Abrir menú principal

Juan de la Sal

eclesiástico y escritor español

Juan de la Sal y Aguilar (Sevilla, segunda mitad del siglo XVI-ibídem, 14 de enero de 1630) fue un escritor y obispo católico auxiliar del arzobispado de Sevilla e in partibus infidelium de Bona o Hiponia (Annaba, en Argelia).[1]

Juan de la Sal
Información personal
Nacimiento Siglo XVI Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 14 de enero de 1630 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación doctor Ver y modificar los datos en Wikidata
Educado en
Información profesional
Ocupación Sacerdote católico y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados

BiografíaEditar

Era de familia noble y, según José Simón Díaz, hermano de Ana de la Sal, casada con Melchor de Alcázar, hermano del festivo poeta Baltasar del Alcázar, de quien tuvo a otro poeta menos conocido, Juan Antonio del Alcázar. En la Universidad de Salamanca, donde estudió, alcanzó el título de doctor; fue canónigo de Cartagena y sirvió como obispo auxiliar al arzobispo de Sevilla Fernando Niño de Guevara. Escribió siete saladas Cartas (1616) al duque de Medina Sidonia burlándose de los alumbrados de Sevilla, en especial del sacerdote portugués Francisco Méndez, quien había anunciado proféticamente su propia muerte y luego no se murió. A causa de esto fue a las cárceles de la Inquisición y salió en estatua en un auto de fe celebrado el 30 de noviembre de 1624.

Parece ser que don Juan de la Sal formó parte de una informal academia de ingenios jocosos que se concentró en Sevilla a fines del siglo XVI y comienzos del XVII y estaba formada por Juan de Robles, Juan de Arguijo, Juan de Salinas, Beltrán de Galarza y Juan Farfán, quizá también por el pintor Pablo de Céspedes, entre otros.[2]​ De Salinas fue muy amigo y con él fue juez de la Justa poética celebrada en Sevilla con motivo de la beatificación de Ignacio de Loyola, como declara la Relación de la misma impresa en Sevilla por Juan Estupiñán (1610).[3]​ Según Marcelino Menéndez Pelayo, Quevedo le dedicó los romances de Los cuatro animales y las cuatro aves fabulosas, y el festivo poeta doctor Juan de Salinas celebró su talento llamándolo:

Doctor de ingenio divino, / sal y luz por excelencia / en la iglesia y la eminencia, / gran sucesor de Agustino, etc.[4]

Fue un gran defensor del dogma de la Inmaculada Concepción[5]​ y benefactor de los jesuitas (pagó en su Iglesia de la Asunción las pinturas que compuso para su retablo Girolamo Lucenti de Correggio)[6]​ y rechazó ser obispo de Málaga. Está enterrado en la capilla del Noviciado de la Compañía de Jesús en Sevilla.[7]

ReferenciasEditar

  1. Francisco Fernando Díaz de Valderrama, Hijos de Sevilla ilustres en santidad, letras, armas, artes o dignidad 1791, p. 55.
  2. Máxime Chevalier, Cuento tradicional, cultura, literatura (siglos XVI-XIX), Salamanca: Universidad de Salamanca, 1999, p. 55 https://books.google.es/books?id=73BjtErNVQEC&dq=%22Juan+de+la+Sal%22+Sevilla%C3%A7&hl=es&source=gbs_navlinks_s
  3. Véase la introducción a la edición de las Poesías del doctor D. Juan de Salinas y Castro, natural de Sevilla: publicadas por el orijinal [sic] preparado para darlas á la imprenta en 1646, Imp. que fue de José María Geofrin, 1869.
  4. M. Menéndez Pelayo, Heterodoxos, http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/historia-de-los-heterodoxos-espanoles/html/fee78e52-82b1-11df-acc7-002185ce6064_79.html
  5. Mercedes de los Reyes Peña, "Un pasquín anti-inmaculista en la Sevilla del primer tercio del siglo XVII" en Sevilla y la literatura: homenaje al profesor Francisco López Estrada en su 80 cumpleaños coord. por Mercedes de los Reyes Peña, Rogelio Reyes Cano, Klaus Wagner, 2001, ISBN 84-472-0608-4, págs. 133-160
  6. http://personal.us.es/alporu/patrimonio/retablo_anunciacion.htm
  7. Diego Ortiz de Zúñiga, Anales eclesiásticos... de la ciudad de Sevilla, Madrid: Imprenta Real, 1796