Abrir menú principal

Kurt Schneider

psicólogo alemán

Kurt Schneider (* 7 de enero de 1887 en Crailsheim, † 27 de octubre de 1967 en Heidelberg) fue un psiquiatra alemán conocido principalmente por sus trabajos sobre el diagnóstico de la esquizofrenia.

Kurt Schneider
Información personal
Nacimiento 7 de enero de 1887 Ver y modificar los datos en Wikidata
Crailsheim (Alemania) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 27 de octubre de 1967 Ver y modificar los datos en Wikidata (80 años)
Heidelberg (Alemania Occidental) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Médico militar, psicólogo, psiquiatra y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Psiquiatría Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Conflictos Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
  • Golden Kraepelin Medal (1966) Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Nació en Crailsheim, Alemania, estudió medicina en Berlín y Tübingen. Fue reclutado por el ejército en la Primera Guerra Mundial y posteriormente se especializó en psiquiatría. En 1931 llegó a ser Director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas en Münich, fundado por Emil Kraepelin.

Disgustado por la oleada eugenésica liderada por el Partido Nazi, Schneider renunció al instituto y sirvió como médico militar en la Segunda Guerra Mundial. Terminada la guerra, los académicos anti-nazis fueron llamados a prestar servicios y reconstruir las instituciones médicas en la Alemania de la postguerra. Schneider llegó a ser Decano de la Escuela de Medicina de la Universidad de Heidelberg, cargo que mantuvo hasta su jubilación en 1955.

Contribuciones a la psiquiatríaEditar

Schneider se interesó en mejorar el método de diagnóstico en psiquiatría. Tal como Karl Jaspers, consideró que los diagnósticos debían basarse en la forma y no en el contenido de los síntomas o signos. Por ejemplo, sostuvo que un delirio debía diagnosticarse no por su contenido, por más extraño que pareciera a primera vista, sino por la manera lógica en que se llegaba a él y se defendía argumentalmente.

También trabajó en diferenciar la esquizofrenia de otras psicosis, realizando una lista de los síntomas psicóticos que son particularmtente característicos de la esquizofrenia, los que se conocen actualmente como "síntomas schneiderianos de primer orden", o simplemente "síntomas de primer orden".[1]

Estos son:

  • Pensamiento sonoro.
  • Escuchar voces que discuten entre sí.
  • Escuchar voces que comentan las propias acciones.
  • Experimentar influencias corporales (todo lo vivido como hecho por otros).
  • Robo y otras influencias sobre el pensamiento (sentir que el pensamiento propio es robado o controlado por otros).
  • Divulgación del pensamiento (sensación de que los demás escuchan el pensamiento propio).
  • Percepciones delirantes.

La confiabilidad de los "síntomas de primer orden" ha sido puesta en duda desde entonces,[2]​ aunque los términos siguen siendo utilizados por profesionales de la salud mental en términos más descriptivos que como criterios diagnósticos.

Otra de sus contribuciones fue señalar lo que era básico en las depresiones y permitía establecer su diagnóstico. Para él, lo esencial en la depresión era la "tristeza vital".[1]​ Una alteración anímica cualitativamente diferente de la emoción común que también se llama "tristeza". Sin embargo, no consiguió demostrar dicha diferencia. Posteriormente, unos autores españoles (Jesús Ramos Brieva y Amelia Cordero Villafáfila consiguieron demostrar dicha diferencia y sustituyeron el término "tristeza vital" por el de anelasticoendostenia (una voz formada con raíces griegas que significa "pérdidafuerza interior que empuja") para evitar equívocos.

Véase tambiénEditar

  1. a b Schneider K. Patopsicología Clínica, 4.ª. Edición, Ed. Paz Montalvo, Madrid, 1975.
  2. Bertelsen A. Schizophrenia and related disorders: experience with current diagnostic systems. Psychopathology. 2002 Mar-Jun;35(2-3):89-93.