Abrir menú principal

Levana fue, en la mitología romana, una diosa que presidía la legitimación y reconocimiento de los recién nacidos.

Al nacer un niño lo ponían desnudo en tierra y para considerarlo legítimo, tenía que levantarlo el padre o quien le representara.

También se acostumbraba a invocarla al levantar un niño del suelo.