Juana Bautista Solimani

Maria Antonia Felice Solimani (Génova, 12 de mayo de 1688-8 de abril de 1758), más conocida como Juana Bautista Solimani, fue una religiosa católica italiana, fundadora de la Congregación de las Eremitas de San Juan Bautista y de la Congregación de los Sacerdotes Seculares Misioneros de San Juan Bautista.[1]

Sierva de Dios
Juana Bautista Solimani
GiovannaSolimani.jpg
Retrato anónimo del siglo XVIII
Información personal
Nacimiento 12 de mayo de 1688
Génova, Italia
Fallecimiento 8 de abril de 1758
Génova, Italia
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Religiosa cristiana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información religiosa
Beatificación En proceso
Canonización En proceso
Venerada en Iglesia católica
Orden religiosa Eremitas de San Juan Bautista

BiografíaEditar

Maria Antonia Felice Solimani nació en el barrio Albaro de Génova, el 12 de mayo de 1688, en el seno de una familia numerosa de origen voltrese. Desde pequeña sintió la vocación a la vida religiosa. En 1730 fundó en Moneglia un monasterio, dedicado a San Juan Bautista, que dio origen a la Congregación de vida contemplativa de las Eremitas de San Juan Bautista. Con la ayuda de Domenico Francesco Olivieri, arcipreste de la parroquia de Moneglia dio forma jurídica al nuevo instituto. En 1744, la congregación fue aprobada por el papa Benedicto XIV.[2]

Solimani se vio obligada a trasladar el monasterio a la ciudad de Génova, primero al barrio de Colle degli Angeli (1744) y luego a Sturla (1745). El 20 de abril de 1756 hace su profesión religiosa y es nombrada abadesa del monasterio, tomando el nombre de Juana Bautista. La fundadora murió en el monasterio de Sturla el 8 de abril de 1758.[2]

Juana Bautista, con la colaboración de Olivieri, fundó además la Congregación de Sacerdotes Seculares Misioneros de San Juan Bautista. Aprobada por Benedicto XIV en 1755, decae más tarde y es suprimida a finales del siglo XVIII. Su proceso de canonización se halla incoado, por lo cual es considerada por la Iglesia católica una sierva de Dios.[2]​ Sobre ella existe una biografía casi contemporánea (1787), escrita por Lorenzo Canepa.[3]

ReferenciasEditar

  1. Bolognini, Danile. «Serva di Dio Giovanna Battista Solimani Fondatrice». www.santiebeati.it (en italiano). Consultado el 13 de agosto de 2016. 
  2. a b c Moroni, 1840, pp. 228-232.
  3. Canepa, 1787, passim.

BibliografíaEditar