada Isabel Picenardi». Servitas Brasil (en portugués). Consultado el 19 de febrero de 2016.