Abrir menú principal

Los proverbios flamencos (en neerlandés, Nederlandse Spreekwoorden) es una obra del pintor Pieter Brueghel el Viejo. Es un óleo sobre tabla de roble, pintado en el año 1559. Mide 117 cm de alto y 163 cm de ancho. Se exhibe actualmente en la Gemäldegalerie de Berlín, Alemania.

Los proverbios flamencos
(Nederlandse Spreekwoorden)
Pieter Brueghel the Elder - The Dutch Proverbs - Google Art Project.jpg
Autor Pieter Brueghel el Viejo, 1559
Técnica Óleo sobre madera
Estilo Renacimiento
Tamaño 117 cm × 163 cm
Localización Gemäldegalerie de Berlín, Berlín, AlemaniaFlag of Germany.svg Alemania

Otros nombres con los que es conocida esta obra es La capa azul o El mundo del revés. Representa una tierra habitada con representaciones literales de proverbios flamencos de la época. La pintura rebosa de referencias y aún pueden identificarse la mayor parte de ellas; mientras muchos de los proverbios han sido olvidados o nunca se tradujeron a otros idiomas, algunos aún se usan. Los proverbios eran populares en tiempo de Brueghel: se publicaron una serie de colecciones, incluida una famosa obra de Erasmo. Frans Hogenberg produjo un grabado que ilustraba unos 40 proverbios alrededor de 1558 y el propio Brueghel había pintado una colección de Doce proverbios en tablas individuales en 1558, así como El pez grande se come al chico en 1556, pero se cree que los Proverbios flamencos es la primera pintura a gran escala sobre el tema. Rabelais representó una tierra de proverbios en su novela Pantagruel poco después en 1564.

Las pinturas de Brueghel tratan los temas de lo absurdo, las debilidades y las locuras humanas, en lo que sigue la tradición de El Bosco,[1]​ y esta pintura no es una excepción. Originalmente se tituló La capa azul o la locura del mundo lo que indica que no pretendía tan sólo representar una colección de proverbios, sino más bien hacer un estudio de la estupidez humana. Muchas de las personas representadas muestran los característicos rasgos en blanco que Brueghel usaba para representar a los tontos. Con gran maestría Brueghel trata hasta el detalle más nimio.[1]

Su hijo, Pieter Brueghel el Joven, se especializó en hacer copias de la obra de su padre, y pintó hasta veinte copias de Los proverbios flamencos.

Consigue una gran unidad, a pesar de los múltiples detalles, gracias a su unidad de composición, en torno a una diagonal que, desde la parte inferior izquierda, va hacia la parte superior derecha.[1]

DetalleEditar

Hay cerca de cien «proverbios» identificados[1]​en la escena (aunque Brueghel puede haber incluido otros). Algunas expresiones se usan hoy en día, entre ellas: Nadar contra corriente, El pez grande se come al chico, Darse de cabezazos contra un muro de ladrillos y Armado hasta los dientes, y algunos son familiares, aunque no idénticos a expresiones inglesas, como por ejemplo Casting roses before swine (Echar rosas a los cerdos, equivalente a la expresión bíblica Echar perlas a los puercos (Evangelio de Mateo, capítulo 7, versículo 6, aunque en castellano, con traducción macarrónica se suele decir echar margaritas a los cerdos). Muchos han decaído con el tiempo o nunca se usaron en inglés, como Tener el techo tejado de tartas, por ejemplo, que significa tener abundancia de todo y que era una imagen que Brueghel más tarde volvería a usar en su pintura de la idílica tierra de Jauja. Sería semejante a la expresión española: Atar los perros con longaniza(s). La Capa azul a la que se refiere el título original está colocada sobre el hombre en el centro de la pintura con su esposa. Esto indicaba que ella le era infiel. Otros proverbios indican la estupidez del hombre: un hombre llena una charca después de que su becerro haya muerto, justo encima de la figura central del hombre con capa azul; otro lleva la luz del día en una cesta. Algunas de las figuras parecen representar más de una expresión (si esto era intención de Brueghel o no, se desconoce), como el hombre que esquila una oveja en el centro, en la parte inferior izquierda del cuadro. Está junto a un hombre que esquila un cerdo, así que representa la expresión: Uno esquila ovejas y otro esquila cerdos, lo que significa que uno aventaja al otro, pero también puede representar el consejo Esquílalas pero no las despellejes, lo que significa que hay que sacar el mejor partido que se pueda a los activos.

Proverbios en la pintura[2]
Proverbio Significado Ubicación
Ser capaz incluso de atar al diablo a una almohada La obstinación supera todo. Quien la sigue, la consigue.  
Ser un mordedor de pilares Ser un hipócrita en religión, un fariseo  
Llevar fuego en una mano y agua en la otra No ser digno de confianza. Tener dos caras.  
Golpear la cabeza contra un muro de ladrillos Intentar conseguir lo imposible. Darse contra un muro.  
Un pie calzado y otro descalzo Lo principal es el equilibrio  
La puerca tira del tapón La negligencia lleva al desastre  
Ponerle el cascabel al gato Atreverse a hacer algo difícil o peligroso. Idéntico en castellano.  
Estar armado hasta los dientes Estar muy armado. Idéntico en castellano.  
Ponerse la armadura Enfurecerse.  
Uno esquila ovejas, otro, cerdos Uno tiene todas las ventajas, el otro ninguna. Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.  
Esquílalas pero no las desuelles No abuses de tus ventajas. La avaricia rompe el saco.  
Aquí no se fríe el arenque Las cosas no marchan según lo planeado  
Freír todo el arenque para comer las huevas Hacer demasiado para conseguir muy poco  
Ponerse la tapa en la cabeza Acabar asumiendo la responsabilidad  
El arenque cuelga de sus propias agallas Tienes que aceptar la responsabilidad de tus propios actos  
Hay algo más en ello que un arenque vacío Hay más de lo que se ve  
¿Qué puede el humo hacerle al hierro? No tiene sentido intentar cambiar lo que no se puede cambiar  
Encontrar al perro en la olla Llegar a casa demasiado tarde, por lo que ya no queda comida; el perro ya está limpiando las ollas.  [3]
Sentarse en las cenizas entre dos banquillos Ser indeciso  
Tentar la huevera a las gallinas Contar con algo que aún no existe: se cuentan los huevos antes de que las gallinas los pongan. Vender la piel del oso antes de cazarlo.  
Las tijeras cuelgan allí Es posible que te engañen allí  
Roer siempre el mismo hueso Hablar continuamente sobre el mismo tema. Ser un disco rayado.  
Depende de cómo caigan las cartas Depende del azar  
El mundo está vuelto al revés Todo está al revés de como debería; se demuestra la idea del mundo del revés a través del orbe con la cruz hacia abajo[1]  
Deja al menos un huevo en el nido Ten siempre algo en reserva. El que guarda, siempre tiene.  
Cagarse en el mundo Despreciarlo u odiarlo todo  
Ser llevados por la nariz Hacer que todo el mundo haga lo que el otro quiere  
Los dados están echados Ya no se puede hacer nada para variar un resultado. La suerte está echada.  
Los tontos consiguen las mejores cartas La suerte puede triunfar sobre la inteligencia. Todos los tontos tienen suerte.  
Mirar a través de los dedos Ser indulgente. Hacerse de la vista gorda.  
Allí cuelga el cuchillo Lanzar un reto. Arrojar el guante.  
Ahí están los zuecos Esperar en vano. Calendas griegas.  
Sacar la escoba Divertirse mientras el amo está fuera  
Casarse bajo el palo de la escoba Vivir juntos sin estar casados. Estar arrejuntados.  
Hacer el tejado con tartas Vivir lujosamente. Atar los perros con longanizas.  
Tener un agujero en el tejado Ser un simple. Hacer la o con un canuto.  
Los tejados viejos necesitan muchas reparaciones Las cosas viejas exigen más mantenimiento  
El techo tiene listones Podría haber fisgones. Las paredes tienen oídos.  
Tener dolor de muelas detrás de la oreja Fingir estar enfermo. Tener maulitis.  
Mearse en la luna Perder el tiempo en una empresa fútil  
Ahí cuelga la cazuela Es lo opuesto a lo que debería ser  
Disparar otra flecha para encontrar la anterior Repetir una acción estúpida. Tropezar dos veces con la misma piedra.  
Afeitar a un tonto sin espuma Engañar a alguien  
Dos tontos bajo la misma capucha La estupidez busca compañía  
Crecer fuera de la ventana No puede esconderse  
Tocar en la picota Llamar la atención sobre los actos vergonzosos de alguien  
Si se dejan abiertas las puertas, los cerdos correrán al trigo La negligencia llama al desastre  
Donde mengua el trigo, abundan los cerdos Si una persona gana, otra tiene que perder  
Correr como si te ardiera el culo Estar muy angustiado. Correr como alma que lleva el diablo.  
El que traga fuegos, caga chispas Las malas acciones le acarrean a quien las comete consecuencias peores. Quien siembra vientos, recoge tempestades.  
Tender la capa según sopla el viento[1] Actuar en cada caso según lo que más convenga personalmente. Inclinarse según sopla el viento.  
Lanzar plumas al viento Trabajar infructuosamente  
Contemplar a la cigüeña Perder el tiempo. Pensar en las musarañas.  
Querer matar dos moscas de un golpe Ser demasiado ambicioso. Querer matar dos pájaros de un tiro.  
Caer del buey sobre el burro Caer en malos tiempos  
Besar la aldaba Ser servil, adulador  
Limpiarse el culo en la puerta Tratar algo con ligereza  
Pasear llevando sobre los hombros una carga Imaginar que las cosas son peores que la realidad  
Un mendigo se compadece de otro que está parado enfrente de una puerta  
Pescar detrás de la red Perder una oportunidad  
El pez grande se come al chico Los poderosos abusan de los débiles. El pez grande se come al chico, y así al pobre el rico.  
No soportar ver el sol brillando sobre el agua Estar celoso del éxito del vecino  
Cuelga como una letrina sobre la acequia Es obvio.  
Cualquiera puede mirar a través de una tabla de roble si ésta tiene un agujero No tiene sentido afirmar lo evidente. Ser [una verdad] de Perogrullo.  
Cagar por el mismo agujero Ser inseparables. Ser uña y carne.  
Tirar el dinero al agua Malgastar el dinero. Echar la casa por la ventana.  
Un muro con grietas, pronto caerá Todo lo que se hace de mala manera fracasará pronto. Lo que mal empieza, mal acaba.  
Que no te preocupe de quién es la casa que se quema mientras puedas calentarte con las llamas Aprovecha cada oportunidad sin pensar en las consecuencias para otros  
Arrastrar el tajo Ser engañado por un amante o trabajar en una tarea sin sentido  
El miedo hace que la vieja corra Un acontecimiento inesperado puede revelar cualidades desconocidas  
Las boñigas de los caballos no son higos No hay que dejarse engañar por las apariencias. No es oro todo lo que reluce.  
Si un ciego guía a otro ciego, caerán ambos en la zanja No tiene sentido ser guiado por otros que son igualmente ignorantes; es un precedente en miniatura de su Parábola de los ciegos (1568), en el Museo de Capodimonte de Nápoles[1]  
El viaje no ha acabado aunque ya se vea la iglesia y el campanario Una tarea no está lista hasta que no se completa. De significado similar es No vendas la piel del oso antes de cazarlo.  
Todo, no importa cuán finamente esté hilado, acaba finalmente saliendo a la luz Nada puede esconderse para siempre. Por hondo que el diablo cague, todo se sabe.  
Mantener la vista fija en la vela Estar alerta, ser cauteloso. Estar ojo avizor.  
Cagarse en la horca No dejarse desanimar por ninguna sanción  
Donde está el cadáver, vuelan los cuervos Hay efectos tan inseparables de sus causas, que los primeros señalan inequívocamente dónde se encuentra su origen. Por el humo se sabe dónde está el fuego.  
Es fácil navegar a favor del viento Si las condiciones son favorables, no es difícil conseguir los propósitos; esta barcaza demuestra que se puede navegar con el viento en popa a toda vela[1]  
¿Quién sabe por qué los gansos van descalzos? Hay una razón para todo, aunque no sea evidente  
Si no seré su guardián, dejaré a los gansos ser gansos No interfieras en asuntos que no son de tu competencia. Zapatero, a tus zapatos.  
Ver osos bailando[4] Estar hambriento  
Los osos salvajes prefieren acompañarse entre ellos[4] Las personas semejantes se llevan mejor que con extraños. Cada oveja con su pareja.  
Lanzar la cogulla sobre la valla Descartar algo sin saber si más tarde lo va a necesitar  
Es difícil nadar a contracorriente Es difícil oponerse a la opinión generalizada  
El cántaro va al agua hasta que finalmente se rompe Exponerse frecuentemente a un peligro acaba siempre por tener consecuencias negativas. Tanto va el cántaro a la fuente, que allí deja el asa o la frente.  
Las mejores correas son las cortadas del cuero ajeno Es mejor aprovecharse del trabajo de otro  
Sujetar una anguila por la cola Emprender una tarea difícil  
Caer a través del cesto Ser descubierto. Caerse con todo el equipo.  
Quedar suspendido entre el cielo y la tierra Encontrarse en una posición incómoda  
Coger el huevo de la gallina y dejar ir el de la gansa Tomar una mala decisión (los huevos de ganso son más grandes)  
Bostezar frente al horno Intentar más de lo que se puede manejar. Quien mucho abarca, poco aprieta.  
Pasar a duras penas de una hogaza a la otra Tener dificultades para llegar a fin de mes  
Una azada sin mango Probablemente algo inútil[5]  
Buscar el hacha Intentar encontrar una excusa  
Aquí está con su linterna Tener finalmente la oportunidad de mostrar un talento  
Un hacha con su mango Probablemente significa "la cosa entera"[4]  
El que ha derramado sus gachas de avena no puede recogerlas todas Una vez que se ha hecho algo, no se puede deshacer. A lo hecho, pecho; No hay que llorar sobre la leche derramada.  
Poner palos en las ruedas Poner obstáculos a los planes de otro. Idéntico en castellano.  
El amor está en el lado donde cuelga la bolsa de dinero El amor puede comprarse  
Tirar para quedarse con el extremo más largo Intentar sacar ventajas  
Estar en pie bajo la luz propia Estar orgulloso de uno mismo  
Nadie busca a otros en el horno si no ha estado allí él mismo Imaginar debilidades en otros es un signo de que uno mismo es débil. Piensa el ladrón, que todos son de su condición.  
Tener el mundo girando sobre tu pulgar Tener todas las ventajas. Tener todos los ases.  
Atar una barba de lino a la cara de Cristo Ocultar el engaño bajo una apariencia de piedad. Ser un lobo con piel de cordero.  
Tener que agacharse para triunfar en el mundo Para tener éxito, uno debe ser taimado; este hombre que intenta pasar por una esfera demostraría que en el mundo hay que pasar por el aro[1]  
Echar rosas a los cerdos Malgastar los esfuerzos en algo que no lo merece. Echar margaritas a los cerdos.  
Tapar el pozo después de que el ternero se haya ahogado Lo que haría un tonto: ponerse manos a la obra sólo después de que el desastre ya ha ocurrido. Ahogado el niño, a tapar el pozo.  
Ser manso como un cordero Ser muy calmado. Tener más paciencia que el santo Job.  
Ponerle la capa azul al marido Engañar sentimentalmente al cónyuge. Poner los cuernos.  
Ten cuidado que un perro negro no se meta en medio Cuando están juntas dos mujeres no se necesita un perro ladrando para añadirse a los problemas que causarán.  
Uno enrolla en la rueca lo que otro hila Ambos divulgan los cotilleos  
Llevar el día en cestas Malgastar el tiempo  
Ponerle una vela al diablo Adular indiscriminadamente a todo el mundo. Poner una vela a Dios y otra al diablo.  
Confesarse ante el diablo Revelar los secretos al enemigo  
Al cerdo se le apuñala por el vientre Una conclusión prevista, o lo que se ha hecho no puede deshacerse  
Dos perros difícilmente se ponen de acuerdo sobre el mismo hueso Discutir sobre un solo tema  
Ser una espumadera Ser un parásito o un gorrón: la espumadera se queda con la nata de la leche  
¿De qué sirve un bonito plato si está vacío? La belleza no puede sustituir a la sustancia  
La zorra y la cigüeña cenan juntas Dos timadores siempre piensan en su propio beneficio.[6]  
Soplar en el oído Divulgar los cotilleos  
Escribir con tiza una deuda Deberle un favor a alguien  
La carne en el asador debe regarse con su jugo constantemente Algunas cosas necesitan una atención constante  
Con él no girará el asador Él no ayudará  
Sentarse sobre brasas vivas Estar impaciente. Estar en ascuas.  
Pescar sin red Aprovecharse del trabajo de otros. Unos cardan la lana y otros llevan la fama.  

NotasEditar

  1. a b c d e f g h i Manfred Wundram, “El Renacimiento y el Manierismo” en Los maestros de la pintura occidental, Taschen, 2005, pág. 135, ISBN 3-8228-4744-5
  2. De una lista en la que se detallan los proverbios y significados publicados por el Museo Estatal de Berlín y reproducido en Hagen, pp. 36-37.
  3. La suciedad de la pintura hace casi imposible ver al perro.
  4. a b c El proverbio exacto representado no se sabe con certeza.
  5. El significado exacto del proverbio se desconoce.
  6. Es una referencia a una de las Fábulas de Esopo.

BibliografíaEditar

  • Hagen, Rainer (2000). Rose-Marie Hagen, ed. Bruegel: The Complete Paintings (en inglés). Taschen. p. 96. ISBN 3-8228-5991-5. 
  • «"The Netherlandish Proverbs" by Pieter Brueghel the Younger» (en inglés). Museo Fleming, University of Vermont. 2004. Consultado el 18 de mayo de 2007. 
  • Rynck, Patrick de (1963). How to Read a Painting: Lessons form the Old Masters (en inglés). Nueva York: Abrams. p. 379. ISBN 0-8109-5576-8. 
  • Rynck, Patrick de (2005). «Pieter Bruegel, "Proverbios flamencos"». Cómo leer la pintura. Barcelona: Electa. pp. 188-189. ISBN 84-8156-388-9. 

Enlaces externosEditar