Juwayriyya bint al-Harith

Juwayriyya bint al-Harith (608-670) (en árabe, جويرية بنت الحارث) fue una de las esposas de Mahoma y Madre de los Creyentes.

Se casó con Mahoma, el profeta islámico cuando él tenía 58 años y ella 20.

Índice

FamiliaEditar

Era la hija de Al-Harith ibn Abi Dirar, el jefe de la tribu Banu Mustaliq, que fue derrotado junto a su tribu en batalla.

Lucha entre los Musulmanes y la tribu Banu MustaliqEditar

Su tribu, los Banu Mustaliq, se estaban preparando para atacar Medina, pero los musulmanes se enteraron del plan y rápidamente una fuerza militar de 700 hombres que marchaban desde un punto estratégico de Al-Marisa. El ejército musulmán envió un mensaje a los Banu Mustaliq para aceptar el Islam y, al hacerlo, abandonar las hostilidades y continuar viviendo en la paz y la seguridad en su propia tierra. En lugar de aceptar esta oferta, los Banu Mustaliq les declararon la guerra y dispararon una flecha a uno de los soldados musulmanes, y en ese momento estalló una lucha salvaje.

Juwayriyya capturada como esclava, liberada y casadaEditar

Después de unas pocas bajas, las fuerzas musulmanas salieron victoriosas. Entre los muchos cautivos se encontraba Juwayriyya, cuyo marido Mustafa ibn Safwan, había fallecido en la batalla. Al principio ella cayó en manos del compañero de Muhammad, Thabit ibn Muhammad ibn Qays ibn Al-Shammas. Preocupada por esto, Juwayriyya buscó un acto de redención por parte de Muhammad. Muhammad le propuso casarse con ella, y como resultado la liberó de la esclavitud y, consecuentemente, mejoró la condición de su tribu capturada.[1]

Este incidente fue descrito con más detalle:

"En la primera oportunidad (después de su captura) se fue a ver al Profeta, y le rogó por su caso. Ella le dijo que era hija de un cacique y hecha para mandar, y por una desafortunada circunstancia se encontraba desamparada en esa posición. De un trono de oro había caído en el polvo... Como podía vivir la vida de una esclava? ella le suplicó al profeta que tuviera en cuenta su condición lamentable y desesperada.

El Profeta se sintió conmovido por su súplica dolorosa y le preguntó si quería vivir como una mujer libre y ser parte de su familia si el pagaba su rescate. Ni en sueños jamás se había esperado esta oferta. Movida profundamente por esta elevación inesperada de su estatus, ella exclamó que estaría más que feliz en aceptar".[2]

Algún tiempo después, su padre y todos los integrantes de su tribu fueron liberados y también aceptaron el Islam como su religión.

Después de su matrimonio, se decía que era una mujer muy piadosa y pasaba la mayor parte del tiempo absorta en la oración.

Muerte y entierroEditar

Ella murió a los 65 años, 50 años después de la migración y fue sepultada junto al resto de esposas de Mahoma en Jannatul Baqi.[3]

CualidadesEditar

Juwayriyya era descrita como una mujer muy hermosa y refinada:

  • Fue criada en el regazo del lujo, tenía todo el refinamiento y la gracia de una princesa. Inteligente y sabia, que dominaba el idioma y el estilo literario.[4]
  • Todos los que la vieron se quedaron atónitos por su belleza excepcional.
  • Criada como lo había sido en una de las familias más pudientes de la época, no solo era hermosa, sino graciosa, elegante y elocuente.[5]
  • Cuando la vio la esposa de Mahoma, Aisha, exlamó que Juwayriyya era "tan hermosa como un hada".[6]

ReferenciasEditar

  1. Alfred, Guillaume. The Life of Muhammad: A translation of Ibn Ishaq's Sirat Rasul Allah. pp. 490 - 493. 
  2. Ahmad Ghandafar, Mahmood. Great Woman of Islam. pp. 108 -109. 
  3. Ahmar Ghadanfar, Mahmood. Great Woman of Islam. p. 110. 
  4. Ahmed Ghadanfar, Mahmood. Great Woman of Islam. p. 107. 
  5. Ahmed Ghadanfar, Mahmood. Great Woman of Islam. p. 108. 
  6. Ahmed Ghadanfar, Mahmood. Great Woman of Islam. p. 109. 

BibliografíaEditar

Alfred Guillaume, The Life of Muhammad: A Translation of Ibn Ishaq's Sirat Rasul Allah,