Juan de Salas Valdés

Conquistador español del Perú

Juan de Salas Valdés (Salas, Asturias, c. 1525 − Cuzco, 1585; llamado a veces el Viejo o el Factor para distinguirle de parientes homónimos) fue un noble, militar y funcionario español que tomó parte en la conquista del Perú y en el gobierno de este virreinato. Fue factor de la Real Hacienda del Cuzco y alcalde ordinario de esta ciudad, donde edificó la casa hoy llamada de los cuatro bustos, en cuya portada mandó labrar su retrato y los de su mujer, hijo y nuera.

Juan de Salas Valdés
{{{Alt

Mediorrelieve labrado en el dintel de la
Casa de los cuatro bustos (Cusco)

Escudo de Armas de Felipe II a Carlos II.svg
Factor de la Real Hacienda del Cusco
Monarca Felipe II de España

COA of Cuzco.jpg
Alcalde ordinario del Cusco

Información personal
Apodo El Viejo o el Factor
Nacimiento c. 1525
Concejo de Salas, Asturias
Fallecimiento 1585
Cusco, Virreinato del Perú
Residencia Casa de los cuatro bustos, Cusco
Nacionalidad Española
Religión Catolicismo
Familia
Cónyuge Usenda de Bazán y Tordoya
Hijos Mariana de Chaves y Valdés
Leonor de Tordoya y Bazán
Blanca de Salas
Fernando de Valdés y Bazán
Usenda de Valdés
Juan de Salas Valdés
Familiares Fernando de Valdés y Salas (tío)
Información profesional
Ocupación Militar, conquistador, factor, encomendero y regidor
Años activo 1543-1585

Origen familiarEditar

De antiguo e hidalgo linaje del principado de Asturias, nació en el concejo de Salas en el primer tercio del siglo XVI.[1][2]

Aunque su filiación exacta no está clara, descendía con seguridad —quizá por línea ilegítima— de los señores de la torre y palacio de los Valdés de la villa de Salas, vetusto solar de su linaje que después se sucedió en los marqueses de Mirallo y de Valdunquillo.

Filiación tradicionalEditar

La literatura genealógica le tiene por hermano del arzobispo de Sevilla Fernando de Valdés y Salas, inquisidor general, presidente del Consejo de Castilla y fundador de la Universidad de Oviedo. La atribución de este parentesco se remonta a Luis de Valdés, en el primer tercio del siglo XVII.[nota 1]

Según esta filiación, que dan por buena Guillermo Lohmann y el P. Patac, fue hijo natural de Juan Fernández de Salas (o de Valdés), señor de la dicha torre, que sirvió a los Reyes Católicos y murió en 1500.[4][5]​ Habría nacido entonces en la última década del siglo XV, fruto de la relación que tuvo su padre, siendo viudo, con Urraca Menéndez de Cangas, su manceba.

Según Méndez Silva (a quien siguen Trelles y el P. Patac), Juan de Salas tuvo tres hermanos enteros: dos hembras, que casaron con solariegos asturianos,[nota 2]​ y un varón llamado Fernando de Salas y Valdés, que fue colegial del Mayor de San Bartolomé de Salamanca, oidor de las Reales Chancillerías de Granada y Valladolid y consejero de Indias.[5][7][8]

Y tuvo además ocho hermanos consanguíneos, nacidos del matrimonio de su padre con Mencía de Valdés (o de Llano y Valdés), señora del coto de Mirallo en el concejo de Tineo y de la casa de Llano sita en la plaza de la villa de Cangas de Tineo. Entre estos, destacaron dos:

Crítica y conjeturasEditar

La filiación expuesta plantea un grave problema de cronología. Para que Juan de Salas hubiera sido hijo de Juan Fernández, habría que adelantar unos treinta y cinco años su fecha de nacimiento estimada: de c.1525 a c.1490. Y más de cuarenta para que fuera, como le quiere Riva Agüero,[9]​ hermano entero y legítimo del inquisidor Valdés.

A esta dificultad se suma que Juan de Salas Valdés no figura entre los parientes del arzobispo beneficiados por el famoso «reparto» de sus dineros, mientras que las dos señoras a las que se tiene por hermanas enteras suyas, hijas naturales de Juan Fernández de Salas, sí aparecen entre los favorecidos, como «hermanas de su señoría ilustrísima».[nota 2]

El testimonio de la heráldica nos inclina a descartar también que el Factor fuera hijo de don Fernando o de alguno de sus hermanos enteros. Ciertamente, las armas que mandó labrar en la portada de su casa (cuartelado de Salas, Valdés, Doña Palla y Doriga) se parecen mucho a las del inquisidor (cuartelado de Salas, Valdés, Llano y Doña Palla), pero la omisión del cuartel de Llano parece indicar que no era descendiente de Mencía de Llano y Valdés, la madre del arzobispo. Las armerías que eligió se limitan a la ascendencia paterna y materna de Juan Fernández de Salas.[nota 3]

Atendiendo al tiempo en que vivió, Juan de Salas Valdés pudo ser nieto (o biznieto) de Juan Fernández, o de un hermano suyo. Pero no deja de ser chocante que al componer su escudo hiciera ostentación de los blasones de cuatro linajes de un abuelo y evitara en cambio manifestar su ascendencia materna y la paterno-materna. Este ocultamiento nos lleva a pensar en una disparidad de rango social entre sus costados y en un posible origen espurio.

Y viene aquí a mano el hecho bien estudiado de que entre los Valdés de Salas hubo por entonces bastantes casos de clérigos que tuvieron prole sacrílega.[nota 4]

Servicio a la Corona en el PerúEditar

Juan de Salas Valdés pasó al Perú en 1543, siendo muy mozo, en el séquito del virrey Blasco Núñez Vela. Aquí tendría sobrada ocasión de mostrar su brío militar al servicio del Emperador, pues por entonces se libraban a la vez dos empeñadas guerras: la de conquista de este reino y otra civil entre los conquistadores. Hizo sus primeras armas sofocando la rebelión de los encomenderos que encabezaba Gonzalo Pizarro, y después sirvió en diversos destinos militares.[1]

Para recompensar su actuación en la guerra de los encomenderos, se le hizo merced del oficio de intendente de los Reales Quintos,[16]​ lo que dio principio a su exitosa carrera funcionarial al servicio de la Real Hacienda. Después fue durante bastantes años factor de la ciudad y corregimiento del Cuzco, cargo importante y lucrativo de la administración indiana.[4][17][18]

También en premio de sus servicios, recibió varias encomiendas o repartimientos de indios. Consta que en 1559 poseía una en Taraco que le había sido concedida por tres vidas, es decir: que se había de suceder en su familia por dos generaciones más.[19]

Estuvo muy vinculado al cabildo del Cuzco, cuyos cargos eran por entonces cadañeros (de duración anual). Dos veces fue elegido alcalde ordinario: en 1559 y en 1567;[19][20]​ también figura como regidor en 1560 y 1564,[19]​ y en 1572 era procurador mayor de la ciudad.[1]​ Después de sus días, en los años 1583 y 1587 volvió a ser elegido alcalde un Juan de Salas, que sería algún pariente suyo.[21]

Entre 1571 y 1572 alcanzó el cénit de su influencia local como hombre de confianza en el Cusco del virrey Francisco de Toledo, quien le nombró secretario suyo.[1]

Edificó en la repetida ciudad la casa hoy llamada de los cuatro bustos, en cuya portada mandó labrar su retrato y los de su mujer, su hijo Fernando y su nuera, así como un escudo cuartelado con las armas de Salas, Valdés, Doña Palla y Doriga.

Falleció en el Cusco en 1585,[1]​ habiendo fundado mayorazgo en favor de su primogénito.

Matrimonio y descendenciaEditar

Juan de Salas Valdés contrajo matrimonio en el Cuzco hacia 1560 con Usenda de Bazán y Tordoya, una joven criolla de origen extremeño. Ambos fueron enterrados en la capilla que fundaron y dotaron, colateral del lado del evangelio, en la iglesia conventual de San Agustín de dicha ciudad.[9]​ El retrato de esta señora es el primero de los que se ven labrados en el dintel de la casa de los cuatro bustos. Era hija del capitán Gómez de Tordoya y Vargas y de María de Chaves, su mujer, naturales ambos de Salvatierra de los Barros.[17]​ El suegro fue un destacado conquistador del Perú y combatió del lado realista en la guerra contra los almagristas. Murió en la batalla de Chupas (1542), donde se hallaba a las órdenes del gobernador Vaca de Castro.[4]


Portada de la casa de los cuatro bustos, sita en la calle San Agustín de la ciudad del Cusco. Las cuatro efigies labradas en el dintel corresponden (de izquierda a derecha) a Usenda de Bazán y Tordoya y a su marido, Juan de Salas Valdés; al hijo de ambos, Fernando de Valdés y Bazán, y a la mujer de este: Leonor de Tordoya, que era sobrina nieta de su suegra, la retratada en primer lugar. El escudo, cuartelado, ostenta las armas de Salas, Valdés, Doña Palla y Doriga.


Tuvieron seis hijos:[22]

  1. Mariana de Chaves y Valdés, nacida en el Cuzco. Tuvo por marido a Francisco de Loaysa, de igual naturaleza, capitán de Infantería, que también fue alcalde de dicha ciudad y de la de los Reyes. Hijo del conquistador Alonso de Loaysa, natural de Trujillo (Extremadura), y de María de Ayala y Castilla, que lo era de Sevilla, hija a su vez de Lorenzo Mejía de Figueroa, a quien Gonzalo Pizarro mandó decapitar, y de Inés Peraza de Ayala, que pasaron al Perú en 1542.[17]​ Procrearon a
    1. Francisco de Loaysa y Castilla, nacido en el Cuzco hacia 1594. Fue caballero de la Orden de Santiago desde 1622,[17]​ y familiar del Santo Oficio de la Inquisición del Perú. Casó en La Plata hacia 1636 con Luisa de Zárate y Maldonado, que era hermana entera de Lorenza de Zárate y Recalde, la mujer de su primo Alejo de Valdés y Bazán (el mayorazgo de la casa, a quien citaremos más abajo). Hija de Diego de Irarrazábal Andía y Zárate (o de Zárate Andía e Irarrazábal), caballero de Calatrava, natural de Santiago de Chile, y de Leonor Maldonado de Amaya, su mujer, que lo era del Cuzco; sobrina carnal del maestre de campo Francisco de Andía Irarrazábal y Zárate, I marqués de Valparaíso, I vizconde de Santa Clara de Avedillo, capitán general de Chile, de las Canarias y de Galicia, virrey de Navarra y de Sicilia, trece de la Orden de Santiago, señor de las casas de Andía en la villa de Tolosa e Irarrazábal en la de Deva, ambas en Guipúzcoa; nieta de Francisco González de Andía Irarrazábal y Aguirre (o de Irarrazábal y Andía), señor de la villa de Santa Clara de Avedillo y de dichas casas, conquistador de Chile, paje y gentilhombre de boca del rey Felipe II, natural de Deva, y de otra Lorenza de Zárate y Recalde, que lo era de Sevilla, y materna de Juan Álvarez Maldonado, gobernador de la Nueva Andalucía, y de Ana Cornejo, naturales de Salamanca.[4][23]​ Con posteridad. Su hijo Diego de Loaysa fue caballero de Alcántara.[22]
    2. Usenda de Loaysa y Bazán, natural del Cuzco y que casó tres veces. La primera en 1624 con Diego de Vargas Carvajal, caballero de Alcántara, corregidor de Moquegua y de Cabanillas, teniente general del presidio y fuertes del Callao, quien a raíz del casamiento se avecindó en el Cuzco, donde murió sin prole poco después, y fue enterrado en la sepultura de los Loaysas. Hijo del extremeño Alonso de Vargas Carvajal, señor de Valero, caballero del mismo hábito, natural de Plasencia, que fue alcalde de la ciudad de Lima, gobernador y capitán general interino de la de Cartagena de Indias y almirante en la guerra contra el corsario Hawkins, y de María de Ribera y Dávalos, su segunda mujer, que de un marido anterior hubo vastas encomiendas en Arica y Tarapacá. Usenda de Loaysa contrajo segundas nupcias en 1628 con el calatravo Álvaro de Cervantes y Carranza, y su tercer marido, desde 1639, fue el santiaguista Diego Gómez de Sandoval. Pero de ninguno de ellos tuvo descendencia.[4][9]

  2. Leonor de Tordoya y Bazán, que nació en la ciudad del Cuzco hacia 1565 y testó en la de Plasencia (Extremadura) el 30 de agosto de 1631, ante Diego López de Hinojosa.[24]​ Casó con el hidalgo extremeño Luis Paniagua de Trejo (o Trejo Paniagua de Loaysa), natural de Plasencia, que fue tío carnal del cardenal Trejo y Paniagua, presidente del Consejo de Castilla. Luis tuvo por hermanos, entre otros, a Francisca de Sande y Paniagua, la madre del cardenal, y a Gabriel Paniagua de Loaysa, II señor de la villa de Santa Cruz, caballero de Calatrava, natural de Plasencia y vecino de La Paz, que por matrimonio fue muy hacendado en la provincia de los Carangas y de quien provinieron los marqueses de Santa Cruz de Paniagua. Hijos los tres del capitán Pedro Fernández Paniagua, destacado conquistador del Perú, natural también de Plasencia, y de María de Trejo su mujer, de los señores de Grimaldo.[25]​ Estos cónyuges residieron unos años en el Cuzco, donde nacieron sus tres hijos, pero en 1596 pasaron a España.[26]​ Se avecindaron en Plasencia y su prole quedó arraigada en la península. Padres de
    1. Pedro Paniagua de Valdés, que sucedió en la casa paterna. Casó en Trujillo con María de Contreras Portocarrero, con prole.
    2. Usenda de Trejo Paniagua de Loaysa, que casó en 1611 con Jerónimo de Zúñiga Piñán Carrillo y Melgarejo, señor de Valparaíso de Abajo en tierra de Huete, caballero de Calatrava, natural de Madrid, hijo mayor de Jerónimo Piñán de Zúñiga, corregidor de las ciudades de Plasencia, Huete y Cuenca, y de Inés Carrillo de Alarcón, su mujer.[27]​ Con prole.
    3. Y María de Trejo y Paniagua, que casó con su tío el oidor Juan de Salas y Valdés, hermano de su madre, a quien se filiará más abajo.[25]

  3. Blanca de Salas casó con Gaspar de Loaysa, que era hermano de su cuñado Francisco (el marido de Mariana, arriba meritado), hijo también de Alonso de Loaysa y de María de Ayala y Castilla. Fueron padres de Juan de Loaysa y de Lorenzo de Loaysa, caballero de Santiago.[28]
  4. Fernando de Valdés y Bazán, que nació en el Cusco hacia 1575 y como primogénito sucedió en la casa de su padre. Casó con Leonor de Tordoya, su sobrina segunda, de igual naturaleza, hija de Gómez Julio de Tordoya y Ojeda, familiar del Santo Oficio, y de Mayor Palomino de Riberos, su mujer, naturales también del Cusco; nieta del capitán Juan Julio de Ojeda y de otra Leonor de Tordoya, nacida en Valverde de Leganés (Extremadura) y que era hermana de Usenda de Bazán, la madre de su marido.[4]​ Padres de
    1. Mayor de Bazán y Valdés, natural del Cuzco, donde casó en 1622 con Nicolás Dávalos de Ribera y Figueroa, corregidor de Aymaraes, regidor perpetuo de la ciudad de Lima, poseedor del mayorazgo de los Dávalos y encomendero de Hurin-Ica (en tercera y última vida). Hijo y sucesor de Juan Dávalos de Ribera, segundo poseedor de dicha encomienda, caballero de Calatrava, poeta elogiado por Cervantes y amigo suyo, general del puerto del Callao, alcalde de Lima, corregidor de Cañete, y de Leonor de Figueroa y Santillán, su mujer, nacida en Lima; nieto del conquistador Nicolás de Ribera el Viejo, uno de los Trece de la Fama, natural de Olvera, y de Elvira Dávalos y Solier, que lo era de La Española, fundadora del mayorazgo, y materno del licenciado Hernando de Santillán y Figueroa, oidor de la Audiencia de Lima y presidente de la de Quito, que después de viudo se ordenó in sacris y fue obispo electo de Charcas, y de Ana Dávila, naturales ambos de Sevilla. Con dilatada sucesión en el Perú.[4][9]
    2. Alejo de Valdés y Bazán, señor de la casa de Valdés del Cuzco, alcalde ordinario de esta ciudad,[23]​ caballero de la Orden de Calatrava,[29]​ que nació hacia 1607. Este señor y su yerno Lorenzo de Zárate, de quien se hablará en seguida, fueron hallados culpables de la muerte en duelo de Agustín Sarmiento de Sotomayor, vizconde del Portillo, ocurrida en 1652 en el lugar de Arcopunco, arrabal del Cuzco. Condenados solidariamente a indemnizar a la viuda con 40.000 pesos, los dos sufrieron confiscación de sus bienes.[30]​ De resultas se perdió buena parte del patrimonio familiar, y también la casa de los cuatro bustos. Contrajo matrimonio en Potosí, año de 1627, con Lorenza de Zárate y Recalde, natural de La Plata, hija de Diego de Irarrazábal Andía y Zárate (o de Zárate Andía e Irarrazábal), caballero también de Calatrava, natural de Santiago de Chile, y de Leonor Maldonado de Amaya, su mujer, que lo era del Cuzco, y sobrina carnal del I marqués de Valparaíso. Esta señora era hermana de Luisa de Zárate, arriba citada como mujer de Francisco de Loaysa, donde se expuso con detalle su filiación.[4][23]​ Tuvieron por hijos a
      1. Juan de Salas Valdés y Zárate, por quien siguió el mayorazgo, ya muy esquilmado.[22]
      2. Y Leonor de Valdés y Zárate, natural del Cuzco, que murió bajo testamento hecho en Lima el 30 de julio de 1679 ante Pedro Pérez Landero. Casó con Lorenzo de Zárate y Castilla, su deudo, natural de la entonces villa de San Clemente de Mancera, donde falleció viudo el 4 de agosto de 1684 habiendo otorgado poder para testar. Hijo de Pedro José de Zárate y Verdugo, caballero de Santiago (1643), capitán de arcabuceros de la Guarda del Reino del Perú, natural de Lima, y de Francisca Osorio de Castilla y Barba; sobrino carnal de Alonso de Zárate y Verdugo, caballero de Calatrava y alcalde del crimen de Lima; nieto de Lorenzo de Zárate y Solier, caballero de Alcántara, capitán de la misma Guarda, y de Inés Verdugo y Bravo de Lagunas, naturales de Lima, y materno de Luis Osorio de Castilla. Con sucesión en los Zárate limeños, marqueses de Montemira y condes del Valle de Oselle.[23]

  5. Usenda de Valdés, nacida en el Cusco, quien —al final de su vida y por muerte de su nieto Francisco de Valdés y Montalvo— sucedió en un mayorazgo con asiento en Madrid que habían fundado Antonio de Salas Valdés (su yerno y deudo) y Mariana de Montalvo (su hija), padres de dicho Francisco. Contrajo matrimonio en su ciudad natal con el español Juan de Montalvo y Olivera, natural y regidor perpetuo de la villa de Olmedo, que había pasado al Perú para acompañar a su tío fray Gregorio de Montalvo, obispo del Yucatán y del Cuzco, pero después regresó con su mujer a Olmedo, donde poseyó la casa y mayorazgo de su familia. Fue hijo y sucesor de Diego García de Montalvo y Olivera, hermano de dicho obispo, vecino y regidor de Olmedo, donde finó en 1599, y de Juana de Montalvo, su mujer; nieto de otro Juan de Montalvo, vecino y regidor de Coca, y de Angelina de Olivera y Contreras, y materno del licenciado Ruy Pérez, alcalde mayor del duque de Alburquerque don Beltrán de la Cueva, y de Inés de Orozco y Montalvo.[31]​ Tuvieron tres hijos:
    1. Diego de Montalvo y Valdés, natural del Cuzco, que sucedió en los vínculos de sus padres y falleció en Olmedo bajo testamento otorgado en esta villa el 30 de diciembre de 1627 a fe de Agustín de Oro. Mandaba ser enterrado en la capilla mayor de la iglesia de San Andrés, en el sepulcro que allí tenía de su padre. Casó con María Antonia de Ortega Salazar y Ulloa, natural de Palencia y bautizada en San Miguel el 16 de septiembre de 1603, hija de Antonio de Ortega y Ulloa, natural y vecino de Palencia, y de María Fernández de Salazar y Villegas, nacida en Palenzuela, de los señores de Ciadoncha.[31][32]​ Tuvieron por hijos a
      1. Juan Antonio de Montalvo y Ortega, natural de Olmedo, que vistió el hábito de Santiago en 1632 y poseyó los mayorazgos familiares. Fue casado con Isabel de Salazar y Frías, pero murió sin sucesión.[31][32]
      2. Y Usenda de Montalvo y Ortega, natural de Olmedo, bautizada en San Andrés el 15 de junio de 1628 y que por muerte de su hermano sucedió en los mayorazgos de Montalvo de Olmedo, Ortega de Palencia y Valdés de Madrid. Casó con Melchor de Brizuela y Vallejo, señor de las villas de Apellániz y Erenchun en Álava y de la casa de Vallejo en el Valle de Mena, regidor perpetuo de la ciudad de Burgos, que sirvió a S.M. muchos años en el Perú, corregidor de Condesuyos y de Abancay. Natural de Fuenterrabía, fue bautizado en Santa María el 17 de marzo de 1630, hijo de Íñigo de Brizuela y Urbina, poseedor de los mismos estados, alférez mayor de la Orden de Santiago y comendador de Oreja, maestre de campo en Flandes, gentilhombre de boca del archiduque Alberto, alcaide y gobernador de Fuenterrabía, teniente general de Guipúzcoa, gobernador y capitán general de las islas de Canaria y presidente de su Real Audiencia, natural de Miranda de Ebro, y de Francisca de Maluenda y Medina, su mujer y deuda. Con sucesión en los marqueses de Castrofuerte.[31][32][33]

    2. Mariana de Montalvo y Valdés, que casó con Antonio de Salas Valdés, su deudo, caballero de Alcántara, oidor en La Coruña, alcalde del crimen en Valladolid, procurador en Cortes por esta ciudad, corregidor de la de Córdoba, alcalde de Casa y Corte, consejero de Castilla, Hacienda y Cruzada, hijo del doctor Diego de Valdés, catedrático de Valladolid y oidor en Granada, y de Antonia Osorio su mujer; nieto de Diego de Valdés, de la casa de Salas, y de Catalina de Doriga y Valdés, y materno de Miguel Osorio y de Juliana de Valdés y Ribera.[34][35]​ Estos cónyuges fundaron el mayorazgo de Valdés de Madrid y tuvieron dos hijos:
      1. Benito de Valdés y Montalvo, caballero de Santiago y colegial de San Pelayo, que murió en Madrid el 26 de junio de 1644: en vida de su padre y de edad de quince años y medio.[35][36]
      2. Y Francisco de Valdés y Montalvo, caballero de Alcántara y primer poseedor del vínculo que fundaron sus padres. Nacido en Córdoba año de 1630, murió de edad temprana y sin prole, aunque casado, y la casa recayó en su abuela materna. Fue su mujer María de Sardaneta y Mendoza, hija de Francisco de Sardaneta y Mendoza, regidor de Madrid, caballerizo del rey Felipe IV, y de Francisca González su mujer, hija del licenciado Marcial González, fiscal del Consejo de Hacienda, y de Catalina Nieto de Trillanes.[35][36]

    3. Isabel de Montalvo y Valdés, que nació hacia 1605. Fue por un tiempo barragana de Gaspar de Bracamonte y Guzmán, que entonces era clérigo, canónigo de Toledo, y después fue conde de Peñaranda y grande de España por matrimonio con una sobrina suya (con la que tuvo prole en que siguió la casa). Caballero de Alcántara, colegial de San Bartolomé y gentilhombre de cámara del rey Felipe IV, hizo carrera política en este reinado bajo la protección de Olivares, escalando los más altos puestos de la monarquía: ministro de los Consejos de Castilla y Estado, presidente de los de Órdenes, Indias e Italia, enviado en el Congreso de Münster y ante la dieta imperial de 1657, virrey de Nápoles y miembro de la Junta de Regencia. Hijo segundón de Alonso de Bracamonte y Guzmán, I conde de Peñaranda, y de Juana Pacheco de Mendoza, su mujer, de los condes de la Puebla de Montalbán.[37]​ De esta unión sacrílega nació una hija:
      Juana Clara de Bracamonte y Montalvo, que casó con Alonso Márquez de Prado y Peñaranda, caballero de Alcántara, colegial del Mayor del Arzobispo, oidor en Valladolid y consejero de Castilla, que nació en Segovia el 18 de junio de 1614 y finó en Madrid el 14 de marzo de 1693, hijo de otro Alonso Márquez de Prado, natural de El Espinar, y de Isabel de Peñaranda Márquez, que lo era de Segovia. Con posteridad. Padres del I marqués del Arco.[38]

    4. Y Juan de Montalvo y Valdés.[31]

  6. Y Juan de Salas y Valdés, que nacería en el Cuzco hacia 1580 y era de corta edad cuando murió su padre. Enviado a estudiar a Salamanca, fue colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo. Su carrera de funcionario de toga transcurrió en la península: fue oidor en La Coruña y Valladolid. No parece que volviera nunca al Perú. Casó en España con su sobrina María de Trejo y Paniagua, arriba filiada como hija de su hermana Leonor.[25]​ No se ha de confundir a este Juan de Salas con un «primo» suyo de igual nombre (y unos 25 o 30 años mayor que él) que sí figuró mucho en la sociedad cuzqueña de finales del XVI y que fue llamado el Mozo para distinguirle de su tío el Factor. De quien trataremos más abajo.

Parientes homónimosEditar

El nombre de Juan, como el de Fernando, se repetía mucho en la extensa e intrincada parentela de los Valdés Salas, dando lugar a frecuentes casos de homonimia. A modo de desambiguación, enunciamos aquí a algunos parientes de Juan de Salas Valdés que se prestan a ser confundidos con él y que vivían en Asturias o en el Perú durante el siglo XVI:

  • Juan de Salas Valdés, burócrata del primer tercio del siglo XVI. Autor de dos cartas conservadas en el Archivo de Indias bajo el siguiente título: Dos cartas escritas al presidente del Consejo de Indias en 4 y 11 de agosto de 1520 sobre lo perjudicial de que los extranjeros fueren partícipes en el asiento de Havería.[39]
  • Juan de Salas de Villamar, señor de la torre de Villamar en el concejo de Salas y fundador de su vínculo en 1563. Fue corregidor de Soria, nombrado en 1540. Era sobrino carnal del arzobispo Valdés: hijo primogénito de Fernán García de Doriga el Viejo, señor de la casa de Doriga en el concejo de Salas, y de María de Valdés, su mujer, que era hermana mayor y entera del inquisidor. Casó con María de Yebra y tuvo descendencia en que siguió la casa de Villamar, con el apellido Salas.
  • Juan de Salas Villamar y Quiñones, señor de Lagunas de Somoza y de la casa de Villamar, alférez mayor de Pravia. Sobrino carnal del anterior y nieto mayor del Juan de Salas de Villamar que se citó antes. Nacería a mediados del siglo XVI. Casó con María de Doriga, con descendencia en que siguió su casa.
  • Un Juan de Salas, o de Salas Valdés y Vélez, fue alcalde ordinario del Cusco en los años 1583 y 1587.[21]
  • Un Juan de Salas Valdés, vecino del Cuzco, litigaba por los años 1593 a 1596 con Pedro Carrillo de Soto, de la misma vecindad, sobre la posesión de indios de los repartimientos de Sicán y Caranco.[41]
  • Un Juan de Salas Valdés figura en un pleito que se siguió en 1597 ante el corregidor del Cuzco y en el que los indios de Anta, representados por el procurador de los naturales, le acusaban de haber usurpado unas tierras.[42]
  • Juan de Salas Valdés, hijo segundo del biografiado, nacido en el Cuzco hacia 1580. Fue colegial del Mayor de Oviedo en Salamanca, oidor en La Coruña y Valladolid. Casó con su sobrina María de Trejo y Paniagua. Ambos van citados en la descendencia del biografiado.

Juan de Salas Valdés el MozoEditar

y su descendencia

Excusando el orden cronológico en que se ha intentado enunciar a los anteriores parientes homónimos de Juan de Salas Valdés el Viejo o el Factor, hemos dejado para el final a un «sobrino» suyo que le fue especialmente allegado:

  • Juan de Salas Valdés, a quien llamaban el Mozo, precisamente para distinguirle de su tío el Factor. Nacido a mediados del siglo XVI, fue gentilhombre de la Compañía de Lanzas de a caballo del Perú, alguacil mayor de la ciudad del Cuzco y corregidor de Luya y Chillaos (1682).[44]​ Sería muy verosímil identificarle con con el homónimo antes mencionado que fue alcalde del Cuzco en los años 1583 y 1587. Y con el que fue demandado en 1597 por usurpación de unas tierras. Casó con Catalina Guerrero y Soto, hija de Gonzalo de Soto: otro conquistador y encomendero del Perú. El suegro había pacificado el Tucumán y el Río de la Plata, y se avecindó en el Cuzco. A raíz de este casamiento, Juan el Mozo tuvo por cuñado a Martín de Soto, encomendero de los repartimientos de Carauco, Quintillacta y Ullacache, que después fue jesuita. Al entrar en religión, Martín solicitó que en las encomiendas le sucediese su cuñado Juan de Salas.[18]​ Parece que también casó con Luisa Guerrero y Soto.

Ana Ángela de Salas Valdés y Zárate, natural del Cuzco, casó con Diego de Navia y Bernaldo de Quirós, oidor de la Audiencia de Charcas, natural de la villa de Navia en Asturias. Padres de

  1. Juan de Navia Salas y Valdés, que fue alcalde ordinario y procurador general de la ciudad del Cuzco.[45]
  2. Luisa de Navia Salas y Valdés, que casó con Pedro de Peralta y de los Ríos, I conde de la Laguna de Chanchacalle, caballero de Calatrava, natural y vecino del Cuzco, hijo de Diego de Peralta y Mejía y de Catalina Gutiérrez de los Ríos. Pedro falleció sin sucesión, viniendo a recaer el título en José de Peralta, quien no pudo redimirlo. Se dio para la reedificación de las murallas de Lima y costó 30.000 pesos.[46]
  3. Guiomar de Navia Salas y Valdés, nacida en Charcas el 12 de noviembre de 1654, y que casó con Diego de Esquivel y Jaraba, I marqués de San Lorenzo de Valle Umbroso, natural del Cuzco. Con sucesión. [16]

Pleito de hidalguía de Tadeo José Bravo de Rivero. a. 1791, sig. 1225. Extractado por Emilio de Cárdenas Piera en Pleitos de hidalguía que se conservan en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, t. VII (Madrid: Hidalguía, 1995), n.º 2.112, pp. 42-45: p. 44.

NotasEditar

  1. Luis de Valdés, clérigo avilesino del siglo XVII, redactó hacia 1622 unas «Memorias del arzobispo don Fernando de Valdés», obra de intención más genealógica que biográfica. El manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional y fue publicado en 1978 como Memorias de Asturias (en edición del P. Patac, citada en la bibliografía). Pese a lo tardío de su publicación, ya era fuente muy frecuentada por historiadores y genealogistas. González Novalín (en su biografía del Arzobispo, publicada cuando el manuscrito permanecía inédito) declara haberse servido mucho de él y hace su reseña crítica.[3]
  2. a b Las dos hijas naturales que tuvo durante su viudedad Juan Fernández de Salas, y que eran por tanto hermanas consanguíneas del arzobispo don Fernando, se llamaron Urraca y Sancha Menéndez de Salas. La primera llevó el nombre de pila de su madre, pese a que ya llevaba el mismo una hija legítima de Juan Fernández. Fueron casadas y tuvieron prole con sendos hidalgos solariegos: Alonso de Llano, del concejo de Cangas de Tineo, y Diego Fernández de Malleza, del concejo de Salas, que murió antes de 1569, fundador del mayorazgo de la casa de Malleza. Las dos figuran repetidamente en los repartos de dineros de su hermano el arzobispo a sus parientes. Primero, en la escritura de donación que otorgó en vida el propio inquisidor (Torrelaguna, 5 de abril de 1553): «A Alonso de Llano y Urraca Méndez su muger, vecinos de Cangas, mill e quinientos ducados para ayuda a casar sus hijas. A Diego Fernández de Malleça y a Sancha Menéndez, su muger, mill e quinientos ducados para ayuda a casar sus hijas. A Diego de Malleça, su hijo, quinientos ducados para que dellos conprase juro.» Y también en el codicilo otorgado después de los días de don Fernando por sus albaceas (Madrid, 7 de marzo de 1569): «A la señora doña Orraca Meléndez, hermana de su señoría Illma., muger de Alonso de Llano, myll e quinientos ducados. A la señora Sancha Menéndez, viuda, hermana ansimismo de su señoría Illma., otros mill e quinientos ducados.»[6]​ En cambio, no figura en los repartos nuestro Juan de Salas Valdés el Factor. Ni tampoco (o al menos no como hermano del causante) el oidor Fernando (o Diego) de Salas Valdés, a quien el P. Patac atribuye idéntica filiación.
  3. Juan Fernández de Salas, padre de don Fernando de Valdés, fue a su vez hijo, según Salazar y Castro, de Melén Pérez de Valdés, anterior poseedor de la torre de Salas, y de Aldonza de Doña Palla.[10]​ Los cuarteles del escudo del Cuzco parecen corresponder a este matrimonio: Salas y Valdés, a Melén Pérez, y Doña Palla y Doriga a su mujer, Aldonza. Cumple mencionar aquí un arriscado pasaje de Uría Ríu donde rechaza por «gratuita» la tesis de «que Juan Fernández de Salas fuese también descendiente de los Valdés», y sostiene que don Fernando solo tenía ascendencia Valdés a través de su madre: Mencía de Valdés.[11]​ En contra, basta aducir la autoridad de Salazar y Castro, ya citado, y de otros autores que impugna el propio Uría, como Trelles,[12]​ a los que se podrían añadir Méndez Silva,[13]​ los PP. Carvallo y Patac... o el mismo Uría, que a vuelta de página atribuye al arzobispo varonía Valdés en el árbol con que ilustra su artículo.[14]​ Y también hay pruebas de piedra: labras con las armas de Valdés fijas en la torre de Salas y de data notoriamente anterior a dicho enlace (contraído a mediados del XVI). En cuanto a que Aldonza de Doña Palla tenía ascendencia Doriga, esta señora era en efecto (con casi total seguridad, y esta piedra armera lo confirma) hermana de María Arias de Doña Palla, que fue por derecho propio señora de las casas de Villamar y Doriga. María Arias casó con García de Salas, a quien sobrevivió muchos años, deudo del marido de Aldonza. Y de estos provinieron las casas de Salas de Villamar, Salas de Santianes, Doriga y Marcel de Peñalba.
  4. Hasta tal punto, que el historiador social Enrique Soria Mesa, discípulo de Domínguez Ortiz, pone precisamente a esta familia como ejemplo de concentración de casos de este tipo de bastardía a principios del siglo XVI. Por entonces, el cardenal Cisneros ya había emprendido su reforma para atajar el nicolaísmo y otras lacras del clero que cundían en la Iglesia desde la Baja Edad Media, pero solo se lograrían resultados patentes después de que el Concilio de Trento impusiera drásticas medidas canónicas. Como señala Soria, «en todo esto hay un antes y un después del Concilio de Trento». Este autor traza un interesante árbol de filiaciones sacrílegas entre la parentela de los Valdés Salas, en el que quizá se podría rastrear la ascendencia de nuestro factor.[15]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e José María González Ochoa. «Juan de Salas y Valdez», en el Diccionario biográfico español (Real Academia de la Historia), con remisión a su propia obra Quién es quién en la América del Descubrimiento (Madrid: Acento, 2003). Consultado el 6 de noviembre de 2019.
  2. Víctor Angles Vargas. Historia del Cusco: Cusco Colonial, tomo II, libro 2.º (Lima: Industrialgráfica, 1983), p. 775.
  3. González Novalín,, pp. 4-6.
  4. a b c d e f g h Guillermo Lohmann Villena. «La ascendencia española del inca Garcilaso de la Vega: precisiones genealógicas», en Hidalguía: 1.ª entrega (n.º 28, mayo-junio de 1958, pp. 369-384), p. 384, y Conclusión (n.º 29, julio-agosto de 1958, pp. 681-700), p. 681.
  5. a b c d J. M. Patac. «Árbol genealógico de la casa de Valdés-Salas», en L. A. de Carballo, op. cit., pp. 103-111.
  6. Ápud Juan Uría Ríu, op. cit., pp. 304 y 305.
  7. Méndez Silva, op. cit., f. 22v.
  8. Trelles, op. cit., v. 7 (t.III, parte 3.ª), pp. 318-319.
  9. a b c d José de la Riva-Agüero. «Nicolás de Ribera el Viejo y su descendencia», en la Revista de historia y de genealogía española, t. V, n.º 25 (enero-febrero 1931), pp. 1-47: pp. 19 y 27.
  10. Luis de Salazar y Castro. Ms. original de sus Árboles de costados de los títulos que han concedido nuestros Reyes hasta Felipe IV el Grande. Obrante en la Biblioteca de la RAH, col. Salazar, sig. D. 21, fol. 325, ápud Uría Ríu, op. cit., p. 296, n. 3.
  11. Uría Ríu, op. cit., p. 295.
  12. Trelles, op. cit., v. 7 (t.III, parte 3.ª), cap. LXXVII (pp. 299 & seqq.)
  13. Méndez Silva, op. cit., f. 14v.
  14. Uría Ríu, op. cit., árbol desplegable inserto entre las pp. 296 y 297 (hoja no reproducida en la ed. de Google Books que venimos citando).
  15. Enrique Soria Mesa, La nobleza en la España moderna: cambio y continuidad (Madrid: Marcial Pons, 2007), pp. 198-200.
  16. a b Relación de los méritos y servicios de Don Diego Miguel Bravo de Rivero y Zavala (impr. s.l.n.a. [1812], 38 pp.)
  17. a b c d Guillermo Lohmann Villena. Los americanos en las órdenes nobiliarias (Madrid: CSIC, 1947, reimp. 1993), t. I, p. 236, con remisión al AHN, Órdenes, Caballeros de Santiago, exp. 4.505.
  18. a b Informaciones de oficio y parte: Juan de Salas de Valdés (el Mozo). 1586. AGI, Lima, caja 208, n.º 1. Aviso: La descripción de este documento publicada en el Pares habla de «Juan de Salas de Valdés (el Mozo)» y de «su padre Juan de Salas Valdés (el Viejo)». Sin embargo, el documento original, que se puede ver digitalizado en el mismo enlace, expresa con claridad y varias veces que eran sobrino y tío.
  19. a b c Domínguez-Guerrero, López Villalba, p. 171.
  20. Domínguez-Guerrero, López Villalba, p. 172.
  21. a b Domínguez-Guerrero, López Villalba, pp.172 y 173.
  22. a b c Méndez Silva, op. cit., fol. 33r.
  23. a b c d Javier Gómez de Olea y Bustinza. «Los Condes del Valle de Oselle»: comunicación presentada a la XII Reunión Americana de Genealogía (Sucre, Bolivia, 2003).
  24. Testamento de doña Leonor de Tordoya Salas y Valdés, viuda de Luis de Trejo. Declara ser hija de Juan de Salas y Valdés y de doña Usenda Bazán y Tordoya. Instituye por herederos a sus hijos Pedro Paniagua de Valdés (casado con doña María de Torres Garnica), doña Usenda de Trejo y Valdés (mujer de Jerónimo de Zúñiga) y doña María de Trejo (casada con su tío Juan de Salas y Valdés, oidor de Valladolid, hermano de la testadora). Plasencia, 30 de agosto de 1631. AHNOB, Ovando, caja 65, doc. 3149.
  25. a b c Alonso Fernández (O.P.) Historia y anales de la ciudad y obispado de Plasencia (Madrid, 1627), pp. 220-224.
  26. Información practicada a solicitud de Luis de Trejo Paniagua de Loaysa, natural de Plasencia, para que conste que va a pasar a España con su mujer doña Leonor de Tordoya, hija legítima de Juan de Salas de Valdés y de doña Usenda Bazán con sus hijos Pedro Paniagua, doña Usenda Bazán y doña María de Trejo. Ante Juan de Castañeda. Cuzco, 28 de noviembre de 1595. AHNOB, Ovando, caja 65, doc. 3124.
  27. Capitulaciones matrimoniales otorgadas ante Gómez García para el casamiento de Jerónimo de Zúñiga (hijo de Jerónimo Piñán de Zúñiga, corregidor de Plasencia, y de doña Inés Carrillo de Alarcón) con doña Usenda de Trejo Paniagua de Loaysa (hija de Luis de Trejo Paniagua de Loaysa y de doña Leonor de Tordoya y Salas). Plasencia, 4 de agosto de 1611. AHNOB, Ovando, caja 65, doc. 3152.
  28. Méndez Silva, op. cit., fol. 33v.
  29. AHN, Órdenes, Caballeros de Calatrava, exp. 2.676 (a. 1637).
  30. Pleitos de la Audiencia de Lima: María Gutiérrez de los Ríos, viuda de Agustín Sarmiento de Sotomayor, Vizconde del Portillo, vecina de Lima, con el fiscal sobre preferencia en la paga de 40.000 pesos de los bienes de Alejo de Salas y Valdés y Lorenzo de Zárate, condenados por haber muerto a su marido. Fenecido en 1673. 1 pieza. AGI, Escribanía, caja 515C.
  31. a b c d e Mariano Antonio Barba García. «Los Montalvo», en Genealogía de los Barba. Consultado el 4 de agosto de 2022.
  32. a b c Javier Gómez de Olea y Bustinza y Pedro Moreno Meyerhoff. «Los Señores y Marqueses de Fuentehoyuelo», en Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía n.º 6 (2000-2001), pp. 87-154: p. 134.
  33. Fernando de Alós y M.ª Dolores Duque de Estrada. Los Brizuela Condes de Fuenrubia y familias enlazadas (Madrid: RAMHG, 2009), p. 81.
  34. Méndez Silva, op. cit., fol. 34 r y v.
  35. a b c J. M. Patac. «Árbol genealógico de los Valdés Osorio y Valdés Montalvo», en L. A. de Carballo, op. cit., p. 176.
  36. a b Méndez Silva, op. cit., fol. 34v.
  37. Luis Ribot García. «Gaspar de Bracamonte y Guzmán», en el Diccionario biográfico español (RAH). Consultado el 16 de agosto de 2022.
  38. Javier Barrientos Grandon. «Alonso Márquez de Prado», en el Diccionario biográfico español (RAH). Consultado el 16 de agosto de 2022.
  39. L. Castañón y J.A. Mases (dir.) Gran Enciclopedia Asturiana (Gijón: S. Cañada, 1971), s.v. «Salas Valdés, Juan de», v. 12, p. 310.
  40. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Juan de Salas, criado de Lope García de Castro (presidente de la Audiencia de Lima), natural del Concejo de Salas, hijo de Juan de Salas de Villamar y María de Yebra, a Perú. 8 de octubre de 1563. AGI, Contratación, caja 5220, n.º 1, R. 18.
  41. Pleitos del distrito de la Audiencia de Lima: Juan de Salas Valdés, vecino del Cuzco, con Pedro Carrillo de Soto, de la misma vecindad, sobre posesión de indios de los repartimientos de Sicane y Caranco [sic en el Pares]: a esto salió Francisco Mendoza Garay. 1593. Determinado en 1596. AGI, Escribanía, caja 500A.
  42. Domínguez-Guerrero, López Villalba, p. 175, n. 25, con remisión al ADC, Corregimiento, leg. 2, doc. 51.
  43. «Juan de Salas Valdés». Biografías: personajes históricos asturianos. Oviedo: EuroWeb Media. Consultado el 8 de agosto de 2022.  Con remisión a José Ramón Martínez Rivas, Rogelio García Carbajosa y Secundino Estrada Luis, Historia de una emigración: asturianos a América: 1492-1599 (Oviedo, 1992).
  44. Anales de Cabildo: Ciudad de Trujillo: Del 23 de Mayo de 1678 al 10 de Febrero de 1684 (Trujillo, 1918), p. 26.
  45. Informaciones de oficio y parte: Juan de Navia Salas y Valdés, alcalde ordinario y procurador general del Cuzco. Consta también su padre, Diego de Navia, natural de la villa de Navia, en Asturias, oidor de la Audiencia de la Plata. 1681, 137 folios. AGI, Lima, caja 264, n.º 32.
  46. Rubén Vargas Ugarte. Títulos nobiliarios en el Perú (2.ª ed., Lima, 1948) p. 23.

BibliografíaEditar

  • Patac de las Traviesas, José María. «Árbol genealógico de la casa de Valdés-Salas» y «Árbol genealógico de los Valdés Osorio y Valdés Montalvo». Publicados como apéndices VII y XVII en su ed. de los Linajes Asturianos de Luis Alfonso de Carvallo. Gijón: Auseva, 1987. En Monumenta Historica Asturiensia, 20. ISBN 404-1068-9: pp. 103-111 y 176.