Abrir menú principal

José Nicolás de Azara (Mengs)

cuadro de Anton Raphael Mengs

El Retrato de José Nicolás de Azara es una pintura al óleo sobre tabla de chopo, de estilo neoclásico, realizada en 1774 por Anton Raphael Mengs, que forma parte desde 2012 de la colección del Museo del Prado.

José Nicolás de Azara
Jose Nicolas de Azara 2.jpg
Autor Anton Raphael Mengs, 1774
Técnica Óleo sobre tabla de chopo
Estilo Neoclasicismo
Tamaño 77 cm × 61,5 cm
Localización Museo del Prado, Bandera de la Ciudad de Madrid Madrid, EspañaFlag of Spain.svg España

Aunque la pinacoteca poseía ya un amplio conjunto de pinturas del artista de Aussig (veintisiete), compuesto en su mayor parte precisamente por retratos (el resto son cuatro cuadros de temática religiosa, uno de ellos de atribución dudosa,[nota 1]​ y un par de bocetos del mismo carácter), casi todos ellos eran retratos oficiales de miembros de la familia real, salvo un Autorretrato y el de El padre jesuita Francesco Pepe, también de reciente adquisición (2005),[nota 2]​ por lo que la incorporación del presente retrato, «uno de los más impresionantes creados por Mengs en los últimos años de su vida»,[1]​ supone un importante enriquecimiento al añadir una obra de carácter más íntimo y personal.

Índice

DescripciónEditar

La obra fue realizada en Florencia, entre finales de 1773 y principios de 1774. Una inscripción en el reverso así lo atestigua: «Mengs à su amigo Azara, en Florencia por enero 1774» (la fecha indicada sería la de su finalización).[1]

Azara encargó grabar este retrato, para lo que eligió a Domenico Cunego, al que el «pintor filósofo» consideraba el mejor grabador que había conocido en Roma. Lo ejecutó en 1781, al buril y a la punta seca, por dibujo preparatorio de Francisco Javier Ramos, artista español pensionado en la ciudad que había estudiado con el propio Mengs. Posteriormente fue grabado, también en Roma, por Jacopo Bossi, en 1784, para ser incluido en el libro Storia delle arti del disegno presso gli antichi, la traducción al italiano de Geschichte der Kunst des Altertums, Historia del arte de la Antigüedad, de Winckelmann, que el historiador y arqueólogo dedicó al propio Azara. Todo ello otorgó una amplia difusión al retrato ya en su época.

ProcedenciaEditar

 
José Nicolás de Azara. Domenico Cunego según Anton Raphael Mengs, 1781. Buril y punta seca.

Tras la muerte del retratado el cuadro permaneció siempre en poder de sus herederos, que entre 1928 y 1976 lo tuvieron depositado en el Museo de Bellas Artes de Zaragoza.[2]​ Finalmente, en noviembre de 2012 se lo adquirió, por ciento ochenta mil euros,[3]​ el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que lo adscribió al Museo del Prado.[4]​ Según declaró Gudrun Maurer, conservadora del Departamento de Pintura del siglo XVIII y Goya, la obra se hallaba en un «estado de conservación exquisito».[5]

NotasEditar

  1. En 2017 se incorporó otro más, San Juan Bautista joven en el desierto, P08259, ingresado con la donación Alzaga.
  2. Hay en la colección otro óleo, de inferior calidad, número de catálogo P06059, en el que aparece representado el pintor, pero se duda de si se trata de un autorretrato o es de mano de otro artista.

ReferenciasEditar

  1. a b (Schröder y Maurer, 2013, p. 12)
  2. Mena Marqués, 2013, p. 46.
  3. Koch, Tommaso (3 de julio de 2013). «El Prado acoge el retrato que Mengs realizó de José Nicolás de Azara». El País. Consultado el 17 de agosto de 2013. 
  4. Schröder y Maurer, 2013, p. 3.
  5. Jorreto, Elena (4 de julio de 2013). «El Prado retrata la amistad de Mengs y Azara, dos ilustrados enamorados del arte». ABC. Consultado el 17 de agosto de 2013. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar