Abrir menú principal

La presencia de la comunidad judía en Chile se remonta a la llegada de los primeros conquistadores españoles al territorio nacional a partir del siglo XVI. Actualmente, la comunidad judía de Chile procede, principalmente, de las inmigraciones ocurridas en los siglos XIX y XX, en su mayoría de asquenazíes.

Star of David.svg Judíos en Chile Bandera de Chile
יהודים בצ'ילה (en hebreo)
אידן אין טשילע (en yidis)
Celebración Festividad Judía Januca (5249101479).jpg
La ministra Ena von Baer en una festividad judía en el Palacio de La Moneda.
Población censal 15 000[1]
Descendencia estimada 70 000[2]
Idiomas español chileno, hebreo, yidis, ladino
Religiones judaísmo
Migraciones relacionadas Judíos en Argentina, judíos en Bolivia, judíos en el Perú
Asentamientos y comunidades activas
1.º Santiago
2.º Viña del Mar-Valparaíso
Asociaciones civiles destacadas
1.º Comunidad Judía de Chile

Según algunas estimaciones, cerca de 15 000 chilenos se reconocen como judíos (equivalentes a menos del 1 % de la población nacional) y además contaría con una descendencia estimada de 70 000 personas.[2]

HistoriaEditar

 
Diego García de Cáceres (1517-1586), conquistador español de origen judío sefardí.

Judíos en la conquista de ChileEditar

Los primeros judíos llegaron a Chile junto con los conquistadores españoles. Se trataba de judíos conversos al catolicismo pues, en la época de la Inquisición, debían ocultar en vida su origen hebreo. La mayor parte de esta inmigración ocurrió en los primeros años de la conquista, escapando de la persecución religiosa en España, ya que en América aún no se instalaba el tribunal de la Inquisición.[3]​ Entre estos casos se encuentran el teniente general de la expedición de Diego de Almagro, Rodrigo de Ordóñez, hijo de un zapatero judío, y los gobernadores de Chile Francisco de Villagra, nieto de la judía Isabel Mudarra, y Diego García de Cáceres, amigo fiel y albacea testamentario del fundador de Santiago, Pedro de Valdivia.[4]

En la época colonial, el más destacado personaje de origen judío en Chile fue el médico cirujano Francisco Maldonado da Silva, uno de los primeros directores del Hospital San Juan de Dios. Acusado al Tribunal de la Santa Inquisición por sus hermanas, devotas cristianas, de intentar convertirlas al judaísmo, Maldonado se declaró abiertamente judío, lo que le valió la condena a ser quemado vivo en 1639.

Durante este periodo, llegó un número importante de familias enteras de criptojudíos, personas que «se convertían» al catolicismo públicamente pero en privado seguían siendo judíos.

Inmigración judía en el siglo XIXEditar

A partir de 1840, décadas después de la abolición de la Inquisición en Chile, comenzó la inmigración judía a Chile.

En Valparaíso, se instalaron los primeros judíos europeos, en especial alemanes y franceses. Entre ellos, destacó Manuel de Lima y Sola, quien se transformó en uno de los socios fundadores del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso en 1851 y en uno de los fundadores de la masonería chilena al crear la primera logia francmasónica, la «Unión Fraternal», dos años después.

De allí en adelante, la presencia de los descendientes de Israel se expandió por Santiago, Valdivia, Osorno, Puerto Montt, Temuco, La Unión, e incluso Atacama, donde llegaron atraídos por el negocio de las minas y el comercio.

Tras la ocupación de la Araucanía y la cesión de territorios por el Estado chileno para la colonización, algunas familias judías de origen alemán llegaron a fundar la localidad de Contulmo (actualmente en la provincia de Arauco, Región del Biobío), junto con otros colonizadores alemanes y suizos de origen cristiano. Estos judeoalemanes llegados entre 1885 y 1890, a diferencia de olas posteriores de migración, no lo hicieron por causas religiosas y convivieron sin problemas con los otros inmigrantes radicados en Contulmo.[5]

Inmigración de judíos de Europa OrientalEditar

 
Rollos de la Torá.

Desde fines del siglo XIX hasta la década de 1930, se produjo una importante inmigración de judíos sefardíes procedentes del desmembrado Imperio otomano, lo que permitió la creación de una comunidad judíochilena como colectividad. Desde aquellos años, comenzaron a llegar también judíos que huían de las políticas antisemitas de la Rusia zarista, quienes se instalaron principalmente en Santiago y el sur del país. En 1903, se abrió en la capital chilena "La casa rusa", uno de los primeros y más famosos negocios de estos nuevos inmigrantes.

En aquellos años, se produjo una inmigración espontánea de judíos sefarditas en la Araucanía, provenientes de la ciudad de Monastir (actual Bitola, Macedonia del Norte), cuando ésta aún formaba parte del Imperio otomano. Comenzó con la llegada de un sastre a la ciudad de Temuco, llamado Alberto Levy, y otro puñado de personas, quienes llevarían noticias a sus conocidos de Monastir de esta ciudad fundada hacía pocos años.

El estallido de la Primera Guerra de los Balcanes en 1912 desencadenó un éxodo de judíos sefarditas de la zona, incrementando la migración. Según el censo de 1907, había 14 familias judías en Temuco, mientras que en 1920 había 300 familias procedentes de Monastir, las cuales ya habían creado diversas organizaciones sociales, tales como el «Centro Macedónico Israelita de Temuco» en 1916. En aquellos años, Temuco fue uno de los principales destinos de emigración de los judíos de Monastir, junto a Estados Unidos y Palestina.[6][7]

Además de los sefaradíes, se contabilizaban en Temuco 900 judíos de origen polaco, ruso y ucraniano. También fue la primera ciudad chilena en tener una sinagoga y un club israelita. Posteriormente, a fines de la década de 1940, más de 2000 judíos asentados en Chile emigrarían a la vecina Argentina.[8]

Judíos escapando de la persecución naziEditar

A partir de 1933 y hasta 1939, un nuevo grupo llegó huyendo de las persecuciones impuestas por el nazismo en Alemania, Austria y Checoslovaquia. Al final de la Segunda Guerra Mundial, llegó otro grupo, ahora reducido, de sobrevivientes de los campos de concentración liberados por las tropas italianas.

Durante el segundo mandato de Arturo Alessandri, entre 1932 y 1938, se restringió la llegada de refugiados judíos que escapaban de Europa, en acuerdo con la comunidad judía en Chile. Dicha restricción se levantó al llegar Pedro Aguirre Cerda a la presidencia, lo cual favoreció el arribo de un gran número de refugiados.[3]

En 1939, se hizo público que funcionarios de la cancillería realizaban cobros ilegales a los refugiados judíos, para tramitar su ingreso al país, lo que generó un gran escándalo y provocó la renuncia del Ministro de Relaciones Exteriores, Abraham Ortega Aguayo. En 1941, se decretó la prohibición de ingreso de población judía en Chile, la cual se mantuvo hasta 1945.[9]

Situación actualEditar

 
Niña chilena sosteniendo la bandera de Israel en Santiago como muestra de solidaridad con el Estado de Israel.

El actual presidente de la comunidad judía en Chile es Gerardo Gorodischer Testa. Actualmente, la comunidad judía tiene varias sinagogas y centros comunitarios, dos colegios en Santiago y uno en Viña del Mar, un policlínico público en Nataniel, barrio en el que vivieron los inmigrantes en sus inicios; dos hogares de ancianos; dos estadios israelitas (en Santiago y Viña del Mar); dos compañías de bomberos "Israel" en Ñuñoa y Valparaíso. De acuerdo al International Jewish Cemetery Project, se encuentran documentados tres cementerios judíos en el país, en Providencia, Temuco y Valparaíso.[10]

La comunidad judía en Chile fluctúa en la actualidad entre los 15 000 y 20 000 miembros,[11]​ cifras menores si se comparan a las de 1970, cuando la comunidad judía fluctuaba entre 28 000 y 35 000 miembros.[12]​ A pesar de ello, la comunidad judía en Chile sigue siendo la tercera mayor comunidad en Sudamérica, detrás de las de Argentina y Brasil.[13]​ Entre sus miembros, destacan premios nacionales, médicos, empresarios, artistas, abogados y políticos, entre otros.

En el barrio santiaguino de Quinchamalí, ubicado en la comuna de Las Condes, se estableció una comunidad judía ortodoxa que preserva sus propias tradiciones al estilo de una judería, donde además se ubica la sinagoga Jafetz Jaim.[14]

Chilenos destacados de origen judíoEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Congreso Judío Latinoamericano. «Comunidades judías latinoamericanas: Chile». Archivado desde el original el 21 de diciembre de 2014. Consultado el 21 de diciembre de 2014. 
  2. a b «Cuántos son, cuál es su origen, a qué se dedican: guía para conocer a los palestinos, judíos e israelíes que viven en Chile». Tele13. 5 de agosto de 2014. Consultado el 7 de septiembre de 2019. 
  3. a b Memoria Chilena - La comunidad judía en Chile
  4. Waingortín, Eduardo (2015). «Tefilá por Chile: Bienvenida y mensaje central del Rabino Eduardo Waingortín». www.anajnu.cl. Consultado el 15 de septiembre de 2019. 
  5. «Contulmo - Diccionario de Historias Locales». Ngehuin.cl. Archivado desde el original el 14 de abril de 2016. Consultado el 28 de marzo de 2016. 
  6. Monasterlis en Temuco
  7. Apellidos de los Judíos de Monastir
  8. Judíos en La Araucanía Dr. Jacob Cohen Ventura I.S.B.N.: 978-89-15910-79-4
  9. Memoria Chilena - Pedro Aguirre Cerda: Refugiados judíos
  10. International Jewish Cemetery Project. «Chile - The Jewish Community». Iajgsjewishcemeteryproject.org (en inglés). Consultado el 2 de noviembre de 2016. 
  11. Censo 2002
  12. «El Judaísmo Chileno y el gobierno de la Unidad Popular (1970-1973)». Consultado el 29 de abril de 2016. 
  13. The Jewish Population of the World
  14. «El barrio prometido». Paula.cl. Revista Paula. 31 de diciembre de 2009. Consultado el 2 de noviembre de 2016. 

Enlaces externosEditar