Abrir menú principal

En la mitología griega, las Litaí o Litae (en griego Λιταί) eran los espíritus de la oración.

Aparecen en la Ilíada de Homero, en el Libro 9, como las hijas cojas y arrugadas de Zeus (ni se especifica la madre ni su número) que siguen a la hija exiliada de Zeus Atea ('insensatez') como sus sanadoras, pero que no pueden seguir su ritmo rápido. Traen gran ventaja a los que las veneran; pero si alguien las deshonra, entonces van a Zeus y le piden que envíe a Atea contra esa persona.[1]

ReferenciasEditar

  1. Homero, Iliada, 9. 502 ff; ver también Quinto de Esmirna, Caída de Troya, 10. 302

Ences externosEditar