Abrir menú principal
Escenas de la Pasión de Cristo. 1335. Pintura mural al temple pasada a lienzo, 586 x 375 cm. Museo de Navarra, procedente del refectorio de la Catedral de Pamplona.

Juan Oliver fue un pintor de estilo gótico lineal o protogótico activo en Navarra, documentado en un albarán de pago fechado en 1332 como «pintor de Pamplona».[1]​ Se trata, con mucha probabilidad, del mismo Joan Oliver —quizá de origen inglés— al que se encuentra documentado en los archivos de la Curia pontificia trabajando en Aviñón entre 1316 y 1321, en tiempos del papa Juan XXII, como colaborador del tolosano Pierre du Puy (Petrus de Podio) en la decoración del palacio papal.[2]

Tres años después de ser mencionado en la documentación navarra ejecutó la pintura mural del testero del refectorio de la catedral de Pamplona, según la inscripción en letra gótica al pie de la pintura en la que se lee:

ANNO : D(OMI)NI : M:CCC:XXX : EVO DOMINUS: IO(H)AN(N)ES PETRI DE STELLA: ARCHDIACONUS S(AN)C(T)I PETRI DE OSUN: FUIT OPERARIUS E(C)CL(ES)IE B(E)ATE S(ANTCTE) M(ARIAE) PAMPIL(O)N(ENSIS): FEICIT FIEREI ISTUD REFERTORIU(M): ET IOHANNES OLIVERI DEPINXIT ISTUD OPUS. (Año del Señor mil trescientos treinta y cinco. Yo, don Juan Périz de Estella, archidiácono de San Pedro de Usún. Fue encargado de la iglesia de Santa María de Pamplona, hizo hacer este refectorio y Juan Olivier pintó esta obra.)[3]

Dividido el murral en tres cuerpos horizontales y banco a la manera de un retablo en él se representan escenas de la pasión, muerte y resurrección de Cristo —Flagelación y Jesús con la cruz a cuestas en el cuerpo superior, la Crucifixión, con Longinos, Estefatón, las Marías con san Juan y ángeles recogiendo la sangre vertida por Cristo en el central, y el Santo Entierro con la Resurrección en el inferior— con cinco juglares y los escudos del obispo Arnaldo de Barbazán, las casas de Évreux y Foix-Bearne y el arcediano Miguel Sánchez de Asiáin en el banco.[4]​ El conjunto se completa con dos bandas laterales con seis profetas portadores de filacterias en cada una de ellas. También sería suya una cabeza de Cristo en marco ojival localizada originalmente en la escalera de acceso al púlpito del lector del mismo lugar, pasada a lienzo y trasladada al museo a la vez que el gran mural de la Pasión.

El sentido narrativo de las composiciones tanto como la elegante y delicada ejecución de las esbeltas figuras evidencian una estrecha relación con el arte practicado en los talleres de Aviñón —a su vez influidos por la pintura italiana del trecento— y con la miniatura inglesa. En este sentido M.ª del Carmen Lacarra ha señalado la posible utilización como modelos de dibujos procedentes de la Europa septentrional, tanto continental como insular. Concretamente Oliver podría haberse servido para algunas de las cabezas de Cristo de las iluminaciones de las Chronica maiora y Chronica minora de Matthew Paris, monje inglés de la abadía de San Albano, cuyos originales se conservan en el Corpus Christi College de Cambridge,[5]​ y para la figura del rey David entre los profetas de uno de los dibujos a pluma sobre vitela que iluminan un manuscrito del Credo de Jean de Joinville conservado en la Biblioteca Nacional de París, demostrándose el contacto con las corrientes artísticas europeas.[6]

ReferenciasEditar

  1. Azcárate, p. 280.
  2. Castelnuovo, pp. 15 y 19. También Cassagnes-Brouquet, p. 101, quien, al contrario, lo considera español.
  3. Museo de Navarra. La Pasión de Cristo, Ceres, Red digital de colecciones de museos de España.
  4. Azcárate, p. 281.
  5. Lacarra, pp. 67-68.
  6. Lacarra, pp. 68 y 73.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar