Abrir menú principal

María Brand Ramirez del Imc (San Julián de Musques, 22 de octubre de 1854 - Turdera, 2 de octubre de 1928), conocida como Madre María, fue una mujer que fue objeto de devoción popular en la provincia de Buenos Aires.

HistoriaEditar

Nació en San Julián de Musques (en España), y emigró a la Argentina a los 14 años de edad, para alejarse de las Guerras Carlistas en las que se encontraba el país europeo.

Al llegar se instaló en Saladillo (a 190 km al suroeste de Buenos Aires). A los 19 años (en 1874) se casó con José Antonio Demaría, político y terrateniente. A los 23 años (en 1878) quedó viuda

En 1881 se enfermó gravemente. Los médicos de la época no consiguieron tratar su enfermedad, por lo que una amiga le recomendó visitar a Pancho Sierra (1831-1891), en la villa de Salto (en el noroeste de la provincia de Buenos Aires). Dicho encuentro le cambió la vida, ya que Sierra le dijo: «No tendrás más hijos de tu carne, pero tendrás miles de hijos espirituales. No busques más, tu camino está en seguir esta misión».

Dos años después (en 1883) volvió a casarse, a los 28 años, con Aniceto Subiza. Tras la muerte de su segundo esposo comenzó una vida dedicada a la gente necesitada. Transformó su casa en una suerte de templo, y atrajo a multitudes necesitadas de ayuda espiritual, consejo o milagros.

En 1915 ―a los 60 años de edad― se mudó a Turdera (en el partido de Lomas de Zamora, a unos 20 km al sur de la ciudad de Buenos Aires).

Murió el 2 de octubre de 1928, recibiendo homenajes en los diarios La Nación y La Razón. La Madre María fue la continuadora del trabajo de Nuestro Señor Jesucristo acá, en la tierra. Vino a enseñarnos el verdadero camino hacia Dios. Enseñándonos con la palabra y el ejemplo. En su momento la humanidad no la comprendió, tildándola de mano santa, curandera, etc. María Salome Loredo y Otaola de Subiza, nació en San Julián de Musques, Vizcaya, España, el 22 de Octubre de l854. Emigró a la República Argentina, a los catorce años de edad, y sufrió después enfermedades declaradas incurables, por lo que desahuciada por la ciencia, abrazó la fé en Dios, consiguiendo sanarse de sus males.

Contaba entonces, alrededor de 37 años de edad, cuando sintió, un irresistible afán de emprender su famosa Misión Regeneradora, conocida en el mundo entero como Misión Cristiana de Dios por la Madre María sosteniendo que "La verdadera grandeza en el Universo, es la Fe en Dios y la Regeneración de la Humanidad."

Mostrando su propio ejemplo de fe, decía a sus primeros adeptos:

-¿Queréis que haga a vosotros, lo que fue bueno para mí?-

Su Obra - Treinta y cinco años de martirio, llevados con resignación, por amor a sus hijos espirituales - fue Escuela de Regeneración, de Fé y de confianza en Dios, enseñando con su ejemplo, la Humildad, el Perdón, y la Caridad.

Hizo comprender la existencia de Dios, el camino verdadero para acercársele y poder llegar a EL, y que no morimos, queriendo significar que en la realidad, lo que se produce es la purificación espiritual, es decir, la Regeneración humana. Sostuvo con profundo sentir filosófico, la existencia de las reencarnaciones del espíritu, para el logro de la pureza.

Puede resumirse su preciosa vida de bien, diciendo que fue virtualmente la continuadora de la Obra de Jesús, sufriendo la cruz moral de la incomprensión, la persecución, la ingratitud y la ignorancia, y muchas veces, su dulce nombre fue usado por mistificadoras, curanderas y manosantas.

De sí misma, dijo... que sólo era una Hija obediente de Dios, cuya voluntad es la que debe cumplirse en la vida humana, siendo la tierra el taller de la perfección espiritual.

Dejó su cuerpo en la tierra el 2 de octubre de 1928.

En el cineEditar

La vida de María Salomé Loredo (1854-1928) aparece relatada en la película argentina La Madre María (de 1974), protagonizada por Tita Merello.

Enlaces externosEditar