Abrir menú principal

Joaquim Marques Lisboa

(Redirigido desde «Marqués de Tamandaré»)

Joaquim Marques Lisboa, El Marqués de Tamandaré (Río Grande, 13 de diciembre de 1807Río de Janeiro, 20 de marzo de 1897)[1]​, fue un militar de la Armada Imperial brasileña que llegó a la estación de Almirante. Toda su vida fue dedicada a la Marina de Brasil, incluso como miembro vitalicio del Consejo Militar y de Justicia, después Supremo Tribunal Militar, desde su creación hasta 1891, cuando el Gobierno de la República le concedió la exoneración solicitada. El héroe nacional, es el Patrono de la Marina de Guerra de Brasil y el día 13 de diciembre, día de su nacimiento fue instituido, el 4 de septiembre de 1925, por el Ministro de la Marina Almirante Alexandrino Faria de Alencar, como el Día del Marinero. En la guerra de la Independencia de Brasil, Guerra de Cisplatino, de la Confederación de Ecuador y de la represión a las revueltas ocurridas durante el Período Regencial: la Cabanaje, la Sabinada, la Farroupilha, la Balaiada y la Praieira. En el plano externo, participó en la Guerra del Plata y, con la eclosión de la Guerra del Paraguay, comandó las fuerzas navales en operaciones en la cuenca del Río de la Plata, en apoyo a la Batalla del Paso de la Patria, a la Batalla de Curuzú y a la Batalla de Curupaití . Su memoria todavía levanta pasiones entre los militares de la Marina en la actualidad, además de ser una imagen a ser estudiada por civiles y militares.[2]

Joaquim Marques Lisboa
Marquis of tamandare 1873.jpg
Información personal
Nacimiento 13 de diciembre de 1807 Ver y modificar los datos en Wikidata
Río Grande (Brasil) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 20 de marzo de 1897 Ver y modificar los datos en Wikidata (89 años)
Río de Janeiro (Brasil) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Brasileña Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Rama militar Marina de Brasil Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango
Conflictos Guerra de Independencia de Brasil, Guerra del Brasil, Guerra de los Farrapos, Invasión brasileña de 1864 y Guerra de la Triple Alianza Ver y modificar los datos en Wikidata
Escudo
Brasão d'Armas do Almirante Tamandaré.jpg

BiografíaEditar

Joaquim Marques Lisboa era el hijo del portugués Francisco Marques Lisboa (nacido en el pueblo de Famalicão, provincia de Extremadura en 1767) y Eufrasia Joaquina de Azevedo Lima (nacido Viamão, Rio Grande do Sul). Era el décimo hijo de la numerosa descendencia de la pareja, y uno de sus hermanos Henrique Marques de Oliveira Lisboa[3]​, en el rango de teniente coronel, combatió a los farroupilhas en Laguna.

Francisco Marques Lisboa propiedades de propiedad en Rio Grande y en el antiguo pueblo y la corriente de São José do Norte, Rio Grande separa del canal que conecta la Laguna de los Patos el Océano Atlántico. Mucho se ha discutido si el futuro Almirante habría nacido no en Rio Grande, sino en San José del Norte. A medida que creció su proyección en la escena nacional, exacerbado a la controversia, con cada lugar con el objetivo de ser el lugar de nacimiento de Marques Lisboa. Sin la existencia cabal de un certificado de nacimiento, se cree que nació en Rio Grande pues, en diciembre de 1883, Tamandaré se dirigió a la Cámara de Vereadores de Río Grande, declarando que era la ciudad donde nació.[4]

5 años de edad y la empresa matriz, viajó a Río de Janeiro, donde se encontraba en el cuidado de su hermana, María Eufrasia, y su marido, José Antonio Lisboa, hasta la finalización de la escuela primaria, en la secundaria Profesor Carvalho[5]​. A los 13 años, con sus padres, Joaquim regresa a la tierra natal, en el mismo barco en que vino a la Corte. En 1821, en uno de los veleros del padre y ahora solo, regresa a la Corte, para proseguir sus estudios. En 1822, después de mucha insistencia junto a su padre el 22 de noviembre, Francisco requiere para su hijo el honor de servir como voluntario en el equipo se prepara para luchar contra las fuerzas portuguesas en Bahía. El joven Joaquim inició su carrera en la incipiente Marina como Voluntario de la Armada Imperial, aún en formación, a bordo de la Fragata Niterói bajo el mando de John Taylor,[1]​ en cuyo mástil temblaba el pabellón del Almirante Cochrane[2]​ .

Su hermano, José Marques Lisboa, funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores y el fiscal Joaquim Marques Lisboa, envió Cochrane, una petición solicitando Deign atestiguar el momento en que el voluntario Marques Lisboa sirvió bajo sus órdenes y septiembre siguiente, presentó una a petición del Director de la Academia Imperial de la Marina, solicitando certificado del tiempo en que el mismo frecuentó los estudios académicos de esta Corte, su conducta y su aprovechamiento. Con estos dos certificados, José Marques Lisboa se dirigió al emperador una aplicación, presentando también al comandante Taylor, en el que la historización de la oficina de la fe de voluntarios Marques Lisboa, llama a su ascenso a Segunda Comisión teniente puesto. De este modo 2 de diciembre de 1825, Joaquim Marques Lisboa fue ascendido a Teniente Segunda Comisión. La necesidad de oficiales brasileños habilitados para guarnecer a los buques de la Escuadra que se hallaban en aguas de Montevideo, le daría la oportunidad de, a 26 de enero de 1826, ser efectuado en el puesto de Segundo Teniente del cuadro efectivo de los oficiales de la Armada.[4]

Se casó con una sobrina y compañera de infancia y casi de su edad, María Eufrásia. El matrimonio se produjo en la Iglesia de Nuestra Señora de la Gloria el 19 de febrero de 1839 en Río de Janeiro. Después de la Batalla del Riachuelo, el número de ex combatientes inválidos llegados a la capital fue tomando proporciones alarmantes, surgiendo así una necesidad de crear un asilo donde mejor pudieran ser tratados. Y fue su esposa, Viscondessa de Tamandaré que, a pesar de la situación que atravesaba el país, se acordó de organizar subastas de regalos obtenidos de las familias de sus relaciones, así como del comercio y de muchas otras personas que se dispusieran a ayudarla patriótico fin. La primera subasta fue un éxito, lo que la animó a continuar y conseguir reunir los fondos necesarios. Un hecho interesante es que una joven venida de Piauí, alistada en el Batallón de Voluntarios de la Patria, que siguiendo el ejemplo de María Quitéria quería luchar por su país. Fue importante ayudante de la Viscondessa y su nombre era Jovita Alves Feitosa, que murió pobre en Río de Janeiro.[5]

Tamandaré, origen de su título[6]​, que era una pequeña ciudad y una importante ayuda del puerto en la costa de Pernambuco, donde su hermano mayor, Manoel Marques Lisboa, en 1824, había tomado las armas para la Confederación de lo contrario ecuador de este imperio y que, tras repeler una invasión imperial en la región el 8 de junio de 1824, vendría a fallecer en el segundo intento de tomar el local, siendo, sin embargo, esta más exitosa pues la victoria fue conquistada. Durante una visita del emperador D. Pedro II, 35 años después, la costa de Pernambuco, Joaquim Marques Lisboa le pidió que hacer una parada y para trasladar los restos de su hermano Manuel, a la parcela familiar en Río de Janeiro. D. Pedro concuerda y sensibilizado por el gesto, le confiere al año siguiente el honor de Barón. Después de divergencias sobre el nombre, D. Pedro II, al recordar lo ocurrido en Tamandaré, le dio el título de Barón de Tamandaré, en memoria de su hermano, y del lugar que fuera para él muy importante, convirtiéndose en un punto de partida referencia para la amistad de estas dos figuras históricas.[7]

A lo largo de su vida, Brasil pasó de Colonia a Portugal, el Reino Unido de Portugal y el Algarve, el Imperio y en 1889, la República. Se formó un país y Tamandaré fue parte importante de una generación de marineros, guerreros y estadistas a quienes se debe la preservación de la mayor herencia de los brasileños: un país, rico en recursos naturales, patria de una nación unida por una cultura y un idioma .[8]

CampañasEditar

En 1825, durante la Guerra de Cisplatino (1825-1828) - en que las Provincias Unidas del Río de la Plata pretendían anexar la Provincia Cisplatina, entonces perteneciente al Imperio de Brasil - Tamandaré, como teniente, se destacó en muchos combates por el liderazgo y coraje. Capturado con otros brasileños, arrebató al enemigo el barco de guerra que los llevaba prisioneros, asumiendo su mando a los 18 años de edad.

Participó en la Guerra del Plata, en 1851, en el paso del Tonelero.

En 1864, ya con el título de barón de Tamandaré, asumió el cargo de Comandante en Jefe de las operaciones navales brasileñas en el Río de la Plata.

Durante la Guerra del Paraguay (1864 - 1870), cayó al comando Marques Lisboa de las fuerzas navales en el inicio del conflicto entre 1865 y 1866. Se estableció el bloqueo naval y organizó el apoyo logístico a la fuerza en funcionamiento, fundamental para su buen éxito.

En la Batalla Naval del Riachuelo (11 de junio de 1865), Francisco Manuel Barroso da Silva, por él designado para comandar las divisiones en operación en el Río Paraná, obtuvo la victoria que cambió el curso de la guerra a favor de la Triple Alianza.

Marques Lisboa al mando de la operación militar del Paso de la Patria en un éxito de grandes tropas de desembarco de escala y, por tanto, con el apoyo naval en la conquista de las fortificaciones del río Paraguay, impidió el avance aliado.

CarreraEditar

Su carrera, usada como ejemplo hasta los días actuales, es un excelente material de estudio para comprender mejor el Brasil del siglo XIX.

A lo largo de toda su vida militar innumerables hechos bordean lo mítico, sin embargo muchos autores resaltan, además de sus hechos heroicos, que a pesar de su cercanía con el Emperador D. Pedro II nunca ha cumplido cargos políticos, lo que era común la época, actuando de forma exclusiva en el campo militar, hecho curioso pues luchó por el Estado Imperial en todas las intervenciones militares internas y externas. Su despertar para la vida en el mar se dio después de un viaje solo a Río de Janeiro a bordo de un barco de la Compañía de su padre, donde desempeñó el papel de piloto ayudando al capitán en los oficios del mar. En la época la política hervía en un caldero, lo que dio oportunidad al joven muchacho de alistarse como voluntario e iniciar su jornada en la Armada Nacional que lo llevó hasta el más alto puesto de la jerarquía naval. cambios políticos comenzaron en el Reino de Brasil, con el retorno del rey Juan VI de Portugal, dejando a su hijo, el Príncipe Regente D. Pedro, en suelo brasileño para gobernar en nombre de la corona. Sin embargo, molestado por las decisiones tomadas por las Cortes de Lisboa, Pedro decide desobedecer a ellos, lo que contribuye a la separación política, con la proclamación de la Independencia de Brasil, convirtiéndose en la corona como su constitucional y Defensor Perpetuo emperador, con el título D. Pedro I. Como voluntario, a bordo de Niterói, tomó parte en varios combates navales en el litoral de la entonces provincia de Bahía, donde tuvo su bautismo de fuego el 4 de mayo de 1823, cuando la Escuadra brasileña chocó con velas enemigo. Días después persiguió a la que huyen portugués, encadenando 17 naves enemigas y llevando la bandera imperial a cerca de la desembocadura del Tajo a bordo de la fragata Niterói.

Al regresar a la importante misión que se le encomendó la fragata Niterói, Marques Lisboa fue inscrito en de marzo de 1824, en la Academia Marina Imperial. Sin embargo, los acontecimientos internos requerir la presencia de la Escuadra en diferentes puntos del país, con la finalidad de imponer la autoridad del Gobierno Central. En el caso de las guerras de independencia, algunos navíos siguieron a Pernambuco, para desbaratar la revolución encabezada por Manoel de Carvalho Padres de Andrade, que tenía como objetivo reunir a las varias Provincias del Nordeste a proclamar la República y constituir la Confederación de Ecuador. Tan pronto como se enteró de que en breve una División Naval continuaría hacia el Norte con el fin de suprimir los brotes revolucionarios que se manifiestan en varias provincias de esa región del país, Marques Lisboa pidió al Almirante Cochrane su tarjeta de embarque uno de los barcos que hacen que dicha división. A pesar del rechazo de Francisco Vilela Barbosa, entonces Ministro de la Marina, Cochrane no se dejó caer y llevó tal solicitud directamente al Emperador, a quien se le planteó presentar al joven Joaquim. argumentos bastante consistentes, el emperador no tuvieron más remedio que ceder y 07.30.1824, una resolución de Imperial alcanzado Academia, nombrando voluntaria Joaquim Marques Lisboa para embarcar a bordo del buque insignia de la flota, la Nau Pedro I. los rebeldes fueron silenciados, la flota continuó en la región apagando otros posibles focos de revolución. Joaquim desempeñó con esmero todas las misiones que le fueron encomendadas.

A partir de 1825, ya en la Campaña Cisplatino, el joven Joaquim estaba embarcado en la Cañones Leal Paulistana bajo el mando del Primer Teniente Antonio Carlos Ferreira. La guerra tuvo inicio para Tamandaré el 8 de febrero de 1826, en lo que se conoció como el Combate de Corales. Más tarde, en el mismo año regresó a la Fragata Niterói, bajo el mando de James Norton, y se destacó de tal forma a lo largo de los combates que siguieron que, a 31 de julio de 1826, fue designado para comandar la Escuna Constanza, figurando en su carrera naval, como su primer comando. Vale la pena resaltar que poseía apenas 18 años en la fecha de la designación. Después de una malada embestida por tierra la Villa de Carmem de Pantagones, en el intento de controlar la entrada del Río Negro, volvió la lucha en el Estuario del Plata, embarcado en la Fragata Príncipe Imperial, Capitanía de la División Naval encargada del servicio de tren de 18 buques mercantes. Se cayó prisionero junto a 93 hombres. Sin embargo el enemigo argentino no contaba con el mando y astucia del joven oficial que combinado con su inmediato de la Constanza, planeó y ejecutó la toma del mando del barco-prisión, el Brigue Anna. La escolta que los acompañaba no percibió que la tripulación había caído para los brasileños hasta que en maniobra osada hizo vela y navegar, en fuga, hacia Montevideo. En el día 12 de octubre de 1827 y con veinte años de edad, se asistió al mando de la Escuna Bella María, con ella trabando intenso combate de artillería con un barco argentino y venciendo, demostró su espíritu humanitario con el fin enemigo, lo que le valió el reconocimiento de los vencidos (1828). Después del final de la guerra aún pasó otros 2 años en aguas del Río de la Plata, siendo en 1831, mandado de vuelta a Río de Janeiro.

Desde la abdicación del Emperador D. Pedro I, en 1831, se dedicó a combatir los focos revueltos por todo el país, yendo de norte a sur. En 1831, combate en el noreste, en Pernambuco, Pará, Recife y Ceará. Fue nombrado para comandar el Brigue Cacique en 1834, el cual comandó durante toda su actuación en la Revuelta de Farroupilha. En 1840 ya era Capitán de Fragata y, en 1847, Capitán de Mar y Guerra. En 1848 recibió en Gran Bretaña la Fragata D. Afonso, primer buque mixto -la vela y vapor- de gran porte de la Armada brasileña. A pesar de tener a bordo el príncipe de Joinville, Francisco Fernando de Orléans, los Duques de Aumale y el Jefe de la Escuadra Almirante John Pascoe Grenfell, se lanzó al rescate del buque inglés, Ocean Monarch, que cargaba a inmigrantes de Liverpool a Boston, se incendió cerca del puerto, rescatando a 156 personas. El 6 de marzo de 1850, al regresar de Pernambuco, donde acababa de combatir la Revolta Praieira, a bordo de la primera embarcación brasileña mixta de vapor y vela socorría a Nau Vasco da Gama que tras una fuerte tempestad en la región de Río de Janeiro perdió su mástil lo que la dejó al sabor de la tempestad. Debido a las complicaciones del momento Joaquim Marques Lisboa no aborda la Nau inmediata, pero podría pasar la noche cerca, esperando una oportunidad para rescatar la embarcación, lo que podría con la primera luz del día siguiente.

En 1852, fue promovido al puesto de Jefe de División, correspondiente a Comodoro en otra marina y en 1854, la Jefe de Escuadra, correspondiente actualmente a Contra Almirante.

En 1857, durante una estancia en Europa para acompañar el tratamiento de salud de su esposa, fue incumbido por el Gobierno Imperial de fiscalizar la construcción de dos cañones en Francia y de otras ocho en Gran Bretaña. Eran buques de propulsión mixta vela-vapor, que significaban una actualización necesaria para que la Marina brasileña continuara defendiendo cabalmente los intereses del país. Estos barcos actuaron en la Guerra del Uruguay y en la Guerra del Paraguay. En esta cuestión, que evolucionó hacia una intervención militar brasileña, antes de la rendición de Montevideo, el Almirante lideró los combates en Salto y Paissandu, ocupándolas con tropas brasileñas. Comandó la intervención brasileña en la República Oriental del Uruguay en 1864 y 1865. La disputa de poder entre los partidos Blanco y Colorado llevó a una desestabilización y la guerra civil en el joven país a orillas del Plata. Sin embargo, había 40 mil brasileños viviendo en el país lo que convirtió al problema interno en una cuestión de interés del Imperio de Brasil. Además de los partidos políticos internos, estaban involucrados en la disputa de poder, Paraguay y Argentina ambos apoyando lados opuestos y apoyados en los propios intereses. El lugar se había convertido en un barril de pólvora que estalló el 10 de agosto de 1864. El Barón de Tamandaré fue designado en 1864 para un esfuerzo diplomático junto al Consejero José Antonio Saraiva para proteger los intereses del Imperio y de la integridad de sus súbditos. El 11 de agosto el Consejero Saraiva dejó Montevideo con el fracaso de las negociaciones, permaneciendo Tamandaré y su Fuerza Naval del Río del Plata para asegurar todo el paquete exigido por el Emperador. El objetivo de Tamandaré al inicio del conflicto, como fue escrito por él en una carta dedicada al Ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, era exclusivamente obtener satisfacciones del Gobierno uruguayo por los agravios sufridos por brasileños, así como obtener garantías para ellos y sus bienes. No habiendo intención de humillar la soberanía de aquella República o herir a sus ciudadanos. De cualquier forma, temeroso de una acción impensada podría desencadenar una guerra en que las dos bandas del Plata se unirían contra Brasil, pues sabía que no estaban listos para el tamaño enfrentamiento. El 30 de agosto, las relaciones se rompieron formalmente entre Uruguay y Brasil. El 7 de septiembre el Gobierno Imperial envió órdenes al Barón de Tamandaré para que tres localidades uruguas fueran ocupadas, Paissandu, Salto y Cerro Largo, y que el General Venancio Flores fuera reconocido como uno de los beligerantes. El 11 de octubre, volvió de dominio de las autoridades diplomáticas extranjeras residentes en Montevideo que el Gobierno Imperial brasileño había determinado la ocupación del territorio uruguayo al norte del Río Negro, en forma de represalia, hasta que obtuvier garantías y satisfacciones por parte del gobierno del gobierno, Uruguay. En todo momento sus decisiones iban de acuerdo con las directrices expuestas al Ministro de Relaciones Exteriores en su carta fechada hace meses, aunque el conflicto ya estaba en marcha y las medidas diplomáticas además de haber fallado, causaron descontento en la Corte. La situación de la República Oriental del Uruguay generaría por agravios geopolíticos lo que conocemos como la Guerra del Paraguay, y la acción de Tamandaré al mando de la intervención brasileña fue eficaz, actuando con la violencia necesaria, en el momento oportuno y cumplió su misión, empleando los medios militares que estaban a su disposición.

Su participación inicial en el conflicto fue de extrema importancia para el aprovisionamiento de las fuerzas brasileñas, aún más en una relación en que Brasil y Paraguay poseían gran desconocimiento entre sus acciones políticas y fuerzas militares, y lo hará por medio de la Legación Imperial en Asumpción. Sin embargo, la respuesta del Ministro que estaba allí destacado concurrió para que se hiciera una falsa apreciación de las fuerzas y reservas del enemigo, y por consiguiente la formulación de un plan extremadamente optimista. Paraguay había terminado de reformar sus fortificaciones bajo la supervisión de oficiales extranjeros del más alto gabarito, reformas que permitieron comparaciones con las más notables fortificaciones del mundo conocido, como por ejemplo, Sebastopol, Gibraltar y Richmond. El Almirante Tamandaré tomó medidas para precaver a los principales y primeros afectados, envió cartas al Presidente de la Provincia de Mato Grosso para alertarle de las intenciones paraguayas para desencadenar el conflicto e hizo lo mismo con el Comandante de la Flotilla que estaba asignada en la región a fin de minimizar los daños, sin embargo las respuestas que recibió fueron un tanto melancólicas. El comandante de la Flotilla afirmó que su Fuerza era diminuta y poseedora de poco poder de fuego para contener una invasión. Responsable de nuestras fuerzas en el Río de la Plata, fue una de sus preocupaciones notificar al Ministro de la Marina sobre la necesidad de formarse una verdadera flotilla de transportes para asegurar la movilidad del Ejército Imperial por la región. Es posible percibir que para Tamandaré la guerra ya era una realidad y que el tiempo hasta que el primer tiro fue dado, la primera carga de caballería fuese deflagrada y el primer cañón rugir debía ser dedicado a la preparación. El Gobierno Imperial, incluso frente a los pedidos y advertencias del almirante, nada decidió de inmediato, probablemente debido al completo desconocimiento sobre el territorio enemigo y su real estado de movilización. Después de la invasión de la Provincia de Corrientes, por Solano López, Tamandaré envía una solicitud al Ministro de la Marina sobre cómo debería proceder en el plan de campaña general, siendo su respuesta la autorización para poner en práctica sus ideas anteriormente expuestas a la Corte. Ordenó el bloqueo de los puertos paraguayos en el Río Paraná, a fin de sofocar aquella República y permitir el apoyo a las fuerzas del Ejército. Pensando en la movilidad y el abastecimiento compró toneladas de carbón en la Provincia de Corrientes y en otro punto a lo largo del río Paraná. Previendo los agravios de los acontecimientos durante el conflicto, solicitaba en todas sus comunicaciones por refuerzos; "Cada día perdido importará para nosotros en aumento de gastos y sacrificios, para alcanzar el mismo resultado que se podría obtener con energía y decisión" Los múltiples y complejos problemas políticos y militares, que dificultaban la acción naval del Imperio en el Río de la Plata, de Tamandaré una intensa actuación entre Montevideo y Buenos Aires. Los vecinos brasileños en la época a pesar de tener antipatía al Gobierno de Solano López no estaban ansiosos por involucrarse en una guerra en la región debido a cuestiones de disputa interna, además de que una guerra deflagrada en la región afectaría drásticamente la economía de esas naciones extremadamente conectadas e interdependientes . Luego el Almirante debía trabajar a fin de recaudar apoyo para el Imperio de Brasil dentro de lo que fuera posible sin presionar a esos países, pues podría jugarlos contra él. Sin embargo, la investidura de López sobre los territorios de la Provincia de Corrientes en Argentina, facilitó el convencimiento por parte de Tamandaré y de los líderes de aquellas Repúblicas de la necesidad de combatir a Paraguay, pero incluso ese acto de ultraje nacional para la República Argentina no la y en el caso de Brasil. En contraposición, Flores en Uruguay hizo cuestión de reforzar su apoyo a cualquier partido que el Imperio de Brasil tomara. A pesar de todo panorama político el 19 de mayo de 1865, se firma el Tratado de la Triple Alianza asegurando cooperación mutua entre Uruguay, Argentina y Brasil mientras dure el conflicto con la potencia agresiva, Paraguay. Se redujo a Almirante Joaquim Marques Lisboa, Vizconde de Tamandaré, Tamandaré después del Marqués, el mando de las Fuerzas Navales de Brasil en las operaciones de guerra contra el Gobierno de Paraguay. La Marina de Brasil representaba prácticamente la totalidad del Poder Naval presente en el teatro de operaciones. El Comando General de los Ejércitos Aliados era ejercido por el Presidente de la República Argentina, General Bartolomeu Mitre. Las Fuerzas Navales de Brasil no estaban subordinadas a él, de acuerdo con el Tratado de la Triple Alianza. La estrategia naval adoptada por los aliados fue el bloqueo. El río Paraná y Paraguay eran las arterias de comunicación con Paraguay. Las Fuerzas Navales de Brasil fueron organizadas en tres Divisiones - una permaneció en el Río de la Plata y las otras dos subieron al Río Paraná para efectivizar el bloqueo. El 11 de junio de 1865, en las aguas del río Paraná, cerca de la confluencia del Riachuelo, se libró el sangriento combate que recibió el nombre del pequeño afluente. La escuadra brasileña, bajo el mando del Jefe de División Francisco Manuel Barroso da Silva (después Barón del Amazonas), se golpeó valiente durante todo el transcurso del día contra los barcos de la Escuadra Paraguaya, a las órdenes del Comandante Mezza. Varios de estos fueron puestos a la pique, consiguiendo unos pocos escapar seriamente averiados. En el transcurso de la lucha, en el Capitania de Barroso - Fragata Amazonas - se han ido montando numerosas señales transmitiendo órdenes a los demás comandantes brasileños. Dos de ellos quedaron especialmente célebres:

779- "Brasil espera que cada uno cumpla su deber"

10- "Sostener el fuego que la victoria es nuestra"

En 1866, por razones de salud y políticas, pidió su alejamiento del cargo, siendo sustituido por el Almirante Joaquim José Ignacio, más tarde Visconde de Inhaúma.

En la proclamación de la República del Brasil, el 15 de noviembre de 1889, el Marqués de Tamandaré permaneció fiel a Pedro II de Brasil, quedándose cerca de una hora a solas con el Emperador, pidiéndole permiso para la Armada Imperial debelar el " golpe de Estado, lo que le fue negado. A los 82 años de edad, y el último de los grandes militares monarquistas del pasado todavía vivo (Duque de Caxias, Marqués del Herval, Almirante Barroso, Mariscal Polidoro y todos los demás ya habían fallecido), se rehusó a aceptar el fin de la Monarquía y permaneció esperanzado de la posibilidad de un contragolpe. Permaneció al lado de la familia imperial hasta su embarque definitivo en el barco Alagoas para el exilio.

Fue reformado en 1890, de acuerdo con decreto del 30 de diciembre de 1889, por haber alcanzado la edad límite, siendo nombrado Ministro del Supremo Tribunal Militar en 1893.

Nobleza, Medallas y otros premiosEditar

  • En el caso de Barón con grandeza (14/03/1860), Visconde con grandeza (18/02/1865), Conde (13/12/1887) y Marqués de Tamandaré (16 / 05/1888), siendo el primer oficial de la Armada en ganar un título de nobleza. D. Pedro II eligió el nombre en honor a la playa de Pernambuco Tamandaré donde fue pasando al futuro Almirante, que pidió el favor del emperador para recoger los restos de su hermano Manuel Marques Lisboa, enterrado en esa localidad.
  • Por Aviso Ministerial de 1957, se aprobó el escudo o escudo de armas del Marqués de Tamandaré.
  • 1841 - Oficial de la Imperial Orden del Crucero; por servicios prestados en Maranhão, durante la revolución de los Cabanos.
  • 1846 - Oficial de la Imperial Orden de la Rosa; en su Decreto de fecha 14/11/1846, el emperador no explica el motivo por el premio, sólo dice "querer adjudicación y honrar Capitán-de-Fragata Joaquim Marques Lisboa, Hei por así llamarlo Oficial citada Orden."
  • 1849 - Dignidad de la Imperial Orden del Crucero; por servicios prestados en defensa del orden público en Pernambuco, durante la Revolución Prairaira.
  • 1849 - Comendador de la Orden Militar de la Torre y Espada; conferido por D. Maria II, como testimonio de su reconocimiento por los servicios prestados durante el rescate del barco portugués Vasco da Gama, frente a Barra do Rio de Janeiro.
  • Comendador de la Imperial Orden del Crucero; Tamandaré dispensaba el mayor cariño a esta Comenda, por el hecho de haber pertenecido a D. Pedro II. Durante una recepción en Uruguaiana, don Pedro II recibió en audiencia especial al embajador inglés Thornton, para tratar del restablecimiento de las relaciones entre Brasil e Inglaterra, interrumpidas desde la cuestión Christie. En el caso de que se trate de una mujer,
  • 1859 - Comendador de la Imperial Orden de la Rosa; por servicios prestados con ocasión de la epidemia de cólera morbus que acomete diferentes Provincias del Imperio, en los años 1855 y 1856.
  • Gran Cruz de la Orden de Francisco José de Austria; concedida graciosamente por el referido Emperador, fue autorizada a usarla el 26/11/1860.
  • 1861 - Comendador de la Orden de San Benito de Aviz; en recompensa a sus 35 años de buenos servicios prestados al país.
  • 1865 - Caballero de la Imperial Orden de la Rosa; por los relevantes servicios prestados al país, durante la Campaña del Estado Oriental del Uruguay.
  • 1867 - Gran Cruz efectiva de la Imperial Orden de la Rosa; en atención a los buenos servicios prestados en la Fuerza Naval en Operaciones de Guerra contra el Gobierno de Paraguay.
  • 1868 - Gran Cruz de la Orden de San Benito de Aviz, en recompensa a sus 45 años de buenos servicios prestados al país.
  • Collar de la Imperial Orden de la Rosa; en atención a los relevantes servicios que prestó al país en las guerras contra Uruguay y el Gobierno del Paraguay.
  • Medalla de oro en conmemoración de la toma de la ciudad de Paissandu, con la ayuda de las fuerzas navales bajo su mando.
  • Medalla de oro en conmemoración de la rendición de Uruguaiana, a la que contribuyó eficazmente con su Flotilla fluvial.
  • Medalla del Mérito Militar, de bronce con pasador de plata, ostentando el número 3, concedida a todos los oficiales que obtuvieron premios por actos de bravura en la Campaña del Paraguay.
  • Medalla General de la Campaña de Paraguay, de oro, con el feto de la Cruz de Malta, como reconocimiento a los servicios prestados a la Patria en la Campaña del Paraguay, trayendo en el pasante el número de años pasados ​​en la campaña, contando nueve meses por un año.
  • Medalla conmemorativa de la guerra contra el Gobierno del Paraguay, conferida por la República Argentina a todos los miembros de la Armada y de los Ejércitos Aliados.
  • Medalla conmemorativa de la guerra contra el Gobierno del Paraguay, conferida por la República Oriental del Uruguay a todos los miembros de la Armada y de los Ejércitos Aliados, que tomaron parte efectiva en la referida Campaña. (Medalla conferida post-mortem)
  • Medalla Oval de la Guerra de la Independencia; en las ceremonias de gala, le daba especial importancia, poniéndola siempre en mayor evidencia, pendiente de su cuello, ostentando su orgullo de haber contribuido, a bordo de Niterói, a la libertad de Brasil.
  • Medalla de oro, con lazo de brillantes; ofrecida por las señoras montevideanas.
  • Medalla de oro; ofrecida por la Liverpool Shipwreck Human Society, con dedicación, en homenaje al rescate de los pasajeros y tripulantes del Vapor Ocean Monarch.
  • Medalla de oro; ofrecida por el Lord Mayor de Liverpool, con dedicación, en homenaje al rescate de los pasajeros y tripulantes del Vapor Ocean Monarch.
  • Cronómetro de oro; ofrecido por el Gobierno británico, que consiste en lo siguiente dedicatoria: "Regalo del Gobierno británico para el comandante Joaquim Marques Lisboa, fragata Afonso la Armada Imperial de Brasil en testimonio de su admiración por el valor y la manifestación humanitaria para ayudar a muchos temas de incendios barco "Ocean Monarch, agosto de 1848."
  • Espada de oro, cincelada, con dedicatoria; ofrecido por la colonia portuguesa de Río de Janeiro, después del rescate Nau Vasco da Gama.

Buques de guerraEditar

A lo largo del tiempo la Marina de Brasil, en homenaje a su patrono, nombró varios buques con el nombre de Tamandaré. Siendo ellos:

  • Acorazado Tamandaré: Construido en el Arsenal de Marina de la Corte e incorporado a la Armada Imperial en 1865. Fue el primer buque acorazado construido en Brasil. Desempeñó un papel importante operando en el Río Paraguay, en la Guerra de la Triple Alianza.
  • Cruzador Protegido Almirante Tamandaré: Barco de propulsión mixta, construido en el Arsenal de Marina de Río de Janeiro, bajo plano del Ingeniero Naval João Cândido Brasil. Fue incorporado a la Armada en 1891, con baja del servicio en 1915. Fue el mayor buque de guerra hasta hoy construido en Brasil, con desplazamiento de 4.500 toneladas.
  • Cruzador Ligero Tamandaré: Construido en los Estados Unidos de América en 1938, participó en la Segunda Guerra Mundial, incorporado a la Marina de ese país con el nombre de Saint Louis. Traslado a la Marina de Brasil con base en la Ley de Asistencia Mutua (norteamericana), fue incorporado a la Armada en 1951, y tuvo baja del servicio activo en 1976.

Memoria del Mundo de la UNESCOEditar

El Archivo de la Marina, posee en su acervo, una Colección catalogada de aproximadamente 1500 documentos de su correspondencia, denominada "Archivo Tamandaré", que consiste en un fondo de 1492 documentos, divididos en 17 libros, siendo una rica fuente de material histórico sobre el Patrono de la Marina de Brasil. El principio de la colección fue en 1949, cuando la Marina anunció la compra por el entonces Ministerio de la Marina, con el Leon Victor Louis Robichez, viuda Luisa Marques Lisboa Robichez, nieta del Marqués de Tamandaré, documentos y objetos; incluyendo 153 oficinas del ministro de la Guerra del Paraguay de la Marina, la playa de Jequitinhonha, promociones y citas diplomas Joaquim Marques Lisboa entre muchos otros documentos de valor incalculable a la Armada y de la historia de Brasil. Estos documentos, muy importantes para la historiografía brasileña, fueron presentados en 2010, la Mesa Directiva del Comité de la Memoria del Mundo de la UNESCO y, por él, nominado como "Memoria del Mundo-Brasil", pasando entonces, a formar parte de un Registro del Patrimonio Documental, similar al existente para lugares considerados como de valor universal, incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, de la UNESCO.

ReferenciasEditar

  1. a b PORTO-ALEGRE, Achylles (1917). Livraria Selbach, Porto Alegre, ed. Homens Illustres do Rio Grande do Sul. 
  2. a b Lima, José Francisco de (1982). Serviço de Documentação da Marinha., ed. Marquês de Tamandaré, Patrono da Marinha (Seu Perfil Histórico) (en portugués). p. 45 páginas. 
  3. Boiteux, Henrique (1927). Imprensa Naval, ed. A República Catharinense - Notas para a sua história (en portugês). p. 6. 
  4. a b «O Despertar». 
  5. a b Lima, José Francisco de (1982). Serviço de Documentação da Marinha, ed. Marquês de Tamandaré, Patrono da Marinha (Seu Perfil Histórico) (en portugués). p. 45. 
  6. AMORA, Paulo (1968). Reper Editora, ed. Vultos de dois regimes.(Coleção Civismo Brasileiro). (en portugués). 
  7. Fernandes, Juca (2010). Empresa Brasileira de Infra-Estrutura Aeroportuária,, ed. Tamandaré: o príncipe dos mares (en portugués). p. 174p. 
  8. «Almirante Tamandaré, Patrono da Marinha». Archivado desde el original el 14 de octubre de 2011. Consultado el 18 de septiembre de 2019.