Mar de Labrador

mar del océano Atlántico

El mar de Labrador (del francés: 'mer du Labrador'): en inglés, Labrador Sea; en danés, Labradorhavet es un cuerpo de agua del océano Atlántico Norte localizado entre la península canadiense de Labrador y la isla danesa de Groenlandia. Está flanqueado por tierras continentales en todos sus bordes y su profundidad es de unos 3 km. Sus aguas conectan al norte con las de la bahía de Baffin, a través del estrecho de Davis.

Mar de Labrador
Mer du Labrador - Labrador Sea - Labradorhavetl
Océano o mar de la IHO (n.º id.: 15A)
HamiltonInlet 2006.PNG
Vista del Hamilton Inlet
Ubicación geográfica
Continente América del Norte
Océano Océano Atlántico
Isla Groenlandia (DIN)
Isla de Terranova (CAN)
Coordenadas 60°41′02″N 56°36′46″O / 60.683888888889, -56.612777777778
Ubicación administrativa
País DinamarcaBandera de Dinamarca Dinamarca
CanadáBandera de Canadá Canadá
División GroenlandiaBandera de Groenlandia Groenlandia (DIN)
Bandera de Terranova y Labrador Terranova y Labrador (CAN)
Accidentes geográficos
Otros accidentes Estrecho de Davis (Bahía de Baffin)
Cuerpo de agua
Subdivisiones Cumberland Sound
Superficie 841 000 km²
Profundidad Media: 3200 m[1]
Vía marítima Paso del Noroeste
Mapa de localización
Localización del mar del Labrador (incluye las aguas del estrecho de Davis)
Mapa de la región del mar de Labrador

Límites geográficosEditar

Según la Organización Hidrográfica Internacional («International Hydrographic Organization», IHO), en su publicación Limits of oceans and seas (3.ª edición de 1953),[2]​ el mar de Labrador (que tiene el número de identificación 15A) tiene los siguientes límites:

GeologíaEditar

El mar de Labrador se formó probablemente por el espaciamiento del fondo marino que empezó a ocurrir hace alrededor de 61 millones de años y paró hace cerca de 40 millones de años.

Hay una historia más reciente acerca de la forma del mar, durante la edad del hielo, la hoja de hielo norteamericana se colapsó repetidas veces mandando oleadas de icebergs hacia el mar de Labrador, en el fondo del mar de Labrador hay una capa de piedras irregulares (Glacial errático), esto es pedazos de piedra que no coinciden con tamaño y el tipo de piedra nativas al área en que se encuentran, dejadas ahí por los icebergs al derretirse.

Uno de los canales de turbidita más grandes de mundo corre de Norte a Sur en medio del mar de Labrador. Las avalanchas de turbidita corren este canal por centenares de kilómetros, muchos de ellas terminando en las muy profundas aguas de Nueva Inglaterra.

OceanografíaEditar

 
Principales corrientes del Atlántico Norte.

El Mar del Labrador tiene una profundidad de unos 3.400 m (1.859 brazas; 11.155 pies) y una anchura de 1.000 km (621 millas; 540 millas náuticas) donde se une al Océano Atlántico. Se vuelve menos profundo, hasta menos de 700 m (383 brazas; 2.297 pies) hacia la bahía de Baffin y pasa al estrecho de Davis, de 300 km (190 millas; 160 millas náuticas) de ancho.[3]​ Un sistema de canales de corriente de turbidez de 100-200 m (55-109 brazas; 330-660 pies) de profundidad, que tiene unos 2-5 km (1,2-3,1 millas; 1,1-2. 7 millas náuticas) de ancho y 3.800 km (2.400 millas; 2.100 millas náuticas) de largo, discurre por el fondo del mar, cerca de su centro, desde el Estrecho de Hudson hasta el Atlántico.[4][5]​ Se denomina Canal Medio Oceánico del Atlántico Noroeste (NAMOC) y es uno de los sistemas de drenaje más largos del mundo de edad pleistocena.[6]​ Aparece como un lecho fluvial submarino con numerosos afluentes y se mantiene gracias a las corrientes de turbidez de alta densidad que fluyen dentro de los diques.[7]

La temperatura del agua varía entre -1 °C (30 °F) en invierno y 5-6 °C (41-43 °F) en verano. La salinidad es relativamente baja, entre 31 y 34,9 partes por mil. Dos tercios del mar están cubiertos de hielo en invierno. Las mareas son semidiurnas (es decir, se producen dos veces al día) y alcanzan los 4 m (2,2 brazas; 13 pies).[8]

En el mar hay una circulación de agua en sentido contrario a las agujas del reloj. La inicia la corriente de Groenlandia oriental y la continúa la corriente de Groenlandia occidental, que lleva las aguas más cálidas y salinas hacia el norte, a lo largo de las costas de Groenlandia hasta la bahía de Baffin. A continuación, la corriente de la isla de Baffin y la corriente del Labrador transportan aguas frías y menos salinas hacia el sur, a lo largo de la costa canadiense. Estas corrientes arrastran numerosos icebergs y, por tanto, dificultan la navegación y la exploración de los yacimientos de gas que se encuentran bajo el lecho marino.[9][10]​ La velocidad de la corriente del Labrador suele ser de 0,3-0,5 m/s (0,98-1,64 pies/s), pero puede alcanzar 1 m/s (3. 3 pies/s) en algunas zonas,[11]​ mientras que la corriente de Baffin es algo más lenta, con unos 0,2 m/s (0,66 pies/s).[12]​ La corriente del Labrador mantiene la temperatura del agua a 0 °C (32 °F) y la salinidad entre 30 y 34 partes por mil.[13]

El mar proporciona una parte importante del Agua Profunda del Atlántico Norte (NADW), una masa de agua fría que fluye a gran profundidad a lo largo del borde occidental del Atlántico Norte, extendiéndose para formar la mayor masa de agua identificable del Océano Mundial.[14]​ El NADW consta de tres partes de diferente origen y salinidad, y la superior, el Agua del Mar del Labrador (LSW), se forma en el Mar del Labrador. Esta parte se encuentra a una profundidad media y tiene una salinidad relativamente baja (34,84-34,89 partes por mil), una temperatura baja (3,3-3,4 °C (37,9-38,1 °F)) y un alto contenido de oxígeno en comparación con las capas situadas por encima y por debajo. La LSW también tiene una vorticidad relativamente baja, es decir, la tendencia a formar vórtices, que cualquier otra agua del Atlántico Norte, lo que refleja su gran homogeneidad. Tiene una densidad potencial de 27,76-27,78 mg/cm3 en relación con las capas superficiales, lo que significa que es más densa y, por tanto, se hunde bajo la superficie y permanece homogénea y no se ve afectada por las fluctuaciones de la superficie.[15]

NotasEditar

  1. The Canadian Encyclopedia. «Labrador Sea». Archivado desde el original el 13 de noviembre de 2011. Consultado el 3 de febrero de 2008. 
  2. «Limits of oceans and seas», pag. 10, disponible en: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/fr/1/1d/S23_1953.pdf (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  3. Wilson, R. C. L; London, Geological Society of (2001). «Non-volcanic rifting of continental margins: a comparison of evidence from land and sea». Geological Society, London, Special Publications 187 (1): 77. Bibcode:2001GSLSP.187...77C. ISBN 978-1-86239-091-1. S2CID 140632779. doi:10.1144/GSL.SP.2001.187.01.05. 
  4. «Ice-sheet sourced juxtaposed turbidite systems in Labrador Sea». Geoscience Canada 24 (1): 3. 3 de marzo de 1997. 
  5. Reinhard Hesse And Allan Rakofsky (1992). «Deep-Sea Channel/Submarine-Yazoo System of the Labrador Sea: A New Deep-Water Facies Model (1)». AAPG Bulletin 76. doi:10.1306/BDFF88A8-1718-11D7-8645000102C1865D. 
  6. Hesse, R., Klauck, I., Khodabakhsh, S. & Ryan, W. B. F. (1997). «Glaciated continental margins: an atlas of acoustic images». En Thomas A. Davies, ed. Glacimarine drainage systems in the deep-sea: the NAMOC system of the Labrador Sea and its sibling (Springer). p. 286. ISBN 0-412-79340-7. 
  7. Einsele, Gerhard (2000). Sedimentary basins: evolution, facies, and sediment budget. Springer. p. 234. ISBN 3-540-66193-X. 
  8. «Labrador» (en ruso). Great Soviet Encyclopedia. 
  9. Encyclopædia Britannica. «Labrador Sea». Consultado el 3 de febrero de 2008. 
  10. Kenneth F. Drinkwater, R. Allyn Clarke. «Labrador Sea». The Canadian Encyclopedia. Consultado el 3 de febrero de 2008. 
  11. Petrie, B.; A. Isenor (1985). «The near-surface circulation and exchange in the Newfoundland Grand Banks region». Atmosphere-Ocean 23 (3): 209-227. doi:10.1080/07055900.1985.9649225. 
  12. Encyclopædia Britannica. «Baffin Current». Consultado el 3 de febrero de 2010. 
  13. Encyclopædia Britannica. «Labrador Current». Consultado el 3 de febrero de 2010. 
  14. Wallace Gary Ernst (2000). Earth systems: processes and issues. Cambridge University Press. p. 179. ISBN 0-521-47895-2. 
  15. Talley, L. D.; McCartney, M. S. (1 de noviembre de 1982). «Distribution and Circulation of Labrador Sea Water». Journal of Physical Oceanography 12 (11): 1189-1205. Bibcode:1982JPO....12.1189T. doi:10.1175/1520-0485(1982)012<1189:DACOLS>2.0.CO;2. 

Enlaces externosEditar