María de Estrada

conquistadora española

María de Estrada (Sevilla, 1475 o 1486-entre 1537-1548) fue una mujer soldado española que participó en la Conquista de México junto a Hernán Cortés. De procedencia andaluza o cántabra se sumó al grupo de soldados ya con edad avanzada, cuando tenía treinta o cuarenta años.[1]​ Famosa por sus hazañas de guerra,[2]​ hay evidencias de que previamente pasó varios años como náufraga entre los nativos de la Cuba precolonial.

María Estrada
LienzoTlaxcalaJinetes.jpg
Información personal
Nacimiento post. 1475 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento post. 1537 Ver y modificar los datos en Wikidata
Puebla de Zaragoza (México) Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Catedral de Puebla Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Lengua materna Castellano
Familia
Cónyuge Pedro Sánchez Farfán
Pareja Alonso Martin Partidor
Información profesional
Ocupación Conquistadora de México, Encomendera de Tetela y Fundadora de Puebla.
Cargos ocupados Coat of arms or Tetela del Volcan.svg Encomendera de Tetela del Volcán
Map pointer.svgFundadora de Puebla
Empleador
Rango militar Soldado Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos Conquista de México Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

AntecedentesEditar

María de Estrada (el apellido se encuentra escrito como Destrada o Estrada) nació en Sevilla, aunque su padre era originario del norte de España. Una tradición afirma que nació judía, nieta de un rabino, y que su auténtico nombre era Míriam Pérez, pero los historiadores no lo consideran probable.[3]

Su hermano, Francisco de Estrada, había acompañado a Cristóbal Colón como grumete, y cuando regresó al "Nuevo Mundo" para instalarse de forma permanente en 1509, María probablemente viajó con él.[4]

Estancia en CubaEditar

Estuvo en Cuba, donde se casó con Pedro Sánchez Farfán y posiblemente participó en combates en la actual Matanzas. "Hasta es posible que su hermosura la salvara de morir, pues un cacique la tomó para sí: duró hasta que los españoles se recuperaron de la derrota y volvió con su marido a Trinidad, al sur de la isla" explica el especialista de Historia de América Manuel Lucena Giraldo.[1]

Expedición de Cortés en MéxicoEditar

Tras llegar junto con su marido en la expedición de Pánfilo de Narváez, Estrada y Farfán le abandonaron junto con tantos otros y se unieron al contingente de Cortés desde antes de la batalla entre ambos en Cempoala. Fue el propio Farfán quien capturó a Narváez, al que hirió y dejó tuerto de un lanzazo, aunque la leyenda afirma que fue la propia María quien le derrotó en un mano a mano.

Noche TristeEditar

María de Estrada y su esposo estuvieron presentes en la accidentada evacuación de México-Tenochtitlan durante la llamada «Noche Triste», en la que murieron muchos españoles e indígenas aliados. Según el cronista Bernal Díaz del Castillo, también presente en la lucha, María se vio en peligro junto con otras dos mujeres de la expedición, La Malinche y María Luisa Xicohténcatl, pero fueron rescatadas a tiempo por aliados tlaxcaltecas, a sazón hermanos de la tercera, los cuales las extrajeron por uno de los puentes.

De acuerdo con la crónica de Juan de Torquemada,[5]​ María se armó entonces como un soldado más y se unió a los combatientes que cubrían la evacuación, en la cual «con una espada y una rodela en las manos hizo hechos maravillosos, y se entraba por los enemigos con tanto coraje y ánimo, como si fuera uno de los más valientes hombres del mundo, olvidada de que era mujer, y revestida del valor que en caso semejante suelen tener los hombres de valor, y honra. Y fueron tantas las maravillas y cosas que hizo, que puso en espanto y asombro a cuantos la miraban».[6]

Lo mismo transfiere la obra del cronista español-tlaxcalteca Diego Muñoz Camargo (si bien el fragmento parece no ser obra de Camargo, sino de un reeditor varios siglos posterior que se basa en Torquemada y Salazar),[7]​ que cita a María «haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo, que excedía al esfuerzo de cualquier varón, por esforzado y animoso que fuera, que a los propios nuestros ponía espanto».[1]

Otumba y TenochtitlanEditar

 
Jinete identificable con María de Estrada, cabalgando con Hernán Cortés. Lienzo de Tlaxcala.

Tras la evacuación, las fuerzas de Cortés debieron enfrentarse a un ejército perseguidor en la batalla de Otumba, en la que lograron repeler a los mexicas y garantizar el paso franco hasta el territorio aliado de la República de Tlaxcala. Muñoz Camargo afirma que la propia Estrada participó de nuevo en la batalla, «a caballo y con una lanza en las manos, digno por cierto de eterna fama e inmortal memoria».[8]​ Torquemada recalca que «tenía tanto coraje y ánimo en la batalla como si fuese uno de los más valientes del mundo».[9]

El Lienzo de Tlaxcala muestra, en su decimoctava lámina bis, a un personaje cabalgando con lanza y escudo al lado de Cortés en la huida a través de Tacuba. Debido a su aspecto singular, se cree que representa a una mujer soldado hispana, quizá la misma Estrada.[7][10]

Poco después, Cortés y sus aliados indígenas preparaban ya la contraofensiva. Según los textos de Francisco Cervantes de Salazar, el conquistador quiso dejar a las mujeres de la expedición en Tlaxcala mientras los hombres emprendían el sitio de Tenochtitlan, pero se topó con la negativa de Estrada, que reclamaba el derecho de las suyas a participar como soldados y enfermeras.[1]

No es bien, señor capitán, que mujeres españolas dexen a sus maridos yendo a la guerra; donde ellos murieren moriremos nosotras, y es razón que los indios entiendan que somos tan valientes los españoles que hasta sus mujeres saben pelear, y queremos, pues para la cura de nuestros maridos y de los demás somos necesarias, tener parte en tan buenos trabajos, para ganar algún renombre como los demás soldados.

Cortés les concedió lo que deseaban, y Estrada y sus compañeras, entre las que se encontraban Isabel Rodríguez, Beatriz de Palacios y Beatriz Bermúdez de Velasco, tomaron partido en el asedio con la bravura por la que ya eran conocidas.[2]

Díaz del Castillo cuenta que Estrada, junto con Beatriz Bermúdez e Isabel Rodríguez, fue invitada a la fiesta que Cortés dio con sus capitanes y algunas otras mujeres selectas para celebrar la victoria.

Vida posteriorEditar

Cortés la recompensó con las ciudades de Tetela del Volcán, Nepopualco (que pasó a ser un barrio de Tetela) y Hueyapan de las que fue encomendera. Los cronistas cuentan que "rica y reconocida peleó hasta el final" y no dudó en protestar incluso ante el rey Carlos I por hacerle pagar demasiados impuestos.[1]​ Después de que su primer marido muriera, se casó con Alonso Martín Partidor y juntos participaron en la fundación de lo que hoy es la Ciudad de Puebla de los Ángeles.

Después de la muerte de Sánchez Farfán, y antes de que María se casara con Martín Partidor, Cortés hace una mención que demuestra lo cercanos que eran:

Sánchez Farfán era uno de los mayores amigos que yo en estas partes tenía y que perdí un deudo muy cercano y a su mujer soy en mucho amigo y, para las cosas que le tocaren, tengo de hacer cuenta que en lugar de su marido porque me sirvió muchos días y la tengo en lugar de hermana y digo esto para que sepáis en cuanto terné todo lo que por ella hiciéredes y que así lo digáis a todos esos señores. Bien creo que luego como murió su marido los oidores le quitarían los pueblos y los ponían en corregimiento porque así lo han hecho con todos los que mueren, a lo menos con aquellos que ellos piensan que son mis amigos, y recibe mucho daño su mujer, así por quitarle su principal mantenimiento como porque en el uno de ellos tenía la granjería de su hacienda.[11]

MuerteEditar

Murió cerca de los 50 años por cólera y fue enterrada en la Catedral de Puebla aunque se desconoce su paradero pues en remodelaciones de la Catedral se perdieron sus huesos.

Vida personalEditar

Se casó en Cuba con Pedro Sánchez Farfán y tras la conquista de México enviudó y se volvió a casar con Alonso Martín Partidor, de Puebla, donde éste murió hacia 1550.

LiteraturaEditar

Su vida inspiró:

  • María contra viento y marea, novela de 1994 de la escritora Magolo Cárdenas.
  • María de Estrada, novela de 1997 la escritora méxico-estadounidense Gloria Durán.
  • María de Estrada: mujer soldado, encomendera y fundadora de Puebla, escrita por Juan Pablo Salazar Andreu.[12]
  • María de Estrada, conquistadora, encomendera, y vecina de Puebla de los Ángeles, escrita por Raquel Gutiérrez Estupiñán.
  • El llanto del quetzal, novela de Ricard Ibáñez (2022).

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e Manuel Lucena Giraldo (4 de agosto de 2009). «María Estrada conquista México». ABC. Consultado el 8 de agosto de 2016. 
  2. a b Francesco Saverio Clavigero (1844). Historia antigua de México y de su conquista: sacada de los mejores historiadores españoles y de los manuscritos y pinturas antiguas de los indios : dividida en diez libros, adornada con mapas y estampas, e ilustrada con disertaciones sobre la tierra, los animales y los habitantes de México, Volumen 2. Lara. «Hiciéronse célebres en estas entradas algunas mugeres españolas que acompañaron voluntariamente á sus maridos, y que con los continuos males que sufrían, y con los ejemplos de valor que tenían siempre á la vista, habían llegado a ser buenos soldados. Hacían la guardia, marchaban con sus maridos, armadas de corazas de algodón, espada y rodela, y se arrojaban intrépidamente á los enemigos, aumentando, no obstante su sexo, el número de los sitiadores. [...] Estas mugeres se llamaban María de Estrada, Beatriz Bermúdez de Velasco, Juana Martín, Isabel Rodríguez y Beatriz Palacios. » 
  3. Romero Saiz, Miguel (2021). Caballeros de conquista... Y mujeres de armas tomar: Génesis de la aventura americana. EDAF. ISBN 9788441441002. 
  4. Luisa Campuzano (1997), p. 49; Himmerich y Valencia (1996), pp. 77, 154-5, 239; Porras Muñoz (1982), p. 286. "Blancos y blancas en la conquista de Cuba". 
  5. Juan de Torquemada, Monarquía Indiana, durante la Noche Triste
  6. Vélez, Iván (12 de agosto de 2019). «María de Estrada: la valiente que luchó "mejor que cualquier varón" en las Américas». El Mundo. Consultado el 24 de febrero de 2022. 
  7. a b López de Mariscal, Blanca (1997). La figura femenina en los narradores testigos de la conquista. Colegio de Médico. ISBN 978-9681208356. 
  8. Thomas, 2007; 473
  9. Arveras, Daniel (14 de junio de 2019). «'Mujeres en la Historia': María de Estrada, valiente soldado de Hernán Cortés». Tu Otro Diario. Consultado el 24 de febrero de 2022. 
  10. Pilar Regueiro Suárez, Las españolas en la Conquista de México, Universidad Nacional Autónoma de México
  11. «María de Estrada | Julián Córdoba Toro». Consultado el 7 de febrero de 2021. 
  12. Paula Carrizosa (2 de marzo de 2020): «El cronista Juan Pablo Salazar Andreu recupera a María de Estrada, fundadora de Puebla», La jornada de oriente. Consultado el 12 de julio de 2022.

Enlaces externosEditar