Medida de la pobreza

La pobreza se mide en porcentajes.[1]​ Primero se decide el tipo de pobreza que se desea medir, y después se averigua el porcentaje de población que lo padece. Por ejemplo en 2012 el 45,5 % de la población de México se encontraba en situación de pobreza.[2]

Mapa de la pobreza mundial por país, muestra el porcentaje de población que vive con menos de $1 al día.
Distribución geográfica de la esperanza de vida al nacer.
Países según el índice de desarrollo humano.
Coeficiente Gini, una medida de la desigualdad de ingreso.
Porcentaje de población que vive con menos de 1 $ al día. Período de 1981 a 2001.

Tipos de pobreza que se pueden medirEditar

  • Pobreza extrema o pobreza absoluta: el Banco Mundial considera que una persona se encuentra en situación de pobreza extrema si sus ingresos son inferiores a 1,90 dólares estadounidenses ($) al día[3]​ (actualización de 2015; antes, este nivel, conocido como umbral internacional de pobreza o línea internacional de pobreza, era inferior).[4]​ Es un umbral absoluto, que se aplica a todos los países, aunque los niveles de precios y los gastos necesarios para sobrevivir puedan ser muy diferentes.

Estados Unidos tiene su propia línea de pobreza. Creada en 1963-1964, se basa en el costo en dólares del plan de alimentos del Departamento de Agricultura, multiplicado por un factor de 3. El multiplicador se basa en estudios que muestran que los costos de la comida representaban la tercera parte del ingreso total. La cifra se ajusta anualmente con la inflación.

Otra forma de medir la pobreza absoluta es hallar el porcentaje de población que ingiere menos alimentos de los necesarios (entre 2 000 y 2 500 kilocalorías diarias, muy variable según la altura de la persona, la actividad física que realiza y las condiciones climáticas).

  • Pobreza moderada: según las líneas de pobreza moderada establecidas en 2016 por el Banco Mundial,[4]​ una persona en un país de ingresos medio-bajos es moderadamente pobre[5]​ si sus ingresos están entre 1,90 y 3,20 $ diarios; en un país de ingresos medio-altos, si están entre 1,90 y 5,50 $ diarios; y en un país de ingresos altos, si están entre 1,90 y 21,70 $ diarios. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) de México considera moderadamente pobre a una persona si es pobre, pero no extremadamente pobre, por lo que el porcentaje de población que sufre pobreza moderada se obtiene restando al porcentaje de pobres el de pobres extremos.[6]
  • Pobreza severa: es el porcentaje de personas que viven en hogares con una renta disponible inferior al 40 % de la renta mediana.[7]​ Este indicador se calcula para países desarrollados.[8]
  • Riesgo de pobreza: según el Instituto Nacional de Estadística (España), la tasa de riesgo de pobreza es el porcentaje de personas que viven en hogares cuya renta total equivalente anual está por debajo del umbral de pobreza, fijado en el 60 % de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de los hogares.[9]
  • Índice de brecha de pobreza (Poverty gap index): este índice no solo mide qué porcentaje de la población está por debajo del umbral de pobreza, sino también la intensidad de esta pobreza.
  • Pobreza subjetiva: es pobre quien se considere como tal.[1]
  • Necesidades básicas insatisfechas (NBI): en Perú se define como pobre por NBI a la población que no tiene satisfecha al menos una de las siguientes necesidades: características adecuadas del hogar, menos de 3,4 personas por habitación, saneamiento, asistencia a la escuela de los niños e independencia económica.[10]

Medición multidimensional de la pobrezaEditar

La mayor parte de las mediciones de la pobreza son unidimensionales: solo consideran la renta (los ingresos). Pero hay otras formas que consideran más dimensiones. Por ejemplo, México, por ley,[2]​ sumó a la dimensión del ingreso otras 6 dimensiones: educación, salud, seguridad social (pensiones de desempleo, invalidez y vejez), calidad de la vivienda, servicios básicos de vivienda (agua, electricidad) y alimentación.[2]​ La Universidad de Oxford y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) han propuesto crear un índice de pobreza multidimensional.

El Índice de pobreza humana de la ONU deriva del Índice de desarrollo humano y mide las carencias en 3 dimensiones básicas: vida larga y saludable, conocimiento y estándar decente de vida.[11]

Otros indicadores empleados para medir indirectamente la pobrezaEditar

Algunos economistas, como Guy Pfeffermann, dicen que otros indicadores no monetarios de la pobreza absoluta también están mejorando. La esperanza de vida ha aumentado en el mundo subdesarrollado después de la Segunda Guerra Mundial y está empezando a cerrar la diferencia con los países desarrollados, donde el aumento ha sido más pequeño. En el África subsahariana la esperanza de vida se elevó de 30 años antes de la Segunda Guerra a un máximo de 50 años antes del brote de la pandemia del sida, que la ha hecho bajar al nivel actual de 47 años. La mortalidad infantil ha disminuido en cada región en desarrollo del mundo. La proporción de la población mundial que vive en países donde el consumo per cápita de alimento es inferior a 2 200 kilocalorías al día se redujo del 56 % a mediados de la década de 1960 hasta menos de un 10 % en la de 1990. Entre 1950 y 1999, el alfabetismo aumentó del 52 % al 81 % en todo el mundo, principalmente por el avance de las mujeres: el alfabetismo femenino como porcentaje del alfabetismo masculino aumentó del 59 % en 1970 al 80 % en 2000. El porcentaje de niños que no son parte de la fuerza laboral aumentó desde el 76 % en 1960 a más del 90 % en 2000. Se dan tendencias similares en el consumo de energía eléctrica, automóviles, radios y teléfonos per cápita, como también en el porcentaje de población que tiene acceso al agua potable.

La desigualdad de ingreso también ha disminuido en todo el mundo y esto por cuenta del acelerado crecimiento económico de 1 200 millones de ciudadanos chinos. Sin embargo África parece quedarse rezagada con respecto al resto del mundo y por esto el crecimiento económico de África es una prioridad de las organizaciones encargadas de reducir la pobreza mundial.

Aunque la pobreza se alivie en el mundo entero, continúa siendo un problema enorme:

  • Un tercio de las muertes, 18 millones de personas al año o 50 000 al día se deben a causas relacionadas con la pobreza. Esto supone 270 millones de personas desde 1990, la mayoría mujeres y niños, una cifra muy cercana a la población total de los EE. UU.
  • Anualmente cerca de 11 millones de niños mueren antes de cumplir 5 años.
  • En 2001, 1 100 millones de personas tenían niveles de consumo por debajo de 1 dólar diario y 2 700 mil millones vivían con menos de $2 al día.
  • La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) denunció en septiembre de 2018 que 821 millones de personas padecen hambre, 10 millones más que el año anterior.[12]

Estudios del Banco Mundial muestran que 20 000 pobres en 23 países identifican una gama de factores que los pobres consideran como elementos de la pobreza. Los más importantes son aquellos necesarios para el bienestar material, especialmente alimentación. Muchos otros se relacionan con asuntos sociales:

  • vivienda precaria
  • ubicación excluida y aislada
  • relaciones de género
  • problemas en las relaciones sociales
  • falta de seguridad
  • abuso por aquellos en el poder
  • impotencia ante las instituciones
  • capacidades limitadas
  • organizaciones comunales débiles

Desventajas de los diferentes métodos para medir la pobrezaEditar

  • La línea de pobreza de EE. UU. ha sido criticada por ser muy alta o muy baja. Por ejemplo la Heritage Fundation, afirma que según el censo de los EE. UU., 46% de aquellos individuos identificados como pobres poseen su propia casa (una vivienda pobre tiene en promedio 3 habitaciones, con un baño y medio y un garaje). Otros argumentan que la medida es muy baja puesto que las familias gastan actualmente mucho menos en alimentos que cuando se estableció esta línea. Además las medidas estadísticas no tienen en cuenta las diferencias regionales en costos no alimentarios, como vivienda, transporte y suministros (agua, luz, etc.).
  • Tanto las medidas relativas como las absolutas se basan en los ingresos de la persona, sin considerar la riqueza total que esa persona pueda tener.
  • El ingreso no siempre garantiza el acceso a las necesidades básicas. Por ejemplo, si los ingresos de una persona están por encima del umbral de pobreza, pero vive en una zona sin servicios de salud ni electricidad, esa persona puede considerarse pobre.[2][1]
  • Se mide la capacidad de compra, mas no el consumo efectivo de los bienes necesarios para una vida digna.[10]

ReferenciasEditar

  1. a b c Carlos Parodi (7 de septiembre de 2012). «¿Cómo se mide la pobreza?». 
  2. a b c d Omar Téllez Gómez (7 de marzo de 2014). «¿Cómo se mide la pobreza?». 
  3. The World Bank, ed. (13 de enero de 2016). «Principles and Practice in Measuring Global Poverty». Consultado el 17 de junio de 2019. 
  4. a b Chris Weller (26 de octubre de 2017). «The World Bank released new poverty lines — find out where your country stands». 
  5. Zach Christensen (5 de octubre de 2018). «What does new World Bank data tell us about progress on poverty?». 
  6. «Pobreza moderada». Archivado desde el original el 8 de agosto de 2019. 
  7. «RESPUESTA DEL GOBIERNO». 21 de febrero de 2017. 
  8. «Pequeño diccionario sobre pobreza, exclusión y desigualdad». 
  9. «2.8 Población en riesgo de pobreza relativa según situación laboral y en las personas con trabajo». 
  10. a b «Métodos para medir Pobreza». 
  11. «¿Cómo se mide la pobreza?». 
  12. Agudo, Alejandra (11 de septiembre de 2018). «El hambre aumenta por tercer año y alcanza a 821 millones de personas». El País (Madrid, España). Consultado el 8 de agosto de 2019. 

Véase tambiénEditar