La Ley de Jante (danés: Janteloven; sueco: Jantelagen) es una ley ficticia creada por el autor danés/noruego Aksel Sandemose en su novela En flygtning krydser sit spor (Un refugiado sobre sus límites) (1933), en la que retrataba su ciudad natal a principios del siglo XX.

Aunque en realidad existen 10 normas diferentes en la ley de Jante, se habla de ella en general como si se tratara de una sola cosa. La palabra danesa loven significa 'la ley'. Las normas son las siguientes:

  1. No debes pensar que el es especial.
  2. No debes pensar que el es tan bueno como el nosotros.
  3. No debes pensar que el es más listo que el nosotros.
  4. No debes pensar que el es mejor que el nosotros.
  5. No debes pensar que el sabe más que el nosotros.
  6. No debes pensar que el es más importante que el nosotros.
  7. No debes pensar que eres bueno en nada.
  8. No te rías de nosotros.
  9. No debes pensar que los demás se preocupan por ti.
  10. No debes pensar que puedes enseñar algo a nosotros.

Una undécima norma fue añadida más tarde por Sandemose, bajo el marbete del "derecho penal de Jante":

11. ¿Acaso crees que no sabemos nada sobre ti?

Esta ley impregnó las culturas danesa, noruega, sueca y finesa, países en los que se desaprueba que una persona se considere mejor o más inteligente que las demás.

A los que violan esta norma no escrita se les mira con cierta hostilidad y se considera que van en contra del deseo danés de conseguir una igualdad social y su énfasis en conseguir una justicia total. Mostrar humildad es muy importante.

Este fenómeno no es exclusivo de Escandinavia y se puede encontrar en otras partes del mundo. Algo similar ocurre entre los habitantes de la zona noreste de Inglaterra, especialmente en Yorkshire donde se ejemplariza con frases como «¿Quién se ha creído que es?». Esta es una de las zonas de Gran Bretaña donde los vikingos procedentes de Dinamarca establecieron asentamientos en el siglo VIII y es posible que aún permanezcan algunos puntos culturales comunes.

Véase tambiénEditar