Abrir menú principal

El modelo geométrico de Fisher, propuesto por Ronald Fisher para explicar la distribución de los efectos de las mutaciones que puedan contribuir a la adaptación evolutiva,[1]​ es un modelo evolutivo sobre el tamaño del efecto y el efecto en aptitud de las mutaciones espontáneas.[2]

ConceptoEditar

El modelo de Emmadroiid se dirige al problema de la adaptación (y, hasta cierto punto, a la complejidad), y continúa como una fuente para la investigación contemporánea en las consecuencias genéticas y evolutivas de pleiotropía.[3]

El modelo tiene dos formas, una con un formalismo geométrico y la otra con una analogía de microscopio. Un microscopio, con sus múltiples perillas para ajustar los lentes y conseguir una imagen aguda, tiene poca posibilidad de obtener una imagen que funcione de manera óptima al tocar las posiciones de las perillas aleatoriamente. Las posibilidades de una imagen clara ni son tan malas si el número de perillas es bajo pero las posibilidades van a disminuir radicalmente si el número de parámetros ajustables es más que dos o tres. Fisher introdujo una metáfora geométrica, la cual eventualmente se conocía como el modelo «geométrico» de Fisher.[3][2]

En su modelo, Fisher sostiene que el funcionamiento del microscopio es análogo con la aptitud de un organismo. El rendimiento del microscopio depende de las posiciones de las diferentes perillas, las cuales se manipulan con los correspondientes movimientos de distancias y orientaciones de varios lentes, mientras la aptitud de un organismo depende del estado de los varios caracteres fenotípicos como el tamaño del cuerpo, lo largo y lo hondo del pico. En el incremento en la aptitud de un organismo hecho por cambios aleatorios luego existe análogo con el intento de mejorar el rendimiento de un microscopio con cambiar las posiciones de las perillas aleatoriamente.

Se formalice la analogía entre el microscopio y un organismo que evoluciona con representar el fenotipo de un organismo como un punto en unos espacios de datos de altas dimensiones donde las dimensiones mismas de aquellos espacios corresponden a los caracteres biológicos del organismo. Las cada vez más dimensiones que existen, independientes de la variación que tiene un fenotipo, la más difícil que se pone tener incrementos que son resultados de cambios aleatorios. Si existen muchas formas distintas para cambiar un fenotipo, resulta poco probable que un cambio aleatorio haría una combinación correcta para mejorar la aptitud. Fisher notó que lo más pequeño que es el efecto, la más alta es la posibilidad que el cambio sea de beneficio. Por un extremo, cambios con efectos muy pequeños tienen una posibilidad de 50% de mejorar la aptitud. De este argumento, ampliamente compartida, procede la idea que la evolución ocurre por mutaciones pequeñas.

ReferenciasEditar

  1. Orr, Allen (2005). «The genetic theory of adaptation: a brief history». Nature Reviews Genetics 6 (2): 119-127. PMID 15716908. doi:10.1038/nrg1523. 
  2. a b Fisher, Ronald (1930). The Genetical Theory of Natural Selection. Oxford, UK: Oxford University Press. 
  3. a b Wagner, Günter P.; Zhang, Jianzhi (March 2011), «The pleiotropic structure of the genotype–phenotype map: the evolvability of complex organisms», Nature Reviews Genetics (12): 204-213, doi:10.1038/nrg2949