Miro'? o Mirón (¿?-583) fue un rey de los suevos de la Gallaecia (570-583), que sucedió a su padre Teodomiro.

Miro
Información personal
Nacimiento Siglo VI Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 583 Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia Suevos Ver y modificar los datos en Wikidata
Padre Teodomiro Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos Eborico Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Soberano Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Monarca del reino de Galicia (570-583) Ver y modificar los datos en Wikidata

Biografía editar

Durante su reinado convocó el segundo concilio de Braga (572). Ese mismo año atacó a astures y cántabros en tierras que en otros tiempos habían pertenecido a la provincia Gallaecia. Esta campaña fue usada por el rey visigodo Leovigildo como pretexto para comenzar una guerra entre ambos reinos entre 572 y 574. Leovigildo, tras reunir un ejército atacó los asentamientos suevos en el valle del Duero, expulsándolos al norte del río y fundó Villa Gothorum (actual Toro). Tras eso los visigodos atacaron y vencieron a los cántabros. La dominación de Toro y Astorga le abrió las puertas a la invasión del reino suevo, que llevó a cabo en 575. Tras perder Orense y todo el sureste y verse atacado en Oporto y Braga, Mirón pactó la paz con Leovigildo a cambio de someterse a él, pero, cuando Hermenegildo (hijo católico de Leovigildo) se rebeló contra el arrianismo de su padre, Mirón (también católico) le apoyó.[1]​ En 583 atacó Sevilla pero supo que Hermenegildo estaba prisionero y su rebelión abortada, lo que le obligó a pactar nuevamente la paz poco antes de morir.

En el año 582 Leovigildo emprendió la campaña contra los rebeldes de su hijo Hermenegildo tomando Mérida, y a continuación asedió Sevilla, donde encontró la muerte el rey suevo Mirón (no está claro si luchaba a favor del rebelde o de Leovigildo, pues Juan de Biclaro e Isidoro de Sevilla dicen que apoyaba a Leovigildo mientras Gregorio de Tours afirma lo contrario).

Le sucedió su hijo Eborico.[2][3]​ También dejó una viuda, Sisegu(n)tia, que se casó con Andeca o Audeca, para así legitimar su ascenso al poder regio ya que este depuso a Eborico y tomó el gobierno de in Gallaccia Suevorum regnum.[2][3]​ Seguidamente Leovigildo intervino bruscamente arrasando, según Juan de Bíclaro, toda Gallaecia y deponiendo al usurpador Andeca, a quien obligó a tonsurarse y convertirse en un simple presbítero. Sin embargo no repuso en el trono a Eborico, que había sido obligado por Andeca a recluirse en un monasterio para apartarlo definitivamente del trono, a pesar de ser, presumiblemente, proclive al poder visigodo. Las tropas invasoras, por el contrario, se apropiaron del tesoro regio y sometieron violentamente a la «gente y patria de los suevos» (Suevorum gens et patria), transformando su reino en una nueva provincia goda. La fortaleza que el poder visigodo fue adquiriendo a lo largo del reinado de Leovigildo desembocó en una decidida política expansionista, manifestada en el año 585 con la definitiva conquista del reino suevo.

Véase también editar

Referencias editar

  1. "Mirón."
  2. a b Arias, 32.
  3. a b FMG

Bibliografía editar


Predecesor:
Teodomiro
Rey de los suevos
570 - 583
Sucesor:
Eborico