La bella y la bestia (serie de televisión de 2014)

serie de televisión

La bella y la bestia (La bella e la bestia, en italiano) fue una miniserie de televisión hispano-italiana de 2014, producida por Lux Vide y Mediaset para la cadena española Telecinco y la cadena italiana Rai 1.

La producción cuenta con dos episodios, y fue grabada en inglés. Está ambientada en escenarios de Turín y en los Alpes.[1]

ArgumentoEditar

Primer episodioEditar

La Provenza, Francia, siglo XVII. Maurice Dubois es un armador y comerciante de Marsella y un viudo con dos hijas mayores: Évelyne la mayor y la menor Bella. La familia está en crisis a causa de los malos oficios de Dubois, y cuando regresa del último viaje desastroso, en el que perdió toda la carga, es presionado por las deudas del príncipe Leon DalVille, el señor feudal del lugar. El Príncipe le hace un ultimátum: o bien el Dubois se desprenderá de su buque o enviará al castillo a una de sus hijas como una sierva. El hombre renunciaría a la nave, pero Bella Dubois, con valentía y en secreto marcha al castillo del príncipe, a los bosques alpinos.

El Príncipe León es un personaje cruel y tiránico, que se divierte de una manera violenta y ha puesto en hambre al pueblo cercano del castillo, el cual hace 10 años, sin embargo, era el pueblo más rico de la Provenza. Léon, siempre cubierto por una máscara en su cara, vive en compañía de su tío, el alquimista excéntrico Conde Armand, que es un experto en perfumes, de la hija del Conde Armand, la bella y helada Hélène (que está enamorada de Léon), y un pequeño séquito de funcionarios así como los sirvos del castillo. Bella se puso inicialmente en dificultades por la desconfianza de los habitantes del castillo, pero pronto, con su buena voluntad y su bondad de carácter, se las arregla para ganar la amistad de los otros agentes y del Conde Armand.

Mientras tanto, el Príncipe León intenta organizar la boda de su prima Hélène con un marqués adinerado a quien dicha mujer no ama. Cuando Hélène se da cuenta del interés que en su primo despierta la recién llegada Bella, entra en una apuesta con él: si Léon logra seducir a Bella y acostarse con ella en un plazo determinado, Hélène se casará con el marqués; de lo contrario, el príncipe se casará con Hélène.

Las noches en el castillo son difíciles para Bella porque existen algunos ruidos fantasmagóricos procedentes de la parte alta del castillo, que está en ruinas y que muestra los signos de un viejo fuego. De la servidumbre ella aprende el triste pasado de León: él era bueno para toda la gente del pueblo y estaba felizmente casado con una mujer llamada Juliette, pero una noche hacía 10 años, la novia cae desde una ventana para escapar de las llamas, y desde entonces León perdió el deseo de ser amable con la gente y la belleza, sufriendo quemaduras y cicatrices en el lado izquierdo de la cara (a partir de entonces León utiliza la pesada máscara en su cara, para ocultar la herida que se causó cuando hubo el incendio) y descarga su ira sobre el pueblo. Los ruidos son las lamentaciones de Léon, la bestia.

Bella y el príncipe comienzan a acercarse y el hombre parece cada vez más verdaderamente interesado en la chica, lo cual es observado por Hélène. Finalmente, León va conquistando a la chica, ganándose su confianza a través de la ayuda a su padre Maurice Dubois para recuperarse económicamente. Entonces llega un punto en que León concederá a Bella permiso para ir a casa y si después de tres días ella no regresa voluntarimaente, él renunciaría a su amor.

Al atardecer del tercer día, Hélène piensa ahora que había ganado la apuesta, pero repentinamente Bella aparece en las puertas del castillo. León la besa apasionadamente en su habitación, pero decide no intimar pues siente amor y remordimiento de su apuesta. Héléne sabe que no hubo tal intimidad por la información que le proporciona la sierva Corinne, y decide, por una parte, decirle a Bella que era objeto de una apuesta y por otra, reclamar a Léon haber ganado la apuesta. Bella parte del Castillo sintiéndose usada y León la busca en el camino a caballo. Al encontrarse, Bella da rienda suelta a su resentimiento reclamándole ser objeto de un juego o apuesta: el príncipe, ofendido y enojado la lleva a fuerza de regreso al castillo.

Segundo episodioEditar

Después de regresar al palacio Bella, Léon accede a casarse con su prima Hélène, según lo determinado por la apuesta si perdía, pero a la vez Bella, que sufre de la condición de cautiverio en el castillo, y desesperada por no poder escapar, cayó gravemente enferma.

El único médico en el pueblo, sin embargo, no parece capaz de hacer cualquier cosa para ayudar a la niña, y León, profundamente preocupado por ella, hace un voto a Dios: si Bella sanara, va a tratar de cambiar. Al día siguiente Bella está sanada, y Léon, recordando su promesa, le pide que lo ponga a prueba expresando un deseo para que él se lo conceda y así demostrar su amor. Bella entonces, decide pedirle a Léon que cancele la deuda de su padre, y él, aunque consciente de que con la extinción de la deuda ya no hay ninguna razón para mantener a Bella al castillo, accede al deseo de Bella, liberando a la chica. En esa coyuntura, Léon decide anular su matrimonio con Hélène.

Durante el viaje a su casa, Bella se da cuenta de cómo el pueblo sufre una gran pobreza después del cambio de Léon de hacía más de 10 años, y decide volver con él para pedirle que conceda otro deseo, que es permitir que el pueblo pueda colaborar en un taller para la elaboración de perfumes del Conde Armand, cultivando y recolectando las hierbas y esencias, en el campo y en bosque que rodea al palacio y Léon acepta una vez más, decidiendo confiar en Bella. Así vuelve a existir prosperidad en el Palacio y en el Pueblo. Léon y Bella vuelven a reconocer sus sentimientos, pero Hélène no está dispuesta a abandonar sus intenciones hacia Léon.

Unos días más tarde, Léon da una fiesta en su palacio, decidiendo hacer una propuesta pública de matrimonio a Bella; La chica, sin embargo, plagada de dudas sobre el pasado del noble a causa de las intrigas de Hélène, no le responde, y Léon, más furioso que nunca, decide no querer verla de nuevo, y que Bella deje el castillo, pero le deja el anillo de compromiso que le ha dado en esa fiesta, para que ella dé una respuesta. Hélène, unos momentos antes del baile, reveló a Bella que Juliette fue asesinada por Léon, lo cual no es cierto. El anillo de Bella, sin embargo, es robado por Évelyne y es vendido y cae en manos de Hélène, quien utiliza el hecho de que el anillo haya sido vendido, como arma para alejar completamente a Léon de Bella. Léon al enterarse, en un ataque de rabia, irrumpe en el pueblo, donde en ese momento se estaba celebrando la fiesta del matrimonio de Évelyne con el dinero de la venta del anillo, y culpa a Bella en frente de todo el mundo por ser deshonesta. En defensa de la chica se apresura André, un amigo de Maurice Dubois que ha estado siempre enamorado de Bella, y con quien Léon tiene una confrontación violenta. André es críticamente herido, pero Bella logra que Léon no lo lastime más. De vuelta en el castillo, Léon, persuadido por Hélène da órdenes de cerrar y destruir el taller para fabricar perfumes del Conde Armand creado con la ayuda de Bella y los habitantes del pueblo. El pueblo incapaz de soportar más los abusos a los que está sometido, se lanza a su vez contra el castillo y ataca el Príncipe Léon, hiriéndolo con los instrumentos de trabajo, pero Bella impide el linchamiento declarando que para matar a Léon, primero deben matarla a ella, y logra disuadirlos de la venganza.

Léon queda herido y Bella busca en la cocina algo para detener el sangrado de Léon, pero es atacada y amagada por Hélène con un cuchillo en la garganta, revelando la verdadera causa de la muerte e incendio ocurrido 10 años antes. Léon entonces, intuyendo que Bella puede estar en peligro al no regresar a su lado para ayudarlo, se levanta y llega a la terraza superior del edificio donde está Héléne, a punto de derribar a Bella por el balcón, revelándose al final la verdad: ella misma, locamente enamorada de su primo, incluso una década antes, reveló a León que Juliette lo engañaba, por lo que Juliette ante un ataque de celos de Léon, le hiere el rostro, y entonces Hélène envenena a ambos (León y Juliette) y la hace caer a Juliette por el balcón. Ahora Hélène amenaza con hacer lo mismo con Bella, pero en ese momento llega Léon quien la intenta disuadir y después llega el Conde Armand, y Hélène, se asusta por ver que su padre no había muerto (pese al golpe infligido por Hélène misma poco antes cuando se da cuenta de que su padre no la va encubir más y revelería la verdad sobre la muerte de Juliette), pierde el equilibrio y cae por el letal balcón, pero Léon impide que caiga Bella. Los dos jóvenes, ahora completamente reconciliados, se casan y Léon manifiesta su propósito de llevar paz y prosperidad al pueblo como antes.

ElencoEditar

ReferenciasEditar

  1. http://teleprograma.fotogramas.es/, ed. (11 de septiembre de 2015). «Blanca Suárez y Alessandro Preziosi son ‘La Bella y la Bestia’». Archivado desde el original el 31 de agosto de 2015. Consultado el 13 de septiembre de 2015. 

Enlaces externosEditar