Abrir menú principal

María de Castilla (1235-1235). Infanta de Castilla y León, fue hija de Fernando III el Santo, rey de Castilla y León, y de su primera esposa, la reina Beatriz de Suabia.

María de Borgoña y Suabia
Información personal
Nacimiento 1235 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1235 Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Panteón de reyes de San Isidoro de León (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Corona de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliaria Casa de Ivrea Ver y modificar los datos en Wikidata
Padres Fernando III de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Beatriz de Suabia Ver y modificar los datos en Wikidata
Escudo
Escudo del Reino de Castilla y León.jpg

Índice

BiografíaEditar

Hija de Fernando III el Santo y de su primera esposa la reina Beatriz de Suabia, era por parte paterna nieta de Alfonso IX de León y de Berenguela, reina de Castilla, que renunció al trono que había recibido por la muerte de su hermano, Enrique I de Castilla, siendo ambos hermanos hijos del rey Alfonso VIII de Castilla. Por parte materna era nieta de Felipe de Suabia, rey de Romanos y duque de Suabia, y de Irene Ángelo, hija de Isaac II Ángelo, emperador del Imperio Romano de Oriente. Fueron sus hermanos, entre otros, Alfonso X el Sabio, Fadrique de Castilla, ejecutado en 1277 por orden de su hermano Alfonso X el Sabio, y Manuel de Castilla, padre de Don Juan Manuel.

La infanta María de Castilla nació en el año 1235 y falleció pocos días antes que su madre, la reina Beatriz de Suabia,[1]​ cuando aún no había cumplido un año de edad.

SepulturaEditar

 
Panteón de Reyes de San Isidoro de León, donde se encuentra sepultada la infanta-reina Sancha Raimúndez.

El cadáver de la infanta María recibió sepultura en el Panteón de los Reyes de León de la Colegiata de San Isidoro de León, situada en la ciudad de León.[1]​ Sobre la tumba se colocó el siguiente epitafio:

H. R. MARIA, FILIA FERNANDI REGIS HISPANIARUM, FILIA BEATRICIS REGINAE, QUAE ROMANORUM IMPERATORUM PROLES FUIT. MCCLXXIII.

En 1997 fue examinado y extraído el contenido del sepulcro de piedra, colocado en el Panteón de los Reyes de León, en el que reposaban los restos de la infanta María. El ataúd en el que se conservaban los restos de la infanta, colocado en el interior del sepulcro pétreo, es de madera forrada en su parte exterior con piel curtida y adornada con motivos geométricos.[2]​ El ajuar funerario de la infanta María, extraído del sepulcro, se compone de almohadón, pellote, camisa y calzas. Los forros del ataúd, el pellote y el almohadón son tejidos hispanomusulmanes del siglo XIII, al igual que la camisa, confeccionada en algodón, y las calzas de la infanta, éstas últimas de lino.[2]

Tras ser extraído del sepulcro, el ajuar funerario de la infanta María de Castilla fue restaurado por la Dirección General de Patrimonio y Promoción Cultural de la Junta de Castilla y León.[2]

AncestrosEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Arco y Garay, 1954, p. 226.
  2. a b c Vinayo González, 1998, p. 119.

BibliografíaEditar

  • Loaysa, Jofré de; García Martínez, Antonio (1982). Academia Alfonso X el Sabio, Colección Biblioteca Murciana de bolsillo Nº 27, ed. Crónicas de los Reyes de Castilla Fernando III, Alfonso X, Sancho IV y Fernando IV (1248-1305). latín y castellano (2ª edición). Murcia. ISBN 84-00-05017-7. 
  • Viñayo González, Antonio (1998). Real Colegiata de San Isidoro: Historia, Arte y Vida. León: Edilesa. ISBN 84-8012-201-3. 
  • Ybarra y López-Dóriga, Fernando de, Marqués de Arriluce de Ybarra (1997). Real Academia Sevillana de Buenas Letras, ed. Un largo siglo de amores y desamores en el Alcázar de Sevilla (1248-1368) (1ª edición). Sevilla. ISBN 84-8093-016-0. 

Enlaces externosEditar