Magdalena penitente (El Greco, Montserrat)

cuadro de El Greco (Museo de Montserrat)

La Magdalena penitente es una pintura al óleo del Greco que se conserva en el Museo de Montserrat. Se trata de una copia de la Magdalena penitente (El Greco, Budapest). Por lo tanto, en el catálogo razonado realizado por el historiador del arte Harold Wethey, esta obra se incluye en el Tipo-III dentro del tema de María Magdalena, donde consta con la referencia 262.[1]​ Según se ha publicado en la prensa, la dirección del museo tiene algunas dudas sobre su autenticidad. [2]

Magdalena penitente
La Magdalena penitent- Atributted to El Greco, Museu de Montserrat.jpg
Autor El Greco
Creación años 1590
Ubicación Museo de Montserrat (España)
Técnica Pintura al óleo

HistoriaEditar

La obra formaba parte de la colección privada Gallart i Folch de Barcelona, quien la adquirió en un mercado de viejo en Madrid por 8.000 pesetas, con la intención de usarlo para decorar su Palacio de las Hiedras, que había sido expoliado durante la Guerra Civil Española por personal de la Generalidad de Cataluña. [3]​ Más adelante, Gallart intercambió la obra por el Retrato de Lola Ruiz Picasso, de Pablo Picasso con Josep Sala i Ardiz, quien tras su muerte donaría toda su colección al Museo de Montserrat, incluyendo esta obra.[2]

La obra no estuvo entre las seleccionadas para la exposición que organizó en 2014 la Fundación Godia (El Greco. La mirada de Rusiñol), que reunía la mayor parte de las pinturas del Greco conservadas en museos catalanes.[2]

Análisis de la obraEditar

Harold Wethey considera esta obra una versión menor, aunque interesante de Magdalena penitente (El Greco, Budapest), el prototipo del Tipo-III de esta temática en el corpus pictórico del maestro cretense. En estas obras -y en las dos primeras versiones de La expulsión de los Mercaderes del Templo- encontramos los escasos ejemplos de erotismo femenino en todo el corpus pictórico del Greco. [4]​ Efectivamente, a pesar de que la Magdalena dirige su mirada hacia el cielo como fuente de salvación, su hombro y su pecho derechos desnudos dejan dudas sobre su sinceridad y su determinación a la hora de trascender las experiencias mundanas.

El paisaje a la izquierda de la pintura también es poco habitual, porque muestra una bonita salida de sol en lo que parece la laguna de Venecia, probablemente una evocación de la reciente estancia del pintor en aquella ciudad. el brillo del paisaje es también muy inusual, totalmente diferente a los cielos tempestuosos y amenazantes de Toledo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Wethey,. El Greco y su escuela. p. 151. 
  2. a b c Permanyer, Lluis (18 de diciembre de 2014). «El muy dudoso Greco de Montserrat». La Vanguardia. p. 37. 
  3. Ajuntament de Barcelona (ed.). «El Palau de les Heures». Consultado el 19 de enero de 2021. 
  4. Wethey, Harold E. op. cit. p. 151. 

BibliografíaEditar