Milicia (Río de Janeiro)

Milicia es la designación genérica de las organizaciones militares o paramilitares compuestas por ciudadanos comunes, armados o con el poder de policía que teóricamente no integran las fuerzas armadas de un país.

Las milicias pueden ser organizaciones oficiales mantenidas parcialmente con recursos del Estado y en colaboración com organizaciones de carácter privado, muchas veces de legalidad dudosa. Pueden tener objetivos públicos de defensa nacional o de seguridad interna, o pueden actuar en la defensa de intereses particulares, con objetivos políticos y financieros.

Recientemente, en Río de Janeiro, el término milicia fue asociado a prácticas ilegales, generalmente son grupos formados en comunidades urbanas de baja renta como viviendas de protección oficial localizadas en suburbios o en favelas bajo pretexto de combatir el narcotráfico. Sin embargo, se mantienen con los recursos financieros provenientes de la venta de protección de la población pobre, (extorsión).

Son consideradas milicias todas las organizaciones de la administración pública tercerizada y que poseyendo una estructura militar, no pertenezcan a las Fuerzas Armadas ni a la policía de Brasil.

Las milicias de la ciudad de Río de Janeiro son grupos que controlan varias favelas. Están formadas por policía, bomberos, vigilantes de seguridad, funcionarios de prisiones y militares fuera de servicio o en activo.[1]​ Muchos milicianos son habitantes de las favelas y cuentan con el respaldo de políticos y líderes de ONG locales.[2]

En principio con la intención de garantizar la seguridad contra traficantes, los milicianos pasaron a intimidar y a extorsionar a habitantes y a comerciantes, cobrándoles una tasa de protección.

Se trata de actividades tales como el transporte alternativo (que sirve a los suburbios), distribución de gas, instalación de conexiones ilegales de televisión por cable.

Según el Centro para la Investigación sobre la Violencia UERJ hasta que la operación en el Complexo do Alemao y Vila Cruzeiro, a finales de noviembre de 2010, las milicias dominaban el 41,5% de las 1.006 favelas de Río de Janeiro (contra 55,9% para traficantes, y un 2,6% para las Unidades de Policía Pacificadora).

HistoriaEditar

Las milicias existen en Río de Janeiro desde 1970, el manejo de algunos barrios de la ciudad. Uno de los primeros casos conocidos es el de Rio das Pedras villa miseria, en la región de Jacarepaguá donde los comerciantes locales se organizaron para pagar a la policía no dejar que la comunidad fue tomada por los traficantes y otros delincuentes en 1979.

A comienzos del siglo XXI, estos grupos para-policiales comenzaron a competir por las zonas controladas por las facciones del narcotráfico. En diciembre de 2006, según los informes, la milicia controla 92 de las más de mil favelas.

ExpansiónEditar

Los primeros informes sobre la expansión reciente y repentina de las milicias describió la milicia como una forma alternativa de la seguridad, al proporcionar a las favelas, la oportunidad de librarse de la dominación de las facciones de narcotraficantes. La acción de las milicias comenzaron a ser reportados en la prensa brasileña en 2005, cuando el diario O Globo informó que grupos cargados de la seguridad, marcando símbolos de tréboles de cuatro hojas, pinos, entre otros, en los hogares de los clientes con el fin de establecer cuáles de ellas casas estarían protegidos por cada grupo. Incluso hoy en día, este tipo de marca es controlada por los milicianos en los barrios pobres, y proporcionar un servicio que en teoría debería ser ofrecido de forma gratuita por el Estado.

Al principio, mucha gente de los barrios pobres, dieron su apoyo, llegando a los líderes electos de la milicia para importantes cargos políticos, como Consejero y miembro. comentaristas de los medios de comunicación, políticos e incluso el entonces alcalde César Maia, también con el apoyo de las milicias. César Maia incluso llegó a llamar "comunidad de auto-defensa" y un "mal menor que la trata" .

Sin embargo, poco tiempo para las historias que surgieron en los barrios cambian esta imagen positiva. Las milicias sólo cuidan de los lugares con violencia y se ha mantenido su presencia exigiendo pagos semanales de los residentes a mantener la seguridad. Además, como las facciones de narcotraficantes, las milicias comenzaron a imponer toques de queda y las reglas estrictas en las comunidades, bajo pena de sanción en caso de violación violenta y actuar con sus propias reglas y juicios. Los ataques diciembre 2006

Entre el 27 y el 31 de diciembre de 2006, las facciones de narcotraficantes lanzaron una serie de ataques contra la policía, civiles y gubernamentales, incluso a lo largo de la ciudad, en represalia por el avance de las milicias. Autobuses traficantes incendiaron y bombardearon edificios públicos. Diecinueve personas murieron, diez civiles, dos policías y delincuentes siete. En un incidente, los traficantes murieron siete personas quemadas cuando el autobús en el que viajaban. Dos pasajeros murieron después en el hospital debido a la gravedad de sus quemaduras y otras 14 resultaron gravemente heridas. La policía arrestó a tres hombres y armas de fuego incautadas, granadas y municiones. La policía reaccionó de la misma manera Rio, matando a más de un centenar de sospechosos por los atentados.

RepercusiónEditar

Desde entonces, el gobierno estatal inauguró el 1 de enero de 2007 por el gobernador Sérgio Cabral, reconoció la creciente amenaza de las milicias al poder estatal. El Secretario de Seguridad Pública, José Mariano Beltrame, jefe de la Policía Militar y confirmó su existencia y comenzó las investigaciones de los agentes de policía sospechosos de haber participado en actividades ilegales relacionadas con estas milicias.

El gobernador Cabral declaró en febrero de ese año, independientemente de tener una orden de captura, detener a cualquier ciudadano conectado a los poderes paralelos como el tráfico y las milicias. El gobierno anterior de Rosinha Matheus, no reconoció la existencia para-grupo.

En ese momento, la policía y los fiscales dijeron que la pertenencia a una milicia no constituía un delito según la ley brasileña, que no permitió a las milicias demandar como grupo. Si bien el Estado no toma medidas contra todos los grupos que violan el derecho a la libertad ya la seguridad de las personas, las milicias continúan su dominio que incluye proyecto de energía eléctrica, con la pregunta de la boleta es el bien más valioso que los controles. Su propagación se produce libremente, lo que representa una seria amenaza para la estabilidad de la seguridad de cientos de miles de brasileños que ya viven en un asentamiento humano muy precarias y otros barrios pobres de Río de Janeiro. Por otra parte, de acuerdo con la Constitución brasileña, el gobierno es quien debe ser responsable para el territorio, quedando prohibido, control por particulares o grupos.

CronologíaEditar

En enero de 2007, los milicianos se enfrentaron en una guerra contra los traficantes en una favela Cidade Alta, en Cordovil, ocurriendo hasta acusaciones de que el grupo paramilitar contó con el apoyo de un PM caveirão para invadir la comunidad. El 4 de febrero, la milicia llegó a ocupar una favela, pero tres días más tarde por los traficantes de drogas en retormado es el Comando Rojo, dirigido por Collier City.

Entre diciembre de 2007 y marzo de 2008, la milicia mató a cinco traficantes en el Morro Dieciocho entre Quintino Bocaiúva y agua bendita, cuando intentaba invadir la favela. Un camarógrafo aficionado enviado a TV Globo filmó imágenes de un grupo de hombres vestidos de negro, al parecer milicianos, a raíz de crucero Agua Bendita en la parte superior de la favela, después de la amenaza de que los traficantes que tratan de recuperar el control de la favela. Desde entonces, varios enfrentamientos se produjeron en el barrio, que está siendo objeto de controversia entre las milicias y los traficantes Comando Rojo drogas. En este mismo período llegaron a las familias a ser desalojado de la casa y Palmeirinha barriada turística, en Guadalupe, donde milicianos mataron al menos a cuatro.

En mayo de 2008, uno de los episodios más violentos, milicianos que controlan las favelas de dieciocho años, en Agua Santa, secuestrado y torturado a un grupo de periodistas del diario "O Dia" estaban en el barrio haciendo un reportaje sobre el rendimiento de este grupo paramilitar. Los periodistas pasaron dos semanas bajo el poder de la milicia, pero fueron liberados con vida, sólo después de prometer no decirle lo que pasó. La identidad de las víctimas sigue siendo un secreto - excepto fotoperiodista Nilton Claudino, que resultó ser uno de ellos, en un artículo publicado en la revista Piauí, en agosto de 2011.

También en mayo de 2008, los militantes que libran una guerra contra los traficantes de las favelas de Kelson en Penha, que se ha traducido en cerca de 10 muertes. Incluso los habitantes de barrios marginales fueron amenazados, y el presidente de la asociación de residentes de la comunidad fueron secuestrados el año pasado y nunca se volvió a ver. En el mismo mes, el alguacil fue asesinado en su soporte en la investigación de la acción de las milicias en la favela Kelson. Él habría sido objeto de seguimiento en un supermercado Recreio, barrio donde vivía, donde salió para tomar un café y fue fatalmente baleado en la nuca en la entrada del establecimiento. El 20 de agosto de 2008, la masacre en Carobinha, matando a incontables inocentes, fue asignado a los milicianos, que trataban de culpar políticamente distribuidor y así fortalecer la candidatura de concejal hija Jerominho.

El 5 de octubre, uno de los líderes del Comando Rojo, Minero City High, liderando el negocio de la droga en el barrio de Cidade Alta, en el barrio Cordovil, acusados de numerosos asesinatos de milicianos, por fin está muerto. En el año 2009

El año 2009 es el año de la Liga de la Justicia en las noticias, conducido por la policía Jerominho, cuyo símbolo es un personaje de Batman, con detenciones de miembros de la milicia y los avances en el área al sur de Río de Janeiro. En el año 2010

Los traficantes de drogas y milicianos fueron expulsados cuando la UPP empiezan a instalarse en las zonas dominadas por ellos. La acción de las milicias en Río de Janeiro se representa en detalle por la película Tropa de Elite 2. En el año 2012

El 28 de septiembre de 2012, se publicó en el Boletín Oficial (DOU) Ley como un delito que tipifica la formación de la organización de milicias o paramilitares (Ley 12.720 de 2012), promulgada por la presidenta Dilma Rousseff. El texto de la Ley, aprobado por el Congreso prevé penas de prisión de cuatro a ocho años para aquellos que constituyen, organizar, integrar, mantener o financiar escuadrón paramilitar, la milicia o grupo con el fin de cometer delitos en el Código Penal. La pena puede ser mayor si el delito como asesinato es cometido por las milicias bajo el pretexto de ofrecer un servicio de seguridad. En este caso, la sanción puede aumentarse desde un tercio a la mitad. El proyecto PLC 137/2008 que la ley se originó por el diputado Luiz Couto (PT-PC). Infiltraciones en la política

Varios políticos en Río de Janeiro son las milicias notorio, aunque ninguno ha sido juzgado y condenado. Dos concejales locales llegó a ser detenido en 2007 y 2008 por vínculos con grupos paramilitares: Nadinho de Rio das Pedras y Jerominho. Por otra parte, el hermano Jerominho, el representante estatal Natalino también acusado de integrar una milicia, fue atrapado con las manos en la masa después de intercambiar disparos con la policía en su casa en la Zona Oeste de Río Su detención fue mantenida por la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro . El congresista renunció a fines de 2008 para escapar de un juicio político que conduzca a la pérdida de sus derechos políticos.

En 2008, el IPC se ha instalado la milicia en Río de Janeiro Asamblea Legislativa, presidida por el diputado estadual Marcelo Freixo. Varios políticos fueron citados a declarar ante la CPI, está acusado de estar involucrado con las milicias, incluyendo a los consejeros / candidatos para concejal Nadinho de Rio das Pedras, Cristiano Girão, Deco y la enfermedad, y la señora Marina maggessi y el diputado y ex El secretario de Seguridad Marcelo Itagiba.

La hija de Jerominho, Carminha Jerominho, (PTB), después de haber sido detenido y trasladado a una prisión de máxima seguridad, que acaba de publicar la justicia y podría asumir el cargo de concejal. Carminha fue elegido con 22.049 votos, a pesar de las investigaciones comunicado de prensa y la acusa de ser uno de los involucrados. Facciones

Como se trata de milicias también tienen sus facciones. La más conocida de ellas es la Liga de la Justicia, que está simbolizado por el escudo de Batman. Pertenecen a la milicia, de acuerdo con las investigaciones oficiales, políticos y Natalino Jerominho.

Hay pocos registros de las guerras entre los milicianos, y el caso de repercusión hasta entonces el asesinato del jefe de Rio das Pedras, inspector Félix Tostes. Este caso fue motivado por una disputa entre los miembros de las milicias de las facciones rivales.

En enero de 2009, se inició una serie de asesinatos entre los líderes de las distintas facciones. Por ejemplo, una guerra entre facciones se proporcionó en agosto de 2008 por la policía que había descubierto el plan de la Liga de la Justicia milicianos a matar milicia rival Rio das Pedras. El día 5 del mismo mes, Carlos Alexandre Cavalcante Silva, el "Porky", nombrado como miembro de la Liga de la Justicia, acusado por la CPI milicia, fue asesinado toma, posiblemente por miembros Liga de la Justicia, ya que, trabajando como oficial de policía, participaron en la detención de Natalino. Horas más tarde, Charles Alexander fue asesinado junto al sacerdote.

En la culturaEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar