El MFF-20 o test de emparejamiento de figuras conocidas 20 es una prueba de emparejamiento perceptivo de aplicación individual, que trata de evaluar el constructo Reflexividad-Impulsividad. Por tanto, se considera como una prueba de valoración de estilos cognitivos.

CaracterísticasEditar

El MFF-20 evalúa los procesos de respuesta impulsividad-reflexividad de los niños a través de tareas con un componente de incertidumbre, definido por la presencia de varias alternativas de respuesta, de las cuales solo una es correcta.[1]

El rendimiento en la prueba permite situar al niño evaluado dentro de un continuo que va desde la reflexividad hasta la impulsividad.

El constructo Reflexividad-Impulsividad se refiere a la forma en que el niño se enfrenta a determinadas tareas. A nivel psicométrico, se considera un estilo cognitivo con identidad propia e independiente de otros constructos psicológicos como son la personalidad o la inteligencia. Se trata de una variable que, según los editores de la prueba, "representa un aspecto clave para analizar el rendimiento académico y la adaptación personal y social del niño".[2]

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar