Abrir menú principal

Los cinco hermanos

denominación popular que recibió un grupo de políticos en Uruguay que tuvo una importante influencia en el primer gobierno de Fructuoso Rivera

Los cinco hermanos fue la denominación popular que recibió un grupo de políticos en Uruguay que tuvo una importante influencia en el primer gobierno de Fructuoso Rivera.

ReseñaEditar

 
Grabado aparecido en el periódico ilustrado "La Diablada o el robo de la Bolsa" impreso en 1832 en el que se parodia a "Los cinco hermanos" y a Santiago Vázquez quien colaboró estrechamente con ellos, mostrándolos como diablos vaciando una bolsa de dinero. Debajo del título de la publicación estaba escrito el encabezado "Ya lo veis - Para el robo - Somos seis".[1]

El grupo estuvo integrado por Lucas Obes y sus cuñados Nicolás Herrera, José Longinos Ellauri, Julián Álvarez y Juan Andrés Gelly. La relación política entre ellos y Rivera venía de tiempo atrás cuando él y algunos de "Los cinco hermanos" habían integrado el grupo llamado Club del Barón cercano a Carlos Federico Lecor cuando gobernaba la llamada Provincia Cisplatina.

Durante la primera presidencia constitucional del país que se extendió entre 1830 y 1834, tuvieron una importante influencia en la administración del naciente estado acentuada por las características del gobierno de Rivera, quien pasó gran parte de este período en la campaña.

CríticasEditar

Los críticos de este grupo afirmaban que además de actuar como un grupo de presión e intereses a cargo del gobierno de Uruguay muchas veces también lo hicieron en provecho propio llegando a ocupar distintos cargos de relevancia en el estado uruguayo "repartiéndose cargos y prebendas".[2]Real de Azúa se refirió a Santiago Vázquez y Lucas Obes como "las dos capacidades políticas más completas que el país tuvo en la primera mitad del siglo, pero, también, el núcleo de hombres mas ajenos y más infieles, a la línea de desarrollo nacional y popular que el artiguismo y los Treinta y Tres representaron".[3]​ Su influencia en el gobierno fue vista negativamente por Juan Antonio Lavalleja quien llevó adelante dos movimientos insurreccionales en 1832 y 1834, los cuales fueron fácilmente derrotados.

ReferenciasEditar

  1. "Historia de la prensa en el Uruguay: desde La estrella del sur a Internet". Daniel Álvarez Ferretjans. Editorial Fin de Siglo, 2008. pag. 121. 691 páginas.
  2. Machado, Carlos (1973). Historia de los orientales. Ediciones de la Banda Oriental. p. 132. 
  3. Real de Azúa, Carlos (1961). El patriciado uruguayo. Ediciones Asir. p. 89.