Mausoleo de Halicarnaso

obra arquitectónica perteneciente a las maravillas del mundo antiguo

El Mausoleo de Halicarnaso o el Sepulcro de Mausolo (en griego Μαυσωλεῖον τῆς Ἁλικαρνασσοῦ) fue un monumento funerario suntuoso construido entre el año 353 a. C. y el 350 a. C.[1]​ en Halicarnaso (actualmente Bodrum, Turquía) para Mausolo, un sátrapa del Imperio persa. La estructura fue encargada por su esposa y hermana, Artemisia II de Caria, a los arquitectos griegos Sátiro de Paros y Piteo.[2][3]

Reconstrucción a escala del Mausoleo, una de las muchas revisiones del mismo, en Miniatürk, Estambul.

El mausoleo medía aproximadamente 134 metros de perímetro y 46 metros de altura, y cada una de las cuatro plantas estaba adornada con relieves escultóricos creados por cada uno de los escultores griegos Leocares, Briaxis, Escopas de Paros y Timoteo.[4]​ La estructura del mausoleo fue considerada un gran triunfo estético, tanto que Antípatro de Sidón lo consideró como una de las Siete Maravillas del Mundo. Esta edificación, asimismo, indica una nueva tendencia hacia lo monumental en el arte del período pos-clásico o helenístico.

La palabra mausoleo actualmente se utiliza para referirse a un monumento funerario y sepulcro.

HistoriaEditar

 
El mausoleo, en un grabado coloreado a mano diseñado por Martin van Heemskerck (siglo XVI).
 
El Mausoleo en ruinas, tal y como se encuentra ahora.
 
El diseño del Santuario de las Memorias en Melbourne fue inspirado por el del Mausoleo de Halicarnaso.

En el 623 a. C., Halicarnaso fue la capital de un pequeño reino en la costa del Asia menor. En el 377 a. C. el gobernante de la región, Hecatomno de Milasa, falleció y dejó el control del reino a su hijo, Mausolo. Hecatomno, un sátrapa bajo los persas, tomó el control de algunas de las ciudades y distritos vecinos. Tras Artemisia y Mausolo, tuvo otros hijos: Ada, Hidrieo y Pixodaro. Mausolo extendió su territorio hasta la costa suroeste de Anatolia. Artemisia y Mausolo gobernaron Halicarnaso y el territorio que lo rodeaba durante veinticuatro años. Hacia el 370 a. C. se realizó una ampliación de la ciudad de Halicarnaso que incluyó la construcción de un palacio residencial y de una gran muralla, por iniciativa de Mausolo.[5]

El mausoleo soportó las invasiones y la destrucción de la ciudad por Alejandro Magno, los bárbaros y los árabes, pero, finalmente, fue destruido por un terremoto en el año 1404.

En 1522 los Caballeros de San Juan utilizaron los restos para la reparación del castillo de San Pedro de Halicarnaso. Por entonces se encontraron una serie de túneles, debajo de la construcción, que llevaban a los sarcófagos de los difuntos reyes. La tumba fue saqueada por ladrones y hoy ya no quedan restos de ella.

Partes del grupo escultórico situado en la parte más alta (un grupo con un carruaje de cuatro caballos) y algún friso se salvaron, y hoy se pueden admirar en el Museo Británico en Londres.

Construcción del MausoleoEditar

 
Reconstrucción del Mausoleo en el Halicarnaso.

Es probable que Mausolo comenzara a planificar la tumba antes de su muerte, como parte de las obras de construcción en Halicarnaso, de modo que cuando murió, Artemisia continuó el proyecto de construcción. Artemisia no escatimó en gastos para construir la tumba. Envió mensajeros a Grecia para encontrar a los artistas más talentosos de la época. Entre ellos estaba Scopas, el hombre que había supervisado la reconstrucción del Templo de Artemisa en Éfeso. Los escultores famosos fueron (en el orden de Vitruvio): Leochares, Bryaxis, Scopas y Timotheus, así como cientos de otros artesanos.

La tumba se erigió en una colina que dominaba la ciudad. Toda la estructura se encontraba en un patio cerrado. En el centro del patio había una plataforma de piedra sobre la que se asentaba la tumba. Una escalera flanqueada por leones de piedra conducía a la parte superior de la plataforma, que tenía a lo largo de sus paredes exteriores muchas estatuas de dioses y diosas. En cada esquina, guerreros de piedra montados a caballo custodiaban la tumba. En el centro de la plataforma, la tumba de mármol se elevaba como un bloque cuadrado que se estrechaba hasta alcanzar un tercio de la altura del mausoleo 45 m (49,2 yd). Esta sección estaba cubierta con bajorrelieves que mostraban escenas de acción, incluyendo la batalla de los centauros con los lapitas y los griegos en combate con las amazonas, una raza de mujeres guerreras.

En la parte superior de esta sección de la tumba se alzaban treinta y seis esbeltas columnas, diez por lado, con cada esquina compartiendo una columna entre dos lados; se alzaba otro tercio de la altura. Entre cada par de columnas había una estatua. Detrás de las columnas había un sólido bloque similar a una cella que soportaba el peso del enorme techo de la tumba. El techo, que abarcaba la mayor parte del último tercio de la altura, era piramidal. En la cima había una cuadriga: cuatro enormes caballos que tiraban de un carro en el que viajaban las imágenes de Mausolo y Artemisa.

Dimensiones y estatuasEditar

Gran parte de la información que se ha recabado sobre el Mausoleo y su estructura proviene del polímata romano Plinio el Viejo. [6]​ Escribió algunos datos básicos sobre la arquitectura y algunas dimensiones. El edificio era rectangular, no cuadrado, rodeado por una columnata de treinta y seis columnas. Había una superestructura piramidal que retrocedía en veinticuatro escalones hasta la cima. En la cima había cuatro carros de caballos de mármol. El edificio estaba acentuado con frisos escultóricos y figuras de pie. "Las figuras libres estaban dispuestas en 5 o 6 niveles diferentes" [7]​ Ahora podemos justificar que los conocimientos de Plinio provenían de una obra escrita por el arquitecto. Está claro que Plinio no comprendió completamente el diseño del mausoleo, lo que crea problemas a la hora de recrear la estructura. No obstante, expone muchos datos que ayudan al lector a recrear las piezas del rompecabezas. Otros escritos de Pausanias, Estrabón y Vitruvio también nos ayudan a reunir más información sobre el Mausoleo.[8]

 
Un caballo fragmentado de un grupo colosal de cuatro caballos que coronaba el podio del Mausoleo de Halicarnaso

Según Plinio, el mausoleo tenía 63 pies (19,2 m) al norte y al sur, más corto en otros frentes, 411 pies (125,3 m) de perímetro, y 25 codos (11,4 m) de altura. Estaba rodeado por 36 columnas. A esta parte la llamaban el pteron. Sobre el pteron había una pirámide en la parte superior con 24 escalones e igual en altura a la parte inferior. La altura del edificio era 140 pies (42,7 m).[9]​ El único otro autor que da las dimensiones del Mausoleo es Hyginus un gramático de la época de Augusto. Describe el monumento como construido con piedras brillantes, 80 pies (24,4 m) de altura y 1340 pies (408,4 m) de circunferencia. Es probable que se refiriera a los codos, que coincidirían exactamente con las dimensiones de Plinio, pero este texto se considera en gran medida corrupto y tiene poca importancia.[8]​ Aprendemos de Vitruvio que Satyros y Phytheus escribieron una descripción de su obra que probablemente leyó Plinio. Plinio probablemente escribió estas dimensiones sin pensar en la forma del edificio.[8]

Se encontraron varias estatuas ligeramente más grandes que el tamaño natural, ya sea 5 pies (1,5 m). o 5,25 pies (1,6 m). de longitud; se trataba de 20 estatuas de leones. Otro hallazgo importante fue la profundidad de la roca sobre la que se levantaba el edificio. Esta roca fue excavada a unos 2.5 a 3m de profundidad en un área 107 por 127 pies (32,6 por 38,7 m).[9]​ Las esculturas del norte fueron creadas por Scopas, las del este Bryaxis, las del sur Timotheus y las del oeste Leochares. El mausoleo estaba adornado con muchas esculturas grandes y hermosas. Algunas de estas esculturas se han perdido o sólo se han encontrado fragmentos. Varias de las estatuas sólo se conocen a través de relatos históricos. Las grandes figuras de Mausolo y Artemisia estaban en el carro de la cima de la pirámide. Los grupos ecuestres separados están colocados en las esquinas del subpodio.[8]​ Las cabezas femeninas semicolosales pueden haber pertenecido a los acroteria de los dos frontones que pueden haber representado las seis ciudades carias incorporadas a Halicarnaso.[10]​ Los trabajos aún continúan en la actualidad, ya que los grupos siguen excavando e investigando el arte del mausoleo.

Descubrimiento y excavaciónEditar

 
Una actriz representa una obra de teatro frente a dos estatuas del Mausoleo de Halicarnaso. Sala 21, Museo Británico, Londres

En el siglo XIX, un cónsul británico obtuvo varias de las estatuas del castillo de Bodrum; éstas residen ahora en el Museo Británico. En 1852, el Museo Británico envió al arqueólogo Charles Thomas Newton a buscar más restos del Mausoleo. Tuvo un trabajo difícil. No conocía la ubicación exacta de la tumba, y el coste de comprar todas las pequeñas parcelas de la zona para buscarla habría sido astronómico. En su lugar, Newton estudió los relatos de escritores antiguos como Plinio para obtener el tamaño y la ubicación aproximados del monumento, y luego compró una parcela en el lugar más probable. Excavando, Newton exploró los alrededores a través de túneles que excavó bajo las parcelas circundantes. Pudo localizar algunos muros, una escalera y, finalmente, tres de las esquinas de los cimientos. Con estos conocimientos, Newton pudo determinar qué parcelas debía comprar.

A continuación, Newton excavó el lugar y encontró secciones de los relieves que decoraban la pared del edificio y partes del tejado escalonado. También descubrió una rueda de carro de piedra rota de unos 2 m (2 yd) de diámetro, que procedía de la escultura del tejado del mausoleo. Por último, encontró las estatuas de Mausolo y Artemisia que habían estado en el pináculo del edificio. En octubre de 1857, Newton transportó bloques de mármol desde este lugar en el HMS Supply 1854-6 y los desembarcó en Malta. Estos bloques se utilizaron para la construcción de un nuevo muelle en Malta para la Royal Navy. Hoy en día este muelle se conoce como Dock No. 1 en Cospicua, pero los bloques de construcción están ocultos a la vista, sumergidos en Dockyard Creek en el Grand Harbour.[11]

Entre 1966 y 1977, el Mausoleo fue investigado a fondo por el profesor Kristian Jeppesen de la Universidad de Aarhus, Dinamarca. Ha elaborado una monografía en seis volúmenes, El Mausoleo de Halikarnassos.

La belleza del Mausoleo no estaba sólo en la estructura en sí, sino en las decoraciones y estatuas que adornaban el exterior en diferentes niveles del podio y el techo: estatuas de personas, leones, caballos y otros animales en diferentes escalas. Los cuatro escultores griegos que esculpieron las estatuas: Bryaxis, Leochares, Scopas y Timotheus fueron responsables cada uno de un lado. Como las estatuas eran de personas y animales, el mausoleo ocupa un lugar especial en la historia, ya que no estaba dedicado a los dioses de la antigua Grecia.

Hoy en día, el enorme castillo de los Caballeros Hospitalarios (Caballeros de San Juan) sigue en pie en Bodrum, y los bloques de piedra pulida y mármol del Mausoleo pueden verse incorporados a los muros de la estructura. En el emplazamiento del mausoleo sólo quedan los cimientos y un pequeño museo. Algunas de las esculturas que se conservan en el Museo Británico incluyen fragmentos de estatuas y muchas losas del friso que muestra la batalla entre los griegos y las amazonas. Allí las imágenes de Mausolo y su reina vigilan los pocos restos rotos de la hermosa tumba que ella le construyó.

ReferenciasEditar

  1. Thiollet, Jean-Pierre (2010). Bodream. París: Anagramme. p. 89-90. ISBN 978-2-35035-279-4. 
  2. Kostof, Spiro (1985). A History of Architecture. Oxford: Oxford University Press. p. 9. ISBN 0-19-503473-2. 
  3. Gloag, John (1969) [1958]. Guide to Western Architecture (Revised Edition edición). The Hamlyn Publishing Group. p. 362. 
  4. Smith, William (1870). «Dictionary of Greek and Roman Antiquities, page 744» (en inglés). Archivado desde el original el 18 de junio de 2006. Consultado el 21 de septiembre de 2006. 
  5. Adrià Piñol Villanueva, Halicarnaso y Salmacis. Historia de una comunidad greco-caria [1], en Faventia Supplementa 2. Contacto de poblaciones y extranjería en el mundo griego antiguo, p.177.
  6. Plinio el Viejo, Historia Natural, xxxvi.30-31.
  7. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas autogenerated30
  8. a b c d Fergusson.
  9. a b Fergusson, p. 9.
  10. "[Una guía de la] sala del mausoleo". (1886). the trustees, London England
  11. Busuttil, Cynthia (26 de julio de 2009). «¿Dock 1 made from ancient ruins?». The Times. Consultado el 15 de marzo de 2015. 

BibliografíaEditar

  • Fergusson, James (1862). "The Mausoleum at Halicarnassus restored in conformity with the recently discovered remains." J. Murray, London
  • Brand, J. Rasmus, Erika Hagelberg, Gro Bjørnstad, and Sven Ahrens. 2017. Life and Death in Asia Minor in Hellenistic, Roman, and Byzantine Times: Studies In Archaeology and Bioarchaeology. Philadelphia: Oxbow Books.
  • Cook, B. F., Bernard Ashmole, and Donald Emrys Strong. 2005. Relief Sculpture of the Mausoleum At Halicarnassus. Oxford: Oxford University Press.
  • Dmitriev, Sviatoslav. 2005. City Government In Hellenistic and Roman Asia Minor. Oxford: Oxford University Press.
  • Jeppeson, Kristian. 2002. The Maussolleion at Halikarnassos: Reports of the Danish archaeological expedition to Bodrum: The superstructure, a comparative analysis of the architectural, sculptural, and literary evidence. Vol. 5. Aarhus, Denmark: Aarhus Univ. Press.
  • Steele, James, and Ersin Alok. 1992. Hellenistic Architecture In Asia Minor. London: Academy Editions.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar