Lectio difficilior potior

El principio lectio difficilior potior (que en latín significa, literalmente, la lectura más difícil es la más fuerte) es un principio de la crítica textual. Es un principio interno de la filología, independiente de los criterios de evaluación en la cual una lectio particular se haya encontrado.[1]

OrigenEditar

Este principio forma parte de un conjunto de criterios establecidos en el siglo XVIII, en el contexto de la batalla cultural durante la Ilustración, con el objetivo de dar una base neutra para el descubrimiento del Urtext, superando el peso de la autoridad y de las tradiciones. El principio fue elaborado por primera vez por Johann Albrecht Bengel, en su Prodromus Novi Testamenti Graeci Rectè Cautèque Adornandi (1725) y empleado concretamente en su Novum Testamentum Graecum (1734).[2]​ Posteriormente fue divulgado por Johann Jakob Wettstein, a quien a menudo se suele atribuir.[3]

AplicaciónEditar

Cuando manuscritos diferentes con el mismo texto están en conflicto en una palabra, el término más inusual es también, con una gran probabilidad, el más fiel al original. La asunción es que los textos que han llegado a través de la tradición manuscrita, los copistas sustituían muy a menudo las palabras difíciles o inusuales con una de más actual y común. El fenómeno contrario, según este principio, se considera menos probable.

Se aplica en la exégesis bíblica cuando se trata de comparar las variantes del mismo trabajo, por ejemplo las variantes textuales del Nuevo Testamento como la que existe en una fórmula de sinónimos, creada por Johann Albrecht Bengel: Proclivi praestat ardua ("La difícil [lección] prevalece sobre el fácil").[4]​ Este principio es paralelo al de Lectio brevior potior ("La lección más corta es la mejor"). Ambas son las dos reglas básicas de la crítica textual del Nuevo Testamento.

ReferenciasEditar

  1. Emanuel Tov, "Criteria for Evaluating Textual Readings: The Limitations of Textual Rules" en The Harvard Theological Review 75 (1982) 429-448, especialmente 439ss.
  2. Frederick Henry Ambrose Scrivener, A Plain Introduction to the Criticism of the New Testament (edición de Edward Miller, ed. George Bell e fillos New York, 1894, vol. II, p. 247), citado por W.L. Lorimer, "Lectio Difficilior", en The Classical Review 48.5 (noviembre 1934 - 171).
  3. Por ejemplo por H. J. Rose en The Classical Review 48 (126 nota 2, corregida por Lorimer 1934.
  4. Hans Conzelmann et Andreas Lindemann, Guide pour l'étude du Nouveau Testament, Labor et Fides, 1999 ISBN 2-8309-0943-7, p. 69.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar