Mensajero

persona que transmite mensajes o paquetes

El mensajero o correo era la persona que tenía el oficio de llevar la correspondencia epistolar, "a pie" o "a caballo", utilizando (o no) las postas situadas en los caminos (separadas una de otra entre dos y tres leguas, para facilitar que los mensajeros u otros viajeros tuvieran caballos de refresco, para ir con toda diligencia de un lugar a otro, incluso entre países diferentes).

Mensajero o cartero, impresión coloreada a mano por Felice Beato, (Japón) entre 1863 y 1877.
Imagen donde se puede ver un "estafeta" en acción, grabado en cobre de 1648

Hoy en día se entiende por estafeta (que antes era el mensajero) la casa o lugar donde se reciben y dan las cartas y por posta la casa o lugar donde están las postas.

Tenían como misión hacer pasar de unos puntos a otros los pliegos y cartas del gobierno y los particulares por cierto precio correspondiente a las distancias y al cuidado que exigía tan importante servicio.

El correo no solo era un empleado del gobierno, sino que estaba sujeto en temas de jurisdicción civil y criminal en sus propios tribunales privativos, es decir, en las provincias por medio de Subdelegados que conocían en primera instancia las causas relativas al ramo y los empleados del mismo y en la corte por medio de una junta suprema que entendía en grado de apelación de las causas que se le llevaban de las subdelegaciones.

Los correos (así como los conductores y postillones) que iban de oficio, se les permitía llevar cualquier tipo de arma prohibida y no podían ser detenidos por las justicias por motivo de deuda ni siquiera todo de delito, a no ser que este fuera digno de pena corporal.

En caso de detención, si no había en el pueblo ningún administrador de posta que nombrara, la justicia nombraba sin dilación otro correo que sirviera en lugar del detenido, e instruir en el plazo de veinte y cuatro horas las primeras diligencias que remitían el reo en juez competente. Podían ser detenidos pues, pero tenía que ser en casos de sospecha fundamentada.

Antes de la era industrialEditar

 
Un hikyaku (mensajero o cartero), Japón, impresión a la albúmina coloreada a mano por Felice Beato, entre 1863 y 1877.
 
Una Ya-Yieh o Yamen Runner en China Occidental, 1915

En la historia antigua, los mensajes se entregaban en mano utilizando diversos métodos, como corredores, palomas mensajeras y jinetes a caballo. Antes de la introducción de los servicios de mensajería mecanizados, los mensajeros a pie corrían físicamente kilómetros hasta sus destinos. Jenofonte atribuyó el primer uso de los mensajeros al príncipe Persa.

Se dice que el mensajero de la griego antiguo corrió 26 millas desde Maratón hasta Atenas para llevar la noticia de la victoria griega sobre los persas en el año 490 a.C. La carrera de larga distancia conocida como maratón debe su nombre a esta carrera.


EzequíasEditar

El rey de Judá, Ezequías, data de entre el 200 y el 400 a.C., donde varios mensajeros llevaron cartas por toda la tierra de Judá e Israel (cf. 2 Crón 30 RV).

AnabasiilEditar

A partir de la época de Augusto, los antiguos griegos y romanos hicieron uso de una clase de mensajeros montados en caballos y carros llamados anabasii para llevar rápidamente mensajes y órdenes a largas distancias.[1]​ La palabra anabasii viene del griego αναβασις (adscensus, "montaje").[2]​ Fueron contemporáneos de los hemeredromi griegos, que llevaban sus mensajes a pie.

En la Britania romana, Rufino hizo uso de los anabasii, como se documenta en las memorias de San Jerónimo (adv. Ruffinum, l. 3. c. 1.): "Idcircone Cereales et Anabasii tui per diversas provincias cucurrerunt, ut laudes meas legerent?" ("¿Es por eso que tus Cereales y Anabasii circularon por muchas provincias, para que leyeran mis alabanzas?")

Edad MediaEditar

En la Edad Media, las cortes reales mantenían sus propios mensajeros, a los que se pagaba poco más que a los trabajadores comunes.

El portador de malas noticiasEditar

La primera mención de un mensajero castigado se encuentra en Pausanias II.26:2-8. [3]

El patrón de comportamiento de responsabilizar al portador de malas noticias por la causa de las mismas se ha observado a menudo en la historia. También se pueden encontrar ejemplos de esto en mitos y cuentos centenarios que se remontan a la época de los antiguos griegos.

Apolo conoció a Coronis, hija del rey Flegias de Orchomenus, mientras se bañaba en el lago Boibeis en Tesalia. Se enamoró de ella. Como ella estaba esperando un hijo de él, Apolo envió un hermoso pájaro cantor blanco para protegerla. Coronis se volvió infiel a Apolo y lo traicionó con el mortal Arcadian Ischys, hijo de Elatos. El pájaro inmediatamente informó esto a su amo. Apolo se enojó y castigó al portador de esta mala noticia. Cambió el color del pájaro a negro, condenó al pobre animal a croar en lugar de cantar, y en adelante presagiar una muerte inminente. Desde entonces, esta ave también lleva el nombre de los infieles: Corvus corone corone – el cuervo carroñero. [4][3]

Estafeta de correosEditar

En otro tiempo se entendía por estafeta, palabra que derivó del italiano Staffa , un correo que llevaba un único paquete o mensaje de un lugar a otro (caminando o a caballo) con una escolta de dos guías o conductores que confirmaban la importancia del envío. Posteriormente, el estafeta corría la misma acometida a través de los caminos pero sin estos dos guías. El estafeta era más o menos un correo: menos que un correo, porque este estaba encargado de varios despachos y más que un correo, el estafeta tenía la misión de llevar oficialmente una única noticia, pero era una noticia de alta importancia. Hoy en día, una estafeta es el establecimiento donde se depositan las cartas para su envío y se recogen las recibidas.

Movilidad en el siglo XXIEditar

 
Mensajero en Londres.

Los mensajeros en el siglo XXI generalmente usan vehículos de dos ruedas para el correo y paquetes pequeños. En Nueva York, por ejemplo, los mensajeros utilizan bicicletas, en París principalmente scooters, aunque Francia cuenta con más de 10.000 mensajeros en bicicleta, especialmente en el sector de la entrega de alimentos 1 . Las furgonetas se utilizan para mercancías más pesadas o voluminosas. En el caso de los vehículos de dos ruedas, esta profesión está muy expuesta a las condiciones externas (clima, tráfico, medio ambiente).

En Francia, la legislación obliga desde 2007 a que la empresa suministre el vehículo (dos o cuatro ruedas) (la empresa es propietaria del vehículo), pero el trabajador puede optar por suministrar su propio vehículo. En este último caso, el trabajador deberá estar asegurado para su uso profesional y asumir todos los gastos del vehículo. Por ello, recibe una bonificación por kilometraje calculada sobre las distancias recorridas para las necesidades de los viajes realizados (y el tiempo que está a disposición de su empleador). Esta bonificación está sujeta a una escala publicada por las autoridades fiscales y actualizada cada año.

Servicio exprésEditar

Un servicio exprés transporta mercancías a través de un sofisticado sistema de transporte basado en ' transbordo '. Se basa en los famosos servicios de retransmisión, que hace muchos siglos permitieron transmitir mensajes a grandes distancias en un tiempo relativamente muy corto cambiando de mensajero (humano), caballo o diligencia en el camino. Todos los días, las mercancías se recogen en una región y se transportan a un punto de transferencia central en la región. Por la noche, estas mercancías se clasifican y transportan a puntos de transbordo en otras regiones o incluso en otros países. Desde allí, se transportan de nuevo a través de los "radios" a las direcciones de entrega. Empresas como DHL, TNT , FedEx y UPS han puesto este modo de transporte en el mapa internacional. Por razones de marketing, el término "mensajero" o "courier" a veces se reclama incorrectamente. Este término solo se aplica al transporte 'puerta a puerta' sin punto(s) de transferencia. Las redes locales de servicios de mensajería y empresas de transporte colaboradoras también ofrecen servicios exprés sistematizados (transporte nocturno) además de servicios de mensajería (transporte diurno).

ReferenciasEditar

  1. «Cyclopædia, or, An universal dictionary of arts and sciences: Alguazil - anagrama». digicoll.library.wisc.edu (en inglés estadounidense). Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  2. Hofmann, Johann Jacob. «Lexicon Universale: ANA-». www.uni-mannheim.de. Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  3. a b Herbert Huber: Überbringer der schlechten Botschaft. In: www.gavagai.de.
  4. Michael Grant, John Hazel. Enciclopedia de mitos y personajes antiguos. Múnich 1997.

Véase tambiénEditar